El Camino del Guerrero: Sabiduría Samurai

VuelveAempezarTe preguntas que haces aquí, en este mundo, en medio de toda esta gente.

No entiendes tanta maldad, tanta locura ciega y no soportas tanta injusticia. Desde pequeño nunca has encajado y has pensado que tú eras el raro. Los golpes te han lesionado y tantas dificultades hacen que huyas mentalmente hacia el mundo que anhelas.

En el fondo es como si fueras de otro planeta y estuvieras aquí sin haber conseguido aterrizar completamente.
Un buen día “despiertas, empiezas a entender las cosas y a encajar las piezas del puzzle. Resulta que no eres tan raro, y que tu mundo imaginario es mucho más real de lo que creías.

La conciencia duele, parece más fácil vivir sin “ver“, aunque al final tenga consecuencias. No soportas las respuestas oscuras programadas por la hipnosis masiva, y el hecho de que no se den cuenta de lo que para ti es evidente. No soportas esa ignorancia y esa maldad; y tampoco esas conversaciones banales. ¿Por qué tú sabes medir la injusticia y otros no? ¿Por qué no se dan cuenta de cual es la causa de sus enfermedades? ¿Por qué no se dan cuenta del motivo de sus accidentes?

Pero luego resulta que conoces más personas que son como tú, del estilo, y aún duele más. Duele porque ves también el mal, o la ignorancia ingenua, en los que deberían abrir el camino igual que debes hacer tú mismo. Y también duele porque te das cuenta de que no sabes nada, y de cuantas limitaciones y programación mental llevas implantada. Y además, resulta que tú tampoco eres tan bueno como creías. Y no ves tan bien como crees, aunque veas diferente a la mayoría.
Aquí empieza la gran prueba de fe y humildad. ¿Estás dispuesto a limpiarte? ¿A reconocer que aunque sabes cosas en realidad no sabes? ¿Te atreverás a jugar el rol que te corresponde? ¿Te atreverás a destacar por encima del rebaño? ¿Aceptarás las pruebas y “putadas” (en realidad la formación “técnica”) de tu camino? ¿Podrás estar años apostando en lo que crees y sientes? ¿Aprenderás a distinguir entre luz y oscuridad? ¿Esquivarás las redes de los falsos profetas? ¿Serás capaz de reconocer tu oscuridad, aceptarla y cambiar lo que tengas que cambiar? ¿Aceptarás la realidad tal y como es, sin inventártela según tu interés? ¿Confiarás en las señales? ¿Tendrás suficiente paciencia y fe? ¿Podrás mantener el corazón abierto cuando recibas ataques de la oscuridad? ¿Podrás mantener la fe y el amor? ¿Evitarás ser uno de los caídos cambiados de bando? ¿Tendrás la humildad de ser consciente de ser simplemente un canal? ¿Sabrás reconocer y valorar en los demás seres terrenales sus grandes virtudes? ¿Cuando seas golpeado fuertemente serás capaz de no renegar de la luz? ¿Estarás dispuesto a ir a por todas, pase lo que pase, con las consecuencias que tenga? ¿Sabrás entender verdaderamente los mensajes, trasladarlos y adaptarlos a la realidad terrestre? ¿Superarás tus propias limitaciones personales yendo más allá?

El camino de Luz no tiene recompensas “rápidas”, no eres aplaudido por la gran masa, debes nadar contra muchas opiniones e influencias, y la soledad de no ser entendido puede dolerte mucho. Cada uno tiene su nivel, y su pacto, y no todos lo tienen tan difícil como otros; incluso hay quien lo tiene fácil. La conciencia duele y la desesperación puede aparecer; pero ahí está la fe y la paciencia, y hacer las cosas bien, con los pies en el suelo.

Es mucha la intoxicación y la distracción que se recibe. Salir de ahí y ser un guerrero de luz consciente, con todo su potencial despierto y desarrollado es nuestra gran prueba de fe, de humildad y de amor, a nosotros mismos y a los demás.
Hasta ahora todo era preparación y experimentación, pero ahora esto ya va realmente en serio. No conocemos el futuro, pero sí el presente, y es en éste en el que debemos trabajar y sembrar.

Son esos grandes momentos de gozo y alegría, esas grandes conexiones y regalos recibidos, y esa sincronicidad lo que te va demostrando que estás siguiendo el camino; y lo que te mantiene vivo, activo y con fe.
Esto no es el jardín “happy flower” que deseamos, es más crudo de lo que habíamos imaginado, pero es lo que es, y cuando antes lo aceptemos mejor. No es necesaria la destrucción para una regeneración y renacimiento, con transformación consciente es más que suficiente.

Con todo mi sentimiento, es el momento de dejar ir el dolor y de dar entrada al amor, dejo atrás los clavos y me agarro a la luz del sol. Hoy empieza un nuevo día, en que en la cima de la montaña gozo de las vistas y abrazo el camino recorrido. Y me dispongo a continuar, todavía hay que andar más y llegar más arriba. Y acepto lo que venga, aunque puede que por el camino no me guste lo que me toque vivir y hacer, y además pueda equivocarme, sé que al final servirá para llegar a mi destino. La luz es para compartirla y expandirla, y ese es nuestro cometido. La paz es nuestro destino, y no hay nada más grande que sentirla en tu camino. Por eso hoy empieza un nuevo día, nada volverá a ser igual, hasta el fin de mi camino, asumo el poder y la gracia, y acepto mi destino.

  • El camino del guerrero está formado por antiguos relatos, procedentes de las más famosas escuelas samuráis. El relato samurai nos lleva a un estado interior que nos ayuda a ir más allá de las limitaciones personales. Estos antiguos relatos han sido recopilados y seleccionados de los maestros samuráis más afamados. La mayor parte de ellos proceden de la sabiduría antigua de los samuráis. De algunos está bien documentada su procedencia y autoría, otros pertenecen al acervo cultural de los pueblos y sus gentes. Los autores pretenden que a través de su lectura y su sosegada reflexión se vaya ahondando en el mensaje y la sabiduría que encierran.

