La proyección psicológica. Somos espejos

Espejo“Lo que vemos en los demás nos dice mucho de nosotros mismos”

El exterior actúa como un espejo para nuestra mente, en él vemos reflejadas diferentes cualidades o aspectos de nuestro propio ser. Cuando observamos algo que no nos gusta de alguien, sentimos desagrado y rechazo, sin duda esto indica que de alguna manera ese aspecto que nos desagrada existe en nuestro interior. Es nuestro inconsciente, ayudado por la proyección psicológica, lo que nos hace pensar que el defecto sólo existe “ahí fuera”, en esa otra persona.

La proyección psicológica es un mecanismo de defensa mental mediante el cual una persona atribuye a otros: sentimientos, pensamientos o impulsos propios que niega o le resultan inaceptables para sí misma. Este mecanismo se pone en marcha en situaciones de conflicto emocional o cuando nos sentimos amenazados interna o externamente.

Cuando nuestra mente entiende que existe una amenaza para la propia salud y estabilidad mental, ésta realiza un lanzamiento hacia el exterior de todas esas cualidades, atribuyéndoselas a un objeto o sujeto externo a nosotros mismos. De esta manera, nuestra mente logra aparentemente (aunque no en realidad, ya que más bien se trata de un autoengaño) poner estos contenidos amenazantes afuera.

Estas proyecciones son válidas tanto para características negativas (odio, rencor, envidia…) como para positivas (admiración, idealización, cariño…) El mundo interno tiende a teñir el mundo externo con sus propias características. Este tipo de mecanismo psicológico tiene un papel especialmente interesante en el amor, cuando solemos atribuir a la persona amada determinadas características que sólo existen en nuestra personalidad.

A modo de ejemplo, se puede decir que cuando piensas en otra persona, te caiga bien o te caiga mal, experimentas una sensación interior sólo por el hecho de pensar en esa persona. Esto significa que estás experimentando un sentimiento incluso en su ausencia. Lo que importa en cualquier relación es lo que sucede en tu mente, pues es ahí donde existen las relaciones. Recuerda que una relación es algo que no existe físicamente. Se trata de algo creado por las mentes. Las relaciones no existen, sino que existen las personas que se relacionan. Por todo esto, resulta muy poco útil trabajar sobre las relaciones en sí, y mucho más efectivo centrarse en la manera que uno tiene de relacionarse.

A menudo pensamos que “conocemos” a otras personas cuando en verdad lo que estamos haciendo es proyectar sobre ellas nuestra propia realidad. Incluso cuando estamos en presencia de dichas personas, la proyección nos parece más veraz, cuando simplemente lo que está pasando es que superponemos nuestra visión proyectada de la persona sobre su imagen física captada por nuestros sentidos.

Lo importante es DARSE CUENTA de que aquello que proyectamos en los demás, es verdaderamente algo que habla (más de lo que queremos admitir) sobre nosotros mismos. Observar dice más sobre el observador que sobre lo que se observa. Darnos cuenta de esto, ponerle consciencia a este mecanismo mental nos permite recuperar el control sobre lo que está sucediendo para poder hacernos cargo y trabajar aquellos aspectos de nosotros de los que no deseamos hacernos responsables, aspectos que no admitimos como propios y que están jugando en nuestra contra.

Gran parte del trabajo que se realiza en el desarrollo personal consiste en librarse de estas proyecciones estableciendo una frontera definida entre la descripción que hacemos de lo que sucede y lo que sucede realmente.

Y es que casi constantemente INTERPRETAMOS todo lo que está teniendo lugar y lo tomamos por cierto, creyéndolo y creando nuestra propia interpretación de las cosas y viviendo de acuerdo a ella, distorsionando de esta manera los hechos e involucrando a otras personas en nuestro ensueño, creando un conflicto que en realidad sólo existe en nuestro interior. La meditación ayuda a trazar esta frontera y, de hecho, uno de sus objetivos es aprender a ver las cosas como realmente son.

