De camino a una nueva vida

cambios imprevistosEstoy preparando mi cambio de domicilio, estaré un tiempo sin ordenador, por lo cual no publicaré artículos, les pido disculpas y les agradezco de corazón sus visitas al blog, sus comentarios, su confianza y sobre todo vuestro cariño, es recíproco.

Muchas gracias  🙂

La vida me lleva a cerrar la puerta a 28 años de mi pasado (2+8=10; 1+0=1). El número 1 representa el comienzo. Sumando número a número mi fecha de nacimiento también da 1. Además, estamos en noviembre, mes 11. Este número está muy presente en mi vida, es muy significativo para mí. Nada sucede por casualidad, todo responde a un Plan Divino perfecto, aunque algunas lecciones nos duelan en lo más profundo. Sin duda, una mano invisible y Divina nos guía, nos acompaña, nos protege, nos ayuda, nos Bendice y nos Ama incondicionalmente. No se trata sólo de creer y/o entender sino de sentir…

Actualmente estoy pasando por un torbellino de emociones que se expresan en mi cuerpo con dolores (mi nombre), dolor en el pie derecho (miedo a dar el primer paso… avanzar), dolor en el pie izquierdo (frenarse, miedo a seguir…), dolor de riñones y zona lumbar (miedo al cambio), pesadez de estómago (no digerir la situación…), diarrea (soltar), espalda (cargas), todo esto forma parte del proceso de adaptación, de supervivencia, y lo acepto. A veces me invaden la tristeza, las lágrimas y la nostalgia, también la alegría, la sonrisa y el amor, son muchas las vivencias que dejaré atrás, casi media vida. Solemos decir que el tiempo nos da las respuestas y nos cura las heridas pero somos nosotros mismos los que encontramos las respuestas y sanamos nuestras heridas a través del tiempo.

Hay que dejar espacio para que el corazón se exprese. Cuando la barriga se contrae y la sensación de parálisis provocada por el miedo aparece, volver al centro es como coger un nuevo impulso. Conviene apartar la razón y dar paso al amor por la vida. Y no hay forma más elevada de amor por la vida que vivirla como uno siente. Ante la incertidumbre, el mejor remedio que hemos encontrado es la esperanza. ¿Por qué pensar que todo irá mal? ¡Es mejor pensar que todo irá bien, que todo será perfecto! Tómate tu tiempo para encontrar lo que el corazón grita, porque ese tiempo será el mejor empleado de tu vida. Y después haz lo que tengas que hacer. No digas que no sabes. Sí sabes, porque lo sientes. Eres Luz.

 Gracias por estar ahí. Les echaré de menos

*Si lo desea, puede leer la publicación: “El verdadero guerrero espiritual

Cuando empecé a amarme a mi mismo

Amarse a uno mismoCuando empecé a amarme a mí mismo, comprendí cuánto puedo ofender a alguien al tratar de forzar mis deseos en esa persona, aún sabiendo que el momento no era apropiado y que la persona no estaba lista para ello, incluso cuando esa persona fui yo mismo.

Hoy lo llamo: RESPETO.

Cuando empecé a amarme a mí mismo, dejé de añorar una vida diferente, y pude ver que todo lo que me rodeaba estaba invitándome a crecer.

Hoy lo llamo: MADUREZ.

Cuando empecé a amarme a mí mismo, comprendí que en cualquier circunstancia; estoy en el lugar correcto en el momento adecuado, y que todo sucede exactamente en el momento correcto, entonces puedo estar tranquilo.

Hoy lo llamo: CONFIANZA EN MI MISMO.

Cuando empecé a amarme a mi mismo, dejé de robar mi propio tiempo, y dejé de diseñar enormes proyectos para el futuro.
Hoy sólo hago aquello que me entrega dicha y felicidad, cosas que amo hacer y que hacen sonreír a mi corazón, y las hago a mi manera y a mi propio ritmo.

Hoy lo llamo: SIMPLICIDAD.

Cuando empecé a amarme a mí mismo, me liberé de todo lo que no es bueno para mi salud: alimentos, personas, cosas, situaciones, y todo lo que me alejaba de mí mismo.
Al principio llamé a esta actitud “Sano Egoísmo”.