*Si lo desea, puede leer la publicación: “Taller online gratuito de Mindfulness o Atención Plena: 4 vídeos explicativos y 7 audios guiados” 

Anuncios

El inconsciente nos dirige, nos manipula y nos somete

En nuestro código genético llevamos impresas todas las enfermedades y experiencias de nuestro Clan Familiar: padres, antepasados y ancestros. También tenemos resgistrada toda la información sobre abortos, hijos no deseados, secretos, abandonos, maltratos, humillaciones, abusos, adicciones, violaciones, asesinatos, crueldades, etc… … Sigue leyendo

Adiós a los miedos limitantes

“En las antiguas tradiciones mágicas se ha dado siempre una gran importancia a la palabra. Así, cuando un mago lucha para combatir una enfermedad recita encantos, y las religiones hacen uso de rezos, oraciones en voz alta, votos, mantras, etc. La constante repetición de ciertas palabras sagradas unifica la mente, sacándola del círculo vicioso de su continuo diálogo interior. Una nueva idea, repetida con fe y voluntad, puede abrir puertas en la cárcel mental que provoque la necesaria mutación liberadora

Cada vez que te aqueje un temor, Alejandro Jodorowsky propone que repitas en voz alta estos encantos psicomágicos:

*TENGO MIEDO…

-A cambiar:

Para avanzar por el camino de la Conciencia,
debo aceptar la muerte de las concepciones
que tengo de mí mismo.

-A desear:

La energía sexual es sagrada.
Dejo de negarme a mí mismo y de ocultarme.

-A enfermar:

Las enfermedades corporales son maestras
que pueden curar mis enfermedades del alma.

-A envejecer:

El tiempo es mi aliado, me aporta sabiduría.

-A fracasar:

Todo es fracaso porque nada es eterno.
El único triunfo verdadero es la realización de mi conciencia.

-A la humillación:

Si venzo mi orgullo, nadie me puede humillar.

-A perder la seducción:

Si me libero de mis deseos, la seducción me parecerá inútil.

-A la noche:

La noche siempre está unida al día.

A la pobreza:

La creatividad del Ser Esencial es mi riqueza.

-A la soledad:

Si me abro al mundo, todo me acompaña.

-A la muerte:

La muerte es una ilusión del ego individual.
El universo del que yo formo parte es eterno e infinito.
De una forma u otra, existiré siempre.

-A la violencia:

Dominaré mi propia agresividad,
dejaré de proyectar mi cólera en el mundo.

-A no poder comunicar:

Mi Dios Interior conoce todos los lenguajes.

-A no poder resistir la verdad:

Lo que la Verdad destruye en mí es la escoria,
lo que no soy, los límites implantados por la trampa del pasado.
Dejaré afirmar mi ego, me entregaré a mi Ser Esencial.

-A no progresar:

Si me identifico con el Universo,
me uno a su incesante expansión.

-A no ser deseado:

El universo me ha dado la fuerza de nacer.
La Conciencia divina me desea.

-A no ser lógico:

El universo no obedece a leyes lógicas.
La “Lógica” del cerebro humano es “locura” para el universo.

-A perder la definición:

La suma de todas las definiciones es mi definición.
Incluso la no definición me define.

-A perder la identidad:

Los límites de mi ego sólo son útiles por cierto tiempo,
no debo aferrarme a ellos creyendo que son mi identidad.
Mi mente, obedeciendo a los proyectos del futuro,
luchará por expandirse, hasta llegar a ser lo que es:
Conciencia cósmica.

-A perder mis capacidades:

Mi Dios Interior es inextinguible.

-A que me roben:

Lo que me pueden robar, nunca fue mío.
El Ser Esencial es permanente.

-A ser decepcionado en el amor:

Mi certeza emocional es amar sin ser amado.

-A ser desfigurado:

Si no me identifico con mi cara,
me integro en la impersonalidad
de mi indestructible Ser Esencial.

-A ser estéril:

En todo momento el infinito me insemina.
El Alma es mi hija suprema.

-A ser encarcelado:

Sólo me pueden encarcelar el cuerpo,
mi espíritu es esencialmente libre.

-A ser herido, amputado, disminuido físicamente:

Soy un espíritu que tiene un cuerpo,
y no un cuerpo que tiene un espíritu.
Aunque pierda todo mi cuerpo,
continuaré existiendo en otra dimensión.

-A ser invadido:

Soy infinito, el universo es mi cuerpo.

-A ser violado:

Vejar mi carne no es ensuciar mi espíritu.
Si dejo de identificarme con mi ego
(el vacío donde temo caer),
mi Ser Esencial cae en mí.

*Si lo desea, puede leer la publicación: “GRATIS Reto de Mindfulness: 7 audios guiados y 4 vídeos explicativos

Reiki para niños y bebés

reiki-niñosLos niños pasan por diferentes etapas. Los 3 primeros años de vida están intensamente conectados con la madre, por eso si el bebé ha comido, ha eructado, está cambiado de pañal, con ropa cómoda, no se duerme y no para de llorar, lo más probable es que le duela el vientre porque es la zona donde se alojan nuestras emociones, el cordón umbilical que nos une a nuestra madre, a nuestro Ser. El bebé percibe los estados emocionales de la madre y los manifiesta en su cuerpecito a través de sus dolencias. Algunos pueden padecer dolor de oídos porque no les gusta oir “ciertas cosas” de su entorno, ya que también son muy sensitivos a todo lo que pasa en el hogar. El bebé necesita el contacto físico con la madre, sentir que está protegido, cuidado y amado.

Los niños expresan nuestros conflictos.

