Reiki para niños y bebés

reiki-niñosLos niños pasan por diferentes etapas. Los 3 primeros años de vida están intensamente conectados con la madre, por eso si el bebé ha comido, ha eructado, está cambiado de pañal, con ropa cómoda, no se duerme y no para de llorar, lo más probable es que le duela el vientre porque es la zona donde se alojan nuestras emociones, el cordón umbilical que nos une a nuestra madre, a nuestro Ser. El bebé percibe los estados emocionales de la madre y los manifiesta en su cuerpecito a través de sus dolencias. Algunos pueden padecer dolor de oídos porque no les gusta oir “ciertas cosas” de su entorno, ya que también son muy sensitivos a todo lo que pasa en el hogar. El bebé necesita el contacto físico con la madre, sentir que está protegido, cuidado y amado.

Los niños expresan nuestros conflictos.

Cuando van a la guardería o al colegio tienen que aprender a desapegarse de la madre, además de aprender a convivir con sus compañeros, encontrar su lugar y defender su territorio, lo cual al principio puede generarles un estado emocional que en algunos casos se manifiesta en insomnio, miedo, rabietas, eneuresis, etc.

Reiki les ayuda a relajarse, a conciliar el sueño y a equilibrar la energía bloqueada en los chakras debido a estas emociones.

-Este precioso vídeo no necesita palabras, lo dice todo.

*Si lo desea, puede leer la publicación: “Reiki para animales