El hábito de sentirnos ofendidos

Ofendida-

Las personas se pasan la mayor parte de su vida sintiéndose ofendidas por lo que alguien les hizo.

La sorprendente revelación que te voy a hacer, va a cambiar tu vida… ¡Nadie te ha ofendido! Son tus expectativas de lo que esperabas de esas personas, las que te hieren. Y las expectativas las creas tú con tus pensamientos. No son reales. Son imaginarias. Si tú esperabas que tus padres te dieran más amor y no te lo dieron, no tienes por qué sentirte ofendido. Son tus expectativas de lo que un padre ideal debió hacer contigo, las que fueron violadas. Tus ideas son las que te lastiman.

Si esperabas que tu pareja reaccionara de tal o cual forma y no lo hizo…Tu pareja no te ha hecho nada. Es la diferencia entre las atenciones que esperabas tuviera contigo y las que realmente tuvo, las que te hieren. Nuevamente, eso está en tu imaginación. ¿Enojado con Dios? Son tus creencias de lo que debería hacer Dios, las que te lastiman. Dios jamás ofende ni daña a nadie. Un hábito requiere de todas sus partes para funcionar. Si pierde una, el hábito se desarma. El hábito de sentirte ofendido por lo que te hacen otros (en realidad nadie te hace nada) desaparecerá cuando conozcas mejor la fuente de las ofensas.

Cuando nacemos, somos auténticos. Pero nuestra verdadera naturaleza, es suprimida y sustituida artificialmente por conceptos que nuestros padres, la sociedad y la televisión nos enseñan. Y crean una novela falsa de cómo deberían ser las cosas en todos los aspectos de tu vida y de cómo deben actuar los demás.

Una novela que no tiene nada que ver con la realidad. También, las personas son criaturas de inventario. A lo largo de su vida, coleccionan experiencias: padres, amigos, parejas, etc. y las almacenan en su inventario interior. Las experiencias negativas dejan una huella más profunda en nosotros que las positivas. Y cuando una persona es maltratada por alguien, deja esa experiencia en su “inventario“. Cuando conoce a alguien, tiene miedo. Y trata de ver si la nueva persona repetirá las mismas actitudes que la que la hirió. Saca una experiencia de su inventario negativo. Se pone los lentes de esa experiencia y ve a las nuevas personas y experiencias de su vida, con esos lentes. ¿Resultado? Se duplican los mismos problemas y las mismas experiencias negativas.

Y el inventario negativo sigue creciendo. En realidad lo que hace es que te estorba. No te deja ser feliz. Y a medida que se avanza en años, se es menos feliz. Es porque el inventario negativo aumenta año tras año. ¿Has visto a las personas de edad avanzada y a los matrimonios con muchos años? Su inventario es tan grande, que parece que la negatividad es su vida. Una y otra vez sacan experiencias de su inventario negativo ante cualquier circunstancia. Una de las mayores fuentes de ofensas es la de tratar de imponer el punto de vista de una persona a otra y guiar su vida. Cuando le dices lo que debe hacer y te dice “no”, creas resentimientos por partida doble. Primero, te sientes ofendido porque no hizo lo que querías. Segundo, la otra persona se ofende porque no la aceptaste como es. Y es un círculo vicioso. Todas las personas tienen el derecho divino de guiar su vida como les plazca. Aprenderán de sus errores por sí mismos. ¡Déjalos ser! nadie te pertenece.

Cuando los colonos americanos querían comprarles sus tierras a los Pieles Rojas, estos les contestaron: ¿Comprar nuestras tierras? ¡Si no nos pertenecen! Ni el fulgor de las aguas, ni el aire, ni nuestros hermanos los búfalos a los cuales solo cazamos para sobrevivir. Es una idea completamente desconocida para nosotros. Ni la naturaleza, ni tus padres, ni tus hijos, ni tus amigos o parejas te pertenecen. Es como el fulgor de las aguas o el aire. No los puedes comprar. No los puedes separar. No son tuyos. Sólo los puedes disfrutar como parte de la naturaleza. El cauce de un río no lo puedes atrapar. Solo puedes meter las manos, sentir el correr de las aguas entre ellas, y dejarlo seguir.

Las personas son un río caudaloso. Cualquier intento de atraparlas te va a lastimar. Ámalas, disfrútalas y déjalas ir. Entonces ¿Cómo puedo perdonar?

1) Entiende que nadie te ha ofendido. Son tus ideas acerca de cómo deberían actuar las personas y Dios, las que te hieren. Estas ideas son producto de una máscara social, que has aprendido desde tu infancia de forma inconsciente. Reconoce que la mayoría de las personas NUNCA va a cuadrar con esas ideas que tienes. Porque ellos tienen las suyas.

2) Deja a las personas Ser. Deja que guíen su vida como mejor les plazca. Es su responsabilidad. Dales consejos si te los piden, pero permite que tomen sus decisiones. Es su derecho divino por nacimiento: el libre albedrío y la libertad.