Cuando van a la guardería o al colegio tienen que aprender a desapegarse de la madre, además de aprender a convivir con sus compañeros, encontrar su lugar y defender su territorio, lo cual al principio puede generarles un estado emocional que en algunos casos se manifiesta en insomnio, miedo, rabietas, eneuresis, etc.

Reiki les ayuda a relajarse, a conciliar el sueño y a equilibrar la energía bloqueada en los chakras debido a estas emociones.

-Este precioso vídeo no necesita palabras, lo dice todo.

*Si lo desea, puede leer la publicación: “Reiki para animales

Causas emocionales de dolores de cabeza, jaquecas y migrañas

Dolor de cabezaLa cabeza es mi centro de comunicación, está vinculada a mi individualidad. Frecuentemente se le llama el “centro de mando. Por ella pasan todas mis emociones y todas mis comunicaciones, por vía de mis cinco sentidos. Si vivo dificultades o enfermedades de la cabeza, debo preguntarme si vivo un conflicto referente a mis pensamientos y mi vida espiritual o mi crecimiento personal. Esto se explica por el hecho que la cabeza está constituida por huesos que están hechos de un tejido duro y que simbolizan mi energía espiritual, y que estos huesos rodean el tejido blando y los fluidos, que simbolizan mis energías mentales y emocionales. Si ambos aspectos están en armonía, habrá fusión de cuerpo y mente. Sin embargo, si la sangre que está en mi cabeza, no circula bien o si ejerce una presión, esto me indica que tengo dificultad en expresar o recibir el amor y todo sentimiento que me habita (porque la sangre transporta mis sentimientos en todo mi cuerpo). Mi cabeza recibiendo y expresando los diferentes aspectos de mi comunicación, lo mismo que las sensaciones e impresiones del cuerpo que las manifiesta exteriormente, aprendo a mantenerme abierto frente a mi entorno, a aceptar los mensajes que llegan a mis sentidos y a través de todo mi cuerpo para aprender las lecciones de la vida que me traerán un mayor despertar espiritual.

Hay varias causas a los dolores de cabeza. Por ejemplo, el estrés y la tensión cuando me esfuerzo tanto como pueda “para estar” de cierto modo o de “para hacer” tal cosa. El dolor de cabeza aparece frecuentemente cuando intento realizar algo demasiado fuerte o cuando estoy obsesionado por esto que viene e inquieto por lo que me espera en el futuro. Vivo en este momento mucha ansiedad y preocupación. Así puedo reaccionar a fuertes presiones ejercidas por situaciones o acontecimientos que me rodean. Puedo vivir un sentimiento intenso de fracaso, duda, odio de sí que da vida a la crítica y, sobre todo la auto-crítica. Estoy cogido, “encajonado” en mi cabeza, no me gusta lo que veo, y me juzgo con severidad, dándome a mí-mismo “golpes de cabeza”. El dolor de cabeza puede provenir también de la negación y de la supresión de mis pensamientos y de mis sentimientos que creo inaceptables o  desaprobados. O bien no tengo el valor de expresarlos, o sencillamente no los escucho, porque racionalizo, intelectualizo todo lo que vivo. “Esto está bien, esto está mal”. Quiero quizás comprender demasiado, ir demasiado de prisa, querer saber o tener respuesta a mis preguntas en seguida. Pero el tiempo quizás no ha llegado aún y debo desarrollar mi paciencia y mi confianza en que todo sucede en el momento justo. El dolor de cabeza expresa también emociones negativas que están “cogidas en la trampa en mi cabeza, tales como la inseguridad, el tormento, las ambiciones excesivas, la obsesión de ser perfecto, que causan una dilatación sanguínea. Finalmente, si tengo miedo de hacer frente a cierta realidad, podré encontrarme otro lugar en donde llevar mi atención y huir, esto siendo el dolor de cabeza. Un dolor de cabeza al nivel de la frente se referirá más a una situación en mi trabajo o vinculada a mi papel social pero si se sitúa lateralmente (cerca de las sienes), más bien es mi lado emocional (familia, pareja) el que está implicado. Cualquier sea la causa, el dolor de cabeza está directamente vinculado a mi individualidad y debo aprender a ser más paciente y más flexible hacía mí y los demás. “Mis ideas son cada vez más claras”, y aprendo a dar el lugar que corresponde tanto a mi intelecto como a mis emociones, para alcanzar el equilibrio. Entonces estaré más en armonía conmigo mismo, me sentiré la cabeza más liberada y ligera.

Las migrañas frecuentemente están asociadas a trastornos de la visión y la digestión. Ya no quiero ver y no quiero digerir lo que sucede en mi vida. Son angustias, frustración frente a una situación en la cual soy incapaz de tomar una decisión. Puedo tener el sentimiento de algo que debe estar hecho o realizado o que me está pedido. La migraña expone mi resistencia vinculada a mi incapacidad de cumplir lo que me es pedido. Mi cabeza “sobre calienta” y me hace daño sólo con la idea del objetivo por alcanzar que me parece inaccesible. Mi cabeza se parece a un “presto”, la presión siendo tan fuerte que aún no sé cuál solución o cuál actitud adoptar. Hay conflicto entre mis pensamientos, mi intelecto que está sobrecargado, mis necesidades y deseos personales. ¿Me siento a la altura o tengo la sensación de ser incompetente, sobre todo en el plano intelectual? Debo tomar consciencia de que estoy huyendo de lo que me molesta o que siento incomprensión y una carencia de amor por parte de alguien. Las migrañas pueden también estar vinculadas a problemas sexuales tales como la represión desde la infancia, y que vuelven a la superficie. Es como una lucha adentro mío, que se desenvuelve entre mis pensamientos y mi sexualidad, esto me sube a la cabeza. Puedo tener la sensación que es como si mi cabeza fuera a explotar. Debo comprender que, cuando tengo una migraña, tengo una toma de consciencia por hacer. Debo cambiar cosas y debo ser capaz de cambiarlas, es decir de pasar a la acción. Al darme un tiempo de pausa, la migraña puede ser también un modo de lograr más amor y atención. Dejo los acontecimientos fluir libremente en mi vida y recibo a cambio alegría, paz, armonía.