Hoy sé que es: AMOR PROPIO.

Cuando empecé a amarme a mí mismo, renuncié a intentar tener siempre la razón, y desde entonces me equivoco mucho menos.

Hoy he descubierto que es: MODESTIA.

Cuando empecé a amarme a mí mismo, me rehusé a seguir viviendo en el pasado y preocupándome por el futuro.
Ahora sólo vivo el momento, donde TODO está sucediendo.

Hoy vivo cada día; día a día, y lo llamo: REALIZACIÓN.

Cuando empecé a amarme a mí mismo, reconocí que mi mente puede molestarme y enfermarme. Pero a medida que me conecté con mi corazón, mi mente se convirtió en un valioso aliado.

Hoy llamo a esta conexión: SABIDURÍA DEL CORAZÓN.

Ya no necesitamos temer a los argumentos, confrontaciones o cualquier otro tipo de problemas con nosotros mismos u otros.
Incluso las estrellas chocan, y nuevos mundos nacen como resultado.

*Hoy sé que ESO ES LA VIDA

  • Charlie Chaplin

*Si lo desea, puede leer la publicación: “GRATIS Reto de Mindfulness: 7 audios guiados y 4 vídeos explicativos

Pequeño diccionario de simbolismo corporal

Vitruvian Man c. 1492.Los cabellos: Mi fuerza.
El cuero cabelludo: Mi fe y mi lado divino
La cabeza: Mi individualidad
Los ojos: Mi capacidad de ver
Las orejas (oídos): Mi capacidad de oír
La nariz: Mi capacidad de oler o sentir a las personas o situaciones.
Los labios: Mi labio superior está relacionado con el lado femenino y el labio inferior con el lado masculino .
Los dientes: Mis decisiones, vinculadas al lado femenino arriba, vinculadas al lado masculino, abajo.
El cuello: Mi flexibilidad, mi capacidad para ver varios lados de las situaciones de la vida.
La garganta: La expresión de mi lenguaje verbal y no–verbal, mi creatividad.

Los hombros: Mi capacidad para llevar una carga, responsabilidades.

Los codos: Mi flexibilidad en los cambios de direcciones en mi vida.

Los brazos: Mi capacidad para tomar a las personas o las situaciones de la vida. Son la prolongación del corazón. Sirven para ejecutar las órdenes. Están vinculados a lo que hago en mi vida, por ejemplo mi trabajo.

Los dedos de las manos: Los pequeños detalles de lo cotidiano.
El pulgar: vinculado a las inquietudes o a mi intelecto o a mi audición.
El índice: Vinculado a miedos o a mi personalidad (ego) o a mi olfato.
El mayor: Vinculado a la ira o mi sexualidad o a mi visión.
El anular: Vinculado a pena o a mi unión o a mi tacto.
El auricular o meñique: Vinculado a pretensión o mi familia o al gusto.

El corazón: Mi amor.
La sangre: La alegría que circula en mi vida.
Los pechos: Mi lado materno
Los pulmones: Mi necesidad de espacio, autonomía, Vinculados a mi sentimiento de vivir.
El estómago: Mi capacidad para digerir nuevas ideas.
La espalda: Mi soporte, mi apoyo.
Las articulaciones: Mi flexibilidad, mi capacidad para doblarme a las diferentes situaciones de mi vida.
La piel: Mi vínculo entre mi interior y mi exterior (equilibrio).
Los huesos: La estructura de las leyes y principios del mundo en el cual vivo.
El útero: Mi hogar.
Los intestinos: (sobre todo el grueso, el colón): mi capacidad para soltar, dejar fluir lo que me es inútil y dejar fluir los acontecimientos de mi vida.
Los riñones: La sede del miedo.
El páncreas: La alegría que está en mí.
El hígado: La sede de la crítica.
Las piernas: Mi capacidad para adelantar en la vida, ir hacía el cambio, hacía las nuevas experiencias.
Las rodillas: Mi flexibilidad, mi amor propio, mi orgullo, mi testarudez.
Los tobillos: Mi flexibilidad en las nuevas direcciones del futuro.
Los pies: Mi dirección (quedarse en el mismo sitio). Mi comprensión de mí–mismo y de la vida (pasado, presente, futuro).
Los dedos de