3) Nadie te pertenece. Ni tus padres, ni amigos ni parejas. Todos formamos parte del engranaje de la naturaleza. Deja fluir las cosas sin resistirte a ellas. Vive y deja vivir.

4) Deja de pensar demasiado. Ábrete a la posibilidad de nuevas experiencias. No utilices tu inventario. Abre los ojos y observa el fluir de la vida como es. Cuando limpias tu visión de lentes oscuros y te los quitas, el resultado es la limpieza de visión.

5) La perfección no existe. Ni el padre, amigo, pareja perfectos. Es un concepto creado por la mente humana que a un nivel intelectual puedes comprender, pero en la realidad NO EXISTE. Porque es un concepto imaginario. Un bosque perfecto serían puros árboles, Sol, no bichos… ¿existe? No. Para un pez, el mar perfecto sería aquel donde no hay depredadores ¿existe? No. Solo a un nivel intelectual. En la realidad JAMÁS VA A EXISTIR. Naturalmente, al pez solo le queda disfrutar de la realidad. Cualquier frustración de que el mar no es como quiere que sea no tiene sentido. Deja de resistirte a que las personas no son como quieres o no piensan como tú. Acepta a las personas como el pez acepta al mar y ámalas como son.

6) Disfruta de la vida. La vida real es más hermosa y excitante que cualquier idea que tienes del mundo. Me complacerá decírtelo por experiencia.

7) Imagina a esa persona que te ofendió en el pasado. Imagínate que ambos están cómodamente sentados. Dile por qué te ofendió. Escucha su explicación amorosa de por qué lo hizo. Y perdónala. Si un ser querido ya no está en este mundo, utiliza esta dinámica para decirle lo que quieres. Escucha su respuesta. Y dile adiós. Te dará una enorme paz.

8) A la luz del corto período de vida que tenemos, solo tenemos tiempo para vivir, disfrutar y ser felices. Nuestra compañera la muerte en cualquier momento, de forma imprevista, nos puede tomar entre sus brazos. Es superfluo e inútil gastar el tiempo en pensar en las ofensas de otros. No puedes darte ese lujo.

9) Es natural pasar por un periodo de duelo al perdonar, deja que tu herida sane. Descárgate (no confundir con desquitarse) con alguien para dejar fluir el dolor. Vuelve a leer este artículo las veces necesarias y deja que los conceptos empiecen a sembrar semillas de conciencia en tu interior. Aprende con honestidad los errores que cometiste, prométete que no lo volverás a hacer y regresa a vivir la vida.

  • Marco Engelke

*Si lo desea, puede leer la publicación: “Eres tú quien lo permite

28 pensamientos en “El hábito de sentirnos ofendidos

  1. Gracias! Hoy Lunes se cumplen 11 Dias del fallecimiento de mi Madre la cual admiraba y queria mucho. Hoy me levante sin animo por que me hace falta, pero este mensage cambio mi manera de penzar.

    • Fernando, siento mucho la muerte de tu madre, es dura la ausencia pero grande el amor. Me alegro que este blog sirva de ayuda a mucha gente. Muchas gracias por leer las publicaciones. Te recomiendo que hagas click en el enlace -Sobre mí- aparece debajo del título de portada del blog. Ahí explico el giro que dio mi vida después de la muerte de mi madre. Hoy has llegado hasta aquí porque nada es casual… si lo deseas, también puedes leer la publicación: “El Misterio De Las Coincidencias”¡¡Ánimo y adelante!!. Un abrazo de Luz.

  2. Tengo 44 años de casado mi hija menor 32 años de edad y por una casualidad en un analisis de sangre se supo que no es mi hija y otras personas me comentaron que habia tenido varios amigos mi esposa pues por mi trabajo tenia que viajar con frecuencia.¿entonces no es culpa suya ? ¿es culpa mia? No cuenta la promesa de sernos fieles?de,a sabiendas que no era mi hija me hizo creer que era mia,para no perder su srguridad economica? Me parece que todo lo que Ud expone es una soberana …….

    • Su situación es desde luego difícil. Sin embargo, ni en la psicología más tradicional ni en ninguna de las nuevas modalidades terapéuticas y psicoterapéuticas encontrará usted las palabras “culpa” y “culpable”. Buscar culpables es siempre buscar a quién juzgar y castigar, hecho que de ningún modo le va a reportar a usted una resolución del conflicto emocional que ha desarrollado. Juzgar a su mujer no le ayudará a entender por lo que realmente está usted pasando a nivel consciente e inconsciente; lo que ella hizo no tiene la menor relevancia para su proceso particular de sanación emocional. Hablar de lo que ella hizo es hablar de pasado. Créame que usted necesita más que nunca centrarse en lo está moviéndose en su interior AQUÍ y AHORA, no ALLÍ (su esposa) y AYER.

  3. Llevo 25 años de casada y en estos últimos años dejo de criticar, juzgar, ceder el paso y cosas por el estilo, cambiando mi manera de ser. Pero que hago para seguir amando a mi marido, ya que él ofende, critica, juzga, le gusta saber todo (chismoso) y yo no practico eso. Que hacer para no sentirme ofendida, y con resentimiento hacia él cuando lo escucho hablar??? gracias.