  • Fuente: El Gran Diccionario de las dolencias y enfermedades de Jacques Martel (Psicoterapeuta)

*Si lo desea, puede leer la publicación: ¿Dolor de cervicales? Descubre las causas emocionales.

Reiki en hospitales

?????????????????????????????????????????????????????????Reiki es compatible y complementario con cualquier otro tratamiento. Reiki ayuda a la reducción del dolor y acelera el proceso de curación de los tratamientos médicos. Esta técnica energética japonesa ya se usa en varios hospitales y también la aplican enfermeras y médicos iniciados en reiki.

Reiki es un excelente complemento en todos los tratamientos “alternativos” como la homeopatía, el ayuno, los cristales, la hipnoterapia, PNL, etc.

Reiki no sólo es compatible con cualquier tratamiento médico, sino que además actúa como complemento, ya que en ningún caso se recomienda suspender ninguna medicación para sustituirla con esta técnica. Además, está reconocida como terapia complementaria por la Organización Mundial de la Salud (OMS). De hecho, en Estados Unidos y Reino Unido ya se utiliza en más de 1.000 centros hospitalarios y está incluido en el Sistema Público de Salud. En el estado de Nueva York, hasta los servicios de emergencia están formados para dar reiki.

En España, donde esta terapia aún lleva pocos años de desarrollo, aún no se ha llegado tan lejos, pero ya se aplica en varios hospitales como el Gregorio Marañón o La Paz gracias a los buenos resultados que se han observado en los pacientes. “Contamos con acuerdos de colaboración con cinco hospitales de Madrid para aplicación de reiki a enfermos”, asegura John Curtin, maestro de Reiki. La fundación que dirige cuenta con más de 300 voluntarios que imponen las manos a los enfermos para aliviar sus dolores.

Entre otros, muchos pacientes de cáncer reciben sesiones de reiki, ya que se ha usado con éxito en combinación con la quimioterapia para ayudar al organismo a mantener la fortaleza física necesaria para soportar el tratamiento. “Aprendí reiki para ayudar a mi tía que padece cáncer. Ahora me dice que se siente mejor después de darle una sesión. Sé que desde fuera parece una locura, pero es alucinante”, explica María Jesús.

Sus seguidores aseguran que el reiki sirve para sanar una interminable lista de enfermedades, tanto físicas como emocionales. Así, afirman que su “práctica habitual” puede aliviar e incluso curar dolores crónicos como la artritis, reuma o migrañas. También acelerar la recuperación de lesiones óseas y musculares, ayudar al organismo a combatir infecciones o mitigar el estrés y la ansiedad.

*Si lo desea, puede leer la publicación: “La ciencia detrás del Reiki: intentando entender el misterio

Lo que no decimos enferma

Atención...Solemos pensar una cosa y decir otra, sentir una cosa y hacer otra, no somos coherentes con nosotros mismos por miedo al rechazo, al abandono, a la crítica, a perder prestigio, al juicio, etc… y entonces enfermamos.

“El cuerpo grita lo que la boca calla”. “Lo que no se expresa con palabras, se expresa con dolores”.

La enfermedad es un mensaje del alma, un bloqueo emocional para avisarnos de algún aspecto de nuestra vida que nos conviene mejorar o cambiar, nos advierte que no vamos en la dirección correcta, y se manifiesta en el cuerpo a través de los síntomas para que sanemos. La mayoría de enfermedades tienen un origen emocional (conflictos emocionales), y según sea la emoción, afectará a un órgano u otro del cuerpo, ya que se verán afectados por esas emociones y pensamientos negativos.

Si prestamos atención a nuestro cuerpo, aprenderemos a interpretar esos mensajes Nuestro cuerpo, al igual que todo, está conectado con el Universo, somos canales de energía. Los órganos sexuales representan la tierra (la semilla), el vientre representa el agua (cordón umbilical/emociones), el estómago representa el fuego (ardor), el pecho representa el aire (la respiración), la garganta representa el espíritu (la voz, la expresión/comunicación mente-corazón), el entrecejo y la cabeza representan el cielo (la conexión con el Universo).

*Necesitamos energía para vivir, vitalidad, por eso tenemos temperatura en nuestro cuerpo, necesitamos comer, beber, dormir, etc… Todo en el Universo es energía.

Las emociones no expresadas y vividas en soledad afectan nuestra salud y se expresan en el cuerpo a través del dolor y/o enfermedad. Nuestro cuerpo nos envía señales (dolor) para llamarnos la atención sobre “algo” que nos conviene modificar, ya sean pensamientos dominantes negativos y/o creencias arraigadas que limitan nuestra vida, solo tenemos que aprender a escuchar.

Si tenemos en cuenta la relación de cada órgano con nuestras emociones, nos será más fácil identificar qué nos está ocurriendo y dónde debemos enfocarnos para restablecer el equilibrio.

Debemos tener en cuenta la dualidad, todo tiene su polo opuesto, frío-calor, día-noche, hombre-mujer, etc…

Solamente nosotros mismos sabremos que lado de la dualidad nos está manifestando la enfermedad.

*PULMONES Y VIAS RESPIRATORIAS*

Tomamos vida al inspirar y la entregamos al exhalar, es dar y recibir rítmicamente en un orden perfecto, manteniendo los dos polos de la dualidad equilibradamente.

La respiración está relacionada con nuestra libertad, cuando no podemos respirar, es porque en verdad nos cuesta dar el paso hacia nuestra libertad, por el contrario cuando salimos de una situación de agobio hacemos una inspiración profunda porque hemos exhalado esta situación de nosotros y obtenemos nuestra libertad pudiendo inspirar plenamente.
En la respiración distinguimos este proceso.

Las dificultades o las enfermedades respiratorias o pulmonares están íntimamente ligadas a nuestra capacidad de inspirar o tomar la vida tal cual es.

Nos sentimos agobiados, asfixiados por alguna persona o situación y no sabemos como manifestarlo, por lo cual quizás también la garganta se vea afectada ya que es el chakra de la comunicación.

*CORAZÓN*

El corazón es el centro de nuestro Ser, está ubicado en centro de nuestro cuerpo ligeramente inclinado hacia la izquierda y regido por el hemisferio derecho del cerebro quien gobierna o dirige nuestros sentimientos. Incluso cuando nos señalamos a nosotros mismos ubicamos nuestros dedos sobre él.

Está ligado directamente al Amor, al igual que los pulmones trabaja rítmicamente, en un latir bitonal, es dar y recibir, un intercambio que mantiene el equilibrio perfecto.

Toda afección o problema nos habla directamente de nuestros sentimientos y de la capacidad para expresarlos, a veces nos forzamos más allá de los límites emocionales, nos olvidamos de nuestras propias necesidades, en satisfacción de los demás, para sentirnos amados.

Otras veces nos negamos a abrir nuestro corazón por experiencias pasadas y miedo a ser heridos. *Si estamos cerrados al amor corremos el riesgo de terminar en el quirófano y entonces sería la cirugía la encargada de abrirnos el corazón.

Si observamos algunas frases que hacen referencia al corazón, veremos que están vinculadas a la emotividad o a las situaciones emotivas.

“Me salta el corazón de alegría” “Del susto se paró el corazón”. “Se me sale el corazón del pecho” “Lo tengo en la garganta” “Me oprime el corazón”.  Al referirnos a una persona que consideramos sin sentimientos decimos “No tiene corazón”.

*El remedio más eficaz: “Amarse a uno mismo”

*ESTÓMAGO*

Es la capacidad de aceptar o digerir a una persona o situación. Al padecer una afección estomacal debemos revisar nuestra intolerancia y temor a lo que no es de agrado, la resistencia a las ideas nuevas, dificultad para adaptarnos a algo a alguien que va contra nuestras creencias en sus hábitos y manera de vivir. El estómago nos arde. La crítica interior interrumpe la comunicación con su corazón, no dando paso a su verdadero sentir.

*HÍGADO* (Artículo completo click aquí)

Descompone, almacena y reconstruye la materia. Si la vida de una persona se desmorona, y no puede llevar a cabo la tarea de reconstruir, entonces se acumulan sensaciones de sobrecarga, sobre-exigido, lo cual puede generar bronca, odio y resentimiento.
Este órgano nos indica nuestra capacidad para rehacernos a nosotros mismos, reconstruir y regenerarnos, este proceso de reciclaje o transformación necesita de toda la flexibilidad, aceptación a cada circunstancia de la vida, recordemos que nada es estático que todo está en constante movimiento y en ese ir y venir nos vamos regenerando a cada instante.

También está relacionado con las necesidades básicas (almacenamiento: alimentos), cuando tenemos carencias económicas y estamos sobrecargados por las circunstancias de la vida también puede verse afectado.

*RIÑONES* (Artículo completo click aquí)

Son el canal procesador de agua más importante, es aquí donde se almacenan los temores resultantes de traumas, dañando la vitalidad de la persona, bloquea su motivación y su entusiasmo. El miedo se almacena en los riñones, el individuo se hallará incapacitado de manejar situaciones emocionales futuras. Estas afecciones se manifiestan en personas con falta de discernimiento o incapacidad para la toma de decisiones.

Están relacionados con la convivencia, el compañerismo: pareja, padres, hermanos, hijos, compañeros de trabajo, jefes, etc…

*INTESTINOS*

Delgado: Es el encargado de transformar los alimentos en nutriente y transmitirlo a las células del organismo. Los trastornos en éste, están directamente relacionados con la incapacidad de retener y absorber todo lo bueno que se presenta en la vida, las personas que padecen estas afecciones rechazan situaciones que no son de su agrado, aunque los inconvenientes sean mínimos.

Grueso: Las afecciones tienen que ver con las personas que les cuesta soltar viejas ideas o creencias: estreñimiento, o rechazan rápidamente los pensamientos que podrían beneficiarlos: diarrea.

Los intestinos nos dan un mensaje claro, aprender a nutrirnos de buenos pensamientos, aceptando las buenas ideas de prosperidad y valoración para nuestra vida, dejando ir todo aquello que ya no nos hace falta en el momento presente.

Están relacionados con las “jugarretas” que nos hacen o que hacemos: “jugadas sucias”.

Según la parte afectada tiene relación con nuestra pareja o progenitores, o con los colaterales (hijos, hermanos, cuñados).

*COLUMNA VERTEBRAL* (Artículo completo click aquí)

La columna vertebral es el eje de nuestra estructura ósea, conductora de nuestro sistema neuronal, ella es el sostén del cuerpo, la encargada de mantenernos erguidos, por consiguiente está vinculada directamente a la voluntad.

Nos da solidez y flexibilidad para realizar nuestras actividades, levantarnos, agacharnos, acostarnos, estirarnos, encogernos, etc… acomoda cada una de sus vértebras acorde a nuestro requerimiento y voluntad.

A medida que nuestros pensamientos se vuelven más rígidos, ella va tomando esa rigidez, disminuyendo nuestra flexibilidad, lo cual va limitando nuestros movimientos.

Si observamos a personas que tienen actitudes firmes veremos que mantienen la columna recta, la cabeza erguida y el plexo solar expandido.

Podríamos decir  “Va con la frente en alto”, por el contrario cuando hay una voluntad débil, la columna se curva, los hombros se caen y la cabeza se inclina hacia el piso en una actitud de sumisión o derrota.

