Reiki para personas en tránsito

Puente de LuzSi la persona cercana a la muerte está inconsciente, es muy importante la autorización de familiares o personas queridas para darle reiki, ya que el terapeuta debe respetar en todo momento los deseos y creencias de la familia.

Cuando tenemos un familiar o amistad querida en esa situación, solemos preguntarnos si estará sufriendo, qué recordará, qué sentirá, etc.

En esos momentos angustiosos y dolorosos es beneficioso que reciban reiki porque algunas personas no sólo sienten dolores físicos sino también mucho miedo sobre lo que les espera al otro lado… además de su resistencia a dejar personas queridas y posesiones de esta vida.

También es recomendable que reciban reiki sus familiares y/o allegados para ayudarles a enfrentar el miedo a perder a la persona amada, ya que son momentos duros, dolorosos, y en algunas ocasiones podrían resultar traumáticos.

Todos nuestros miedos se resumen en uno: “Miedo a la muerte”, por el miedo que pasamos al nacer: no saber qué habrá del otro lado… lo cual forma parte de nuestros recuerdos “inconscientes”.

Desde mi experiencia personal, cuando una persona en ese estado recibe reiki, se crea un vínculo muy fuerte entre el terapeuta y la persona cercana a la muerte. Mientras le doy reiki, le envío mensajes de ánimo, valentía y fe en su travesía, en esos momentos percibo su alivio, su sosiego y su gratitud.

En esa confianza abandonan el cuerpo con paz, placidez y amor.

*Debemos tener en cuenta que no hay regla sin excepción, ya que algunas personas se resisten a abandonar su cuerpo por creencias religiosas y/o un miedo desproporcionado, alargando así la agonía mucho más que las personas confiadas y receptivas. Lo cual no significa que reiki no sea efectivo en estos casos o en otros, simplemente no podemos ayudar a quien no quiere ser ayudado, debemos respetar su proceso, ya que cada cual tiene su estado evolutivo de conciencia y su crecimiento espiritual.

“A lo que te resistes, persiste” –Carl Jung-

*Si lo desea, puede leer la publicación: “Cuando mueres solo cambias de conciencia.*Doctor Pim Van Lommel, cardiólogo“.