“Todo lo que te molesta de otros seres es sólo una proyección de lo que no has resuelto de ti mismo” (Buda)

“No vemos a los demás como son, sino como somos nosotros” (Immanuel Kant)

“Muy a menudo, lo que encontramos difícil en los demás es precisamente aquello que no hemos resuelto dentro de nosotros mismos. Si lo hubiéramos resuelto inicialmente, nunca se hubiese convertido en un problema crónico” (Robert Dilts)

*Si lo desea, puede leer la publicación: “7 Hábitos de las personas crónicamente infelices

Anuncios

13 pensamientos en “La proyección psicológica. Somos espejos

  1. Me parece muy interesante este artículo y abre un debate en mi interior y alguna pregunta.
    si somos espejos de otros ¿que és nuestro y que es de los demás? me explico, yo me comporto de una manera determinada para mostrarle a la otra persona cómo es ella o esa persona me muestra cómo soy yo… ¿un poco lioso, no?
    gracias

    • j a fernandez, muchas gracias por leer la publicación y por su confianza. Usted no se comporta de una manera determinada para mostrarle a la otra persona como es ella, usted se muestra tal y como se encuentra en esos momentos de su vida, y viceversa. Cuando nos molesta algo del otro, nos está mostrando que aún tenemos que sanar esa parte en la que somos o fuimos como esa persona. Por ejemplo, nos encontramos con un amigo que siempre está pesimista y nos molesta porque nosotros también lo somos o lo fuimos tiempo atrás y no lo vemos, por eso necesitamos a los otros. Le recomiendo que lea las publicaciones de este blog “El hábito de sentirnos ofendidos” y “Eres tú quien lo permite”. Un saludo

  2. Esto es muy confunso para mi, quiere decir que si alguna acción de otra persona no me gusta entonces sencillamente debo aceptarlo como un reflejo de mi? Pero pienso que debe haber un equilibrio en lo bueno y malo y si no le demostramos a esa persona lo mal que nos sentimos cuando hace algo que nos lastima simplemente lo seguirá haciendo y seguiremos sintendonos mal. Pienso que no se puede ir por la vida sonriendo y andando sin preocupaciones,hay situaciones que ameritan compromiso y seriedad. Si en algo pudieran aclarme con alguna opinión de ante mano gracias.

    • Ami, lo que no nos gusta de los demás o de alguna situación concreta, “eso” que nos molesta y nos irrita mucho, hasta el punto de perder nuestro centro, nos está mostrando nuestra sombra: un aspecto que aún está sin resolver en nosotros mismos. Por ejemplo, si tiene la certeza de que alguien está mintiendo y usted reacciona… puede que le recuerde a una persona o situación pasada donde hubo mentiras que le hicieron daño, por eso no le gusta, no permite, ni tolera la mentira. Si ese comentario o situación le duele… entonces hay que prestar atención… Si no le molestara que esa persona mienta, entonces es porque ya no le afecta, es algo que ya superó y le da igual lo que diga o haga el otro, ya que cada cual es responsable de sus pensamientos, palabras, creencias y actos. Recuerde que podemos mentir y engañar a todo el mundo, excepto a nosotros mismos, con lo cual no tendría porqué afectarnos si el que miente es el otro. Siempre que una persona o situación nos moleste de forma desproporcionada, es nuestra sombra, algo que todavía no hemos integrado en nosotros porque aún nos duele… el ego. “Vemos la paja en el ojo ajeno y no vemos la viga en el nuestro” (Jesús de Nazaret). Gracias por leer la publicación y por su confianza 🙂

  3. Hola , mi pregunta es concretamente algo que creo va a ayudarme a seguir desbloqueando situaciones de mi infancia .
    Me enfurece muchísimo cuando cuando no quiere acompañarme a algún lugar o sea que me digan no , me pasa con mis hijos más que nada , no siempre , pero es algo como que no puedo controlar , sin obligarlos . Tendría que ver con algo de mi infancia ?

    • Hola Paula, el artículo es una orientación para los lectores, ya que solamente la propia persona sabe lo que piensa y siente en cada momento. A usted le molesta y le enfurece que le digan “no” porque usted misma no se permite decir “no” a los demás, ya sea por miedo al rechazo, al abandono, a la injusticia, al que dirán… etc… forma parte de sus creencias. Proyectamos continuamente “nuestra sombra” en los demás, esos aspectos de nosotros mismos que no nos gustan, que no nos permitimos ni toleramos, por lo cual tampoco lo toleramos en los demás. A veces, es un deseo “inconsciente” de querer controlar a los demás y ciertas situaciones, sin darnos cuenta que muchas veces no somos capaces de controlarnos a nosotros mismos. Y así sucede con cualquier aspecto de nuestra vida que negamos, que no queremos ver… Si lo desea, en los enlaces de color azul encontrará información valiosa. Gracias por leer la publicación y por su comentario 🙂