Las problemas sobre la parte lumbar están relacionados con la seguridad, con el tener, con las cosas materiales aquellas que nos dan apoyo, seguridad y sostén, cuando los miedos a las pérdidas o a la escasez aparece sintiendo la falta de control es allí donde se manifiesta.

Los problemas sobre la parte alta o cervical están ligados a la inseguridad afectiva, son personas quienes hacer es importante, manifestando su afecto a través del ello, basando así su seguridad. Sintiéndose queridas cuando alguien hace algo por ellos.

Cuando los dolores son persistentes se transforman en la excusa perfecta para no hacerlo todo, esto debido a su propia sobre-exigencia en la manera de solicitar afecto.

Solemos cargar nuestros “problemas” en la espalda.

*CADERA*

Es una articulación fundamental, encargada de mantenernos de pie y en perfecto equilibrio, permitiéndonos caminar o avanzar hacia nuestro objetivo.

Está íntimamente unida a la energía creativa, su flexibilidad expresa los sentimientos de libertad personal, con lo cual en la etapa de adolescencia comienzan los primeros sentimientos de separación de los padres, la sexualidad, las expectativas, la definición del rumbo a seguir, es donde puede no desarrollarse adecuadamente, en particular cuando se rinde al control de los padres y no se halla la propia dirección.

Los dolores frecuentes, marcan dificultad para decidirse, para pasar a la acción, miedo a comprometerse con algo o alguien donde los resultados pueden ser inciertos, miedo al cambio, falta de confianza en sí mismo.

El mensaje es claro, confiar en nosotros mismos, siendo flexibles a los cambios, aceptar y decidir sin miedo a los errores, ya que somos los responsables del rumbo de nuestra vida.

*PIERNAS*

Son las encargadas de trasladarnos de llevarnos hacia donde deseamos.

Están ligadas a nuestra capacidad de impulsarnos, avanzar en la vida y en la forma de hacer frente al futuro.

La pierna derecha está relacionada con el presente-futuro y la izquierda con el pasado. Cuando tenemos dolores en ellas revisemos bien cuáles son las causas que no nos permiten avanzar, sea por miedo al futuro incierto o por algo del pasado que debemos dejar ir.

*RODILLAS* (Artículo completo click aquí)

Están relacionadas con nuestro orgullo, con “doblegarnos” a los demás, “hincar la rodilla”.

En diestros, la rodilla derecha representa la figura masculina (esposo, padre, hijo, hermano, abuelo, jefe, compañero de trabajo, etc), la rodilla izquierda representa la figura femenina (esposa, madre, hija, hermana, abuela, jefa, compañera de trabajo, etc). Las dolencias en las rodillas también indican que nos doblegamos a nuestro ego, en diestros, hombre-rodilla derecha, mujer-rodilla izquierda, en zurdos al contrario.

*PIES* (Artículo completo click aquí)

Son el sostén en nuestra vida y los encargados al igual que las piernas de ayudar a trasladarnos. Ellos están en contacto con la tierra y ésta representa simbólicamente a nuestra madre.

Los problemas surgidos en ellos, nos marcan que debemos mantenernos arraigados en el “Aquí y ahora”, en el presente, teniendo confianza en nuestra intuición y la conexión con el Universo.

Si tenemos dolencias, el pie derecho (dar el primer paso), el pie izquierdo (seguir avanzando) o necesitamos apoyo.

*MANOS* (Artículo completo click aquí)

Están íntimamente ligadas al dar y el recibir, cuando existe un problema en ellas, es que algo debemos parar, ya que son encargadas de múltiples labores y es ahí donde identificar la situación entre el Dar y el Recibir. En diestros, mano derecha= dar; mano izquierda= recibir. También la mano izquierda representa el pasado y la mano derecha el presente/futuro. En zurdos es al contrario.

*LA GLÁNDULA TIROIDES* (Artículo completo click aquí)

Une el cuerpo con el chakra laríngeo, está ligado a la voluntad, la capacidad en la toma de decisiones acorde a nuestras necesidades.

La zona de la garganta es el chakra de la comunicación (lo que debemos decir o lo que debemos callar).

Cuando las decisiones son del orden de estructuras rígidas, de enojo, broncas, es donde se produce el desequilibrio, trayendo múltiples trastornos, como calcificación en los huesos e incluso desarrollar artritis.

*LA GLÁNDULA TIMO* (Artículo completo click aquí)

Gobierna nuestro sistema inmunológico, es aquí donde se aloja el temor, las experiencias dolorosas.

El miedo hace que retrocedamos en muchas ocasiones, perdiendo la integridad de la situación (achicarse ante la situación) cuando esto sucede quedamos expuestos a la entrada de virus.

*LAS GLÁNDULAS SUPRARRENALES*

Almacenan pena y nos lleva al complejo de víctimas, ¿Lucho o me escapo? Siempre creen que hay algo ahí afuera que se va a apoderar de ellos, y los está persiguiendo.

Cuando no están dispuestos a soportar Amorosamente una experiencia emocional dolorosa, esa persona culpabiliza al mundo por su experiencia dolorosa, y se olvida de que cada persona es responsable de su propia creación, de su vida.

*LA GLÁNDULA PITUITARIA*

Aquí se aloja la pena reprimida, porque al experimentar pena o dolor, puede ser una puerta o un portón hacia una conciencia superior, después de que los juicios de las glándulas inferiores son transmutados.

Aceptando Amorosamente el dolor, esto permite que nosotros experimentemos la dualidad, libera toda la parte del juicio y ayuda a la glándula pituitaria.

La dualidad representa lo correcto e incorrecto, lo bueno y lo malo, lo positivo o lo negativo, a todo nivel.

Es muy importante y a la vez necesario que consultemos con los profesionales de la salud y con terapeutas que nos ayuden a encontrar la raíz de nuestros problemas emocionales para erradicarlos porque si no logramos sanar “la emoción atrapada que causa una enfermedad volverá a aparecer aunque anteriormente hayamos pasado por quirófano. Pueden extirparnos la vesícula (rencor) pero si no sanamos esa emoción entonces serán el hígado u otros órganos los afectados.

*En diestros, la parte derecha del cuerpo representa lo masculino y la izquierda lo femenino, en zurdos es al contrario.

El reiki nos ayuda a restablecer la energía estancada en el chakra bloqueado por una emoción, a relajarnos, a equilibrarnos, y a sanarnos si ponemos voluntad en los puntos expuestos anteriormente.

*Les recomiendo especialmente la conferencia del Doctor Francisco Moya “La armonía de las emociones

Reiki para animales

Loli-ThorConocí el reiki a través de Thor, el perro de mi hijo, que enfermó de cáncer de cuello. Fue operado para extirparle el tumor pero aún quedaba otro tumor inoperable cercano al extirpado, por lo cual tras la biopsia, su esperanza de vida era solamente de 13 semanas según el informe del veterinario, el cual, ante la ineficacia de la quimioterapia en este tipo de tumor, sugirió que podía probar con reiki. A pesar de que el Doctor no sabía muy bien en qué consiste esta terapia complementaria reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) sí había escuchado de otros casos en los que las mascotas habían mejorado.

Mi hijo no había oído antes hablar de esta técnica y reiki parecía ser su única opción, por lo cual inició su búsqueda y encontró a Montse, maestra de reiki de Barcelona. En este enlace pueden leer la historia de Thor y Jorge hermescuidatiapren.com

Tras iniciarse y proporcionarle a su mascota las primeras sesiones de reiki, Thor experimentó una gran mejoría, hasta el punto de que el tumor remitió, algo fuera de toda lógica para la medicina convencional. El veterinario, asombrado de la mejoría de Thor, aconsejó a mi hijo hacerle un seguimiento y así constatar los buenos resultados.

Montse recomendó a mi hijo abrirse a la comunicación con su entorno, ya que Thor enfermó porque somatizó los problemas de comunicación de mi hijo. Los perros sienten amor incondicional por sus dueños y son capaces de dar la vida por ellos, enfermando para darles “un toque de atención sobre su manera de dirigirse y comportarse en la vida, o bien para protegerlos de las energías nocivas que sus pensamientos, emociones, y acciones están manifestando. En este caso, los problemas de comunicación terminaron provocando un tumor en el cuello de Thor (año 2011).

Thor logró vivir 4 años más, fue muy feliz con mi hijo y su familia en Guatemala, hasta el día 6 de marzo de 2015 que falleció plácidamente en brazos de mi hijo. Para nosotros sigue vivo en nuestros corazones. Las mascotas son grandes maestros.

Thor, gracias infinitas por tu Amor Incondicional

“Las palabras nunca alcanzan cuando lo que hay que decir desborda el alma” (Julio Cortázar)

*Si lo desea, puede leer la publicación: “Mensajes del agua

Desvincúlate de las heridas de tu pasado

llve-soltarLa inclinación a vincularnos con nuestras heridas, en lugar de dejarlas atrás, hace que experimentemos constantemente la sensación de no ser dignos.

Una persona que haya experimentado acontecimientos traumáticos en la vida, como una violación sexual, la muerte de seres queridos, enfermedades traumáticas, accidentes, rupturas familiares, drogadicciones y otras cosas similares, puede llegar a vincularse con los dolorosos acontecimientos del pasado y rememorarlos para llamar la atención o despertar lástima en los demás.

Esas heridas de nuestras vidas parecen darnos una gran cantidad de poder sobre los demás.

Cuanto más les hablamos a otros sobre nuestras heridas y sufrimientos, tanto más creamos un entorno de compasión por nosotros mismos. Nuestro espíritu creativo permanece tan conectado con los recuerdos de nuestras heridas que no puede dedicarse a transformar y manifestar. El resultado de ello es la sensación de desmerecimiento, de no ser digno de recibir todo aquello que se desea.

La tendencia a vincularnos con las heridas de nuestras vidas nos recuerda lo poco merecedores que somos de recibir nada de lo que realmente nos gustaría tener, debido a que permanecemos sumidos en un estado de sufrimiento. Cuanto más se recuerdan y se repiten estas historias dolorosas, tanto más tiene garantizado esa persona que no atraerá la materialización de sus deseos.

Quizá la frase más poderosa que puedas llegar a memorizar en este sentido sea: «Tu biografía se convierte en tu biología». A lo que yo añadiría: «Tu biología se convierte en tu ausencia de realización espiritual». Al aferrarte a los traumas anteriores de tu vida, impactas literalmente sobre las células de tu cuerpo. Al examinar la biología de un individuo, es fácil descubrir en ella su biografía. Los pensamientos angustiosos, de autocompasión, temor, odio y otros similares, cobran un peaje sobre el cuerpo y el espíritu. Al cabo de un tiempo, el cuerpo es incapaz de curarse, debido en buena medida a la presencia de esos pensamientos.

El apego al dolor sufrido en los primeros años de la vida procede de una percepción mitológica según la cual «tengo derecho a una infancia perfecta, libre de dolor. Utilizaré durante el resto de mi vida cualquier cosa que interfiera con esta percepción.“Contar mi historia será mi poder”. Lo que hace esta percepción es darle permiso al niño herido que llevas dentro para controlarte durante el resto de tu vida. Además, te proporciona una fuerte sensación de poder ilusorio.

Tenemos que ser muy cuidadosos para evitar explicar nuestra vida actual en términos de una historia traumática anterior. Los acontecimientos dolorosos de nuestras vidas son como una balsa que se utiliza para cruzar el río. Debes recordar bajarte una vez que hayas llegado a la otra orilla.