  4. Pingback: Relaciones tóxicas | Periódico Equilibrium

  5. Pingback: Diez ladrones de tu energía | Periódico Equilibrium

  6. EXCELENTE con mayúsculas. Mejor no puede ser. En estos momentos es lo que esoy necesitando. El maestro llega cuando esta listo el alumno. Namasté

  7. Soy Leo, tengo una gran familia, un novio maravilloso y much@s amigos que me aprecian, pero me cuesta creermelo, he pasado muchos momentos de soledad.

    • Leo, me alegro que esté viviendo momentos felices, disfrute con alegría de esos regalos que la vida le da, en algunas ocasiones todos pasamos por momentos duros, se trata de aprender lecciones en la Escuela de la Vida. La recompensa siempre llega, aunque a veces se haga esperar. Gracias por leer la publicación y por su comentario 🙂

  8. Un articulo muy interesante, y muy acertado. Muchas veces me he sentido asi, y es difícil aceptar lo que otros piensan y hacen. Últimamente ya no me importa y hago lo que me gusta y me hace sentir bien y satisfecha (nada inmoral), lamentablemente mi pareja no acepta mi cambio y me dice cosas ofensivas, habla mal de mis hijos (son de mi matrimonio anterior), habla mal de mi, de mis decisiones y dice que no merezco que ni siquiera me dirija la palabra. como no sentirse ofendido o herido con estas actitudes?

    • Hola tocaya, yo también me llamo Lola. Nada sucede por casualidad, todo tiene su razón de Ser. Me alegro de su comentario porque a través de sus heridas puedo reconocer las mías. La mayoría de personas tenemos alguna herida de la infancia o del pasado aún por sanar. Las personas y situaciones de nuestra vida nos muestran la contínua relación que mantenemos con nosotros mismos. Lo que no nos gusta de los otros, “eso” que no toleramos, está hablando de nuestra sombra, de esas partes que rechazamos y no toleramos en nosotros mismos, condicionados por nuestra programación inconsciente. Cuanto más nos moleste eso… más nos lo mostrará la vida, una y otra vez, y así sucesivamente hasta que soltemos el papel de “víctima”, para que aprendamos a aceptarnos tal y como somos y a amarnos sin condiciones… Cuando lo consigamos, podremos amar a los demás de la misma manera. Con frecuencia, reclamamos y exigimos a los demás la atención, el afecto, el cariño y el amor que nos cuesta darnos a nosotros mismos. Es más fácil culpar a los demás que ser responsables de nuestra vida. Casi todos estamos “programados“. Cada cual piensa, habla y actúa desde su base de datos… pensamientos dominantes repetitivos (con frecuencia negativos), programación inconsciente: personal, familiar y colectiva, y sistema de creencias arraigadas, creando así nuestra propia perspectiva, nuestro punto de vista…. Si lo desea, en los enlaces de color azul encontrará información. Gracias por leer la publicación y por su comentario 🙂

    • hola, si es una lectura intensa que te hace reflexionar y créanme ha sido muy importante este curso porque llegó justo cuando perdí a un ser tan querido que todos tenemos que es nuestra madre y por lo tanto, me ha servido para fortalecer mi espíritu.

  9. Muchas gracias me sirvio mucho leer este articulo, lo he leido dos veces y cada q lo hago siento q soy diferente…
    Me desepciono cuando un amigo no me da lo q yo ofrezco y me duele, y termino no hablandole sin pensar q las personas tienen su concepto de amigo diferente al mio y los debo aceptar como dices….la verdad creo q debo cambiar.
    Muchas gracias..

    • Jesús, darse cuenta de esas decepciones con los amigos ya es un gran aprendizaje, porque al ser consciente de ello es honesto con usted mismo y puede verlo… Generalmente no nos hace daño lo que nos hacen, sino la interpretación que hacemos sobre la manera de actuar de los demás con respecto a nosotros, son nuestras expectativas las que duelen porque esperamos atención y cariño de los demás desde nuestras carencias, esas heridas infantiles que aún están por sanar. Poquito a poquito podemos mejorar. En los enlaces de color azul hay información interesante e importante. Gracias por leer la publicación y por su comentario 🙂

  10. El hábito de sentirse enfadado/a todo el tiempo no es bueno y sin duda responde a expectativas irreales e irracionales de lo que los demás pueden darnos, pero el enfado es una emoción humana totalmente natural, negarlo totalmente no es correcto. Como decía Aristóteles, todo el mundo puede enfadarse, sí, pero enfadarse del modo correcto, por el motivo adecuado, en la dosis justa, eso no es tan fácil. Resumiendo, debe haber un equilibrio a la hora de enfadarse, ni estar enfadado todo el tiempo ni pretender negar totalmente el enfado.

  11. Guau, muchas gracias quien quiera que seas, me encanto y me ha servido de mucho desde el instante que lo leo, cuanta razón hay!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s