  4. Hola, buenas tardes.
    Por favor, podrían ayudarme con respecto a este tema.
    Sigo el camino del despertar desde que el camino me encontró a mí.
    En este tiempo he reconocido, al principio con incredulidad, que no sabía nada. Que simplemente era un ser inconsciente que reaccionaba según unos patrones preestablecidos.
    He leído con mucha atención y varias veces este artículo. Me ha ayudado mucho y lo agradezco, pero me he quedado con una duda sin resolver.
    Qué enseñanza he de sacar al sentirme humillada cuando una persona hace un comentario sobre mi nivel económico y sonríe mirándome con superioridad y desprecio? Lo del desprecio no es una apreciación personal, es que he sabido, por otras personas, que me me despreciaba…
    Entiendo lo de los espejos y me está ayudando mucho a conocerme mejor, a iluminar mis rincones ocultos, pero en el caso anterior, no puedo entender como aprender de esa experiencia.
    Por favor, querrían ayudarme?
    Gracias anticipadas. Buen día!

    • Hola Mag, cuando algo o alguien nos repatea… nos está mostrando nuestra sombra, “eso” que no permitimos ni toleramos en nosotros mismos, por lo cual, tampoco lo toleramos en los demás. O quizás nos hayan tocado “simbólicamente” en esa herida… Este artículo sirve de orientación, pero solamente usted sabe lo que piensa y siente, muchas veces no se trata de lo que nos dicen o nos hacen sino de cómo lo interpretamos. Recuerde una situación de su vida donde se sintió despreciada y humillada que le pudo haber producido un engrama… Quizás usted le da mucha importancia a las opiniones de los demás, a su prestigio, a su posición, a su imagen ante los demás, y la otra persona hace de espejo para mostrarle sus heridas y sus miedos. Todo lo que sucede en nuestra vida, personas, relaciones, situaciones, dolores y enfermedades, nos muestran, a cada instante, la relación que mantenemos con nosotros mismos. La vida es un aprendizaje continuo, nos repite una y otra vez las lecciones que no aprendemos y no superamos, a través de personas concretas y situaciones similares. La lección principal es el “Amor incondicional“, empezando por nosotros mismos, ya que nadie puede dar lo que no lleva dentro. Ese vacío existencial es la carencia de amor a nosotros mismos. En los enlaces de color azul hay información importante. Gracias por leer la publicación y por su comentario 🙂

  5. Me encanta el artículo. Totalmente cierto. A veces las personas ven en otras lo que está en ellas mismas y no se dan cuenta. Es un trabajo difícil, a veces es nuestro propio ego el que no nos deja verlo

    • Yo lo interpreto como que cuando uno siente, por ejemplo, odio, envidia o algo así, o cree que alguien hace algo con una determinada internción, en realiadad debes mirartelo, porque lo que realmente está pasando es que esos sentimientos negativos están dentro de tu ser, no es que lo hayan provocado otros.

  6. muy buen artículo ! yo que quisiera saber que me produce tanto trauma y dolor incontrolable, ver a animales abandonados en las calles?…
    como podría interpretar mi proyección en ellos? muchas gracias !

  7. aclaro respecto a mi anterior comentario, que me dedico a ayudar voluntariamente a los callejeros. pero ya siento que me esta enfermando el dolor que me provoca, cada vez que encuentro un animal abandonado nuevo

    • Miriam, por lo que usted cuenta, puede que sea una persona altamente sensible (PAS), o quizás esos sentimientos dolorosos estén relacionados con un posible “recuerdo traumático” de su infancia o de su pasado, con respecto a algo que pudo sucederle a algún animal en su entorno más cercano. Si lo desea, puede utilizar un buscador de internet para localizar a “Descodificadores Biológicos” de su ciudad o cercanías. O si lo prefiere, puede solicitar unirse a un grupo de Facebook llamado “Biodescodificación”, hay profesionales de varios países, y una vez agregada al grupo puede consultar lo que quiera. Gracias por leer la publicación y por su comentario 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s