Observa tu cuerpo cuando has sufrido una herida. Una herida abierta se cierra en realidad con bastante rapidez. Imagina cómo serían las cosas si esa herida permaneciera abierta durante mucho tiempo. Se infectaría y, en último término, acabaría por matar a todo el organismo. El cerrar una herida y permitir que cure puede actuar del mismo modo en los pensamientos de tu mundo interior. Así pues, no lleves contigo tus heridas. Afróntalas y pide a la familia y a los amigos que sean compasivos mientras te recuperas. Luego, pídeles que te lo recuerden amablemente cuando se convierta en una respuesta predecible. Quizá en cuatro o cinco ocasiones tus amigos y personas queridas te dirán: «Sufriste una experiencia trágica y comprendo perfectamente tu necesidad de hablar de ello. Me importa, te escucho y te ofrezco mi ayuda si eso es lo que deseas». Después de varias situaciones de este tipo, pídeles que te recuerden amablemente que no debes repetir la historia con el propósito de obtener poder a través de la compasión de los demás.

Al retroceder en tu camino y reavivar continuamente tu dolor, incluyendo la descripción de ese dolor y la calificación de ti mismo (superviviente de un incesto, alcohólico, huérfano, abandonado), no lo haces para sentirte más fuerte. Lo haces debido a la amargura que estás experimentando. Esa amargura se pone de manifiesto en forma de odio y cólera al hablar de esos acontecimientos, con lo que no haces sino alimentar literalmente el tejido celular de tu vida a partir de tu cosecha de acontecimientos del pasado. Eso hace que se extienda la infección e impide la curación. Y lo mismo sucede con el espíritu. Esta cosecha de amargura te impide sentirte merecedor. Empiezas a cultivar entonces una imagen sucia, de criatura desafortunada, desmerecedora y difamada, y eso es lo que envías al universo, lo que inhibirá cualquier posibilidad de atraer el amor y la Bendición a tu vida.

Aquello que te permitirá desvincularte de tus heridas es el perdón. El perdón es lo más poderoso que puedes hacer por tu fisiología y por tu espiritualidad, a pesar de lo cual sigue siendo una de las cosas menos atractivas para nosotros, debido en buena medida a que nuestros egos nos gobiernan de un modo inequívoco. Perdonar se asocia de algún modo con decir que está bien, que aceptamos el hecho perverso. Pero eso no es perdón. Perdón significa llenarse de amor e irradiar ese amor hacia el exterior, negándose a transmitir el veneno o el odio engendrado por los comportamientos que causaron las heridas. El perdón es un acto espiritual de amor por uno mismo, y envía a todo el mundo, incluido tú mismo, el mensaje de que eres un objeto de amor y que eso es lo que vas a impartir. En eso consiste el verdadero proceso de desvinculación de las heridas, de no seguir aferrándose a ellas como preciadas posesiones. Significa renunciar al lenguaje de la culpa y la autocompasión, y a no seguir adelante con las heridas del pasado. Significa perdonar íntimamente, sin esperar que nadie lo comprenda. Significa dejar atrás la actitud del ojo por ojo, que sólo causa más dolor y la necesidad de más venganza, sustituyéndola por una actitud de amor y perdón. Esta forma de actuar es alabada en la literatura espiritual de todas las religiones.

Sentirse digno es esencial para poder atraer aquello que se desea. Es, simplemente, una cuestión de sentido común. Si no tienes la sensación de merecer algo, ¿por qué te lo va a enviar La Energía Divina que está en todas las cosas? Así pues, tienes que cambiar y saber que tú y La Energía Divina sois una sola cosa, y que es tu ego el que se confabula para impedirte utilizar este poder en tu propia vida.

  • Autor: Wayne Dyer

*Si lo desea, puede leer la publicación: “Rompiendo el ciclo del abandono

Reiki para personas en tránsito

Puente de LuzSi la persona cercana a la muerte está inconsciente, es muy importante la autorización de familiares o personas queridas para darle reiki, ya que el terapeuta debe respetar en todo momento los deseos y creencias de la familia.

Cuando tenemos un familiar o amistad querida en esa situación, solemos preguntarnos si estará sufriendo, qué recordará, qué sentirá, etc.

En esos momentos angustiosos y dolorosos es beneficioso que reciban reiki porque algunas personas no sólo sienten dolores físicos sino también mucho miedo sobre lo que les espera al otro lado… sumado a su temor y rechazo a dejar personas queridas y posesiones de esta vida.

También es recomendable que reciban reiki sus familiares y/o allegados para ayudarles a enfrentar el miedo a perder a la persona amada, ya que son momentos duros, dolorosos, y en algunas ocasiones podrían resultar traumáticos.

Todos nuestros miedos se resumen en uno: “Miedo a la muerte”.

Desde mi experiencia personal, cuando una persona en ese estado recibe reiki, se crea un vínculo muy fuerte entre el terapeuta y la persona cercana a la muerte. Mientras le doy reiki, le envío  mensajes de ánimo, valentía y fe en su travesía, en esos momentos percibo su alivio, su sosiego y su agradecimiento.

En esa confianza abandonan el cuerpo con paz, placidez y amor.

*Debemos tener en cuenta que no hay regla sin excepción, ya que algunas personas se resisten a abandonar su cuerpo por creencias religiosas y/o un miedo desproporcionado, alargando así la agonía mucho más que las personas confiadas y receptivas. Lo cual no significa que el reiki no sea efectivo en estos casos o en otros, simplemente no podemos ayudar a quien no quiere ser ayudado, debemos respetar su proceso, ya que cada cual tiene su estado evolutivo de conciencia y su crecimiento espiritual.

“A lo que te resistes, persiste” (Carl Jung)

*Si lo desea, puede leer la publicación: “La física demuestra que hay vida después de la muerte, pero nuestra mente no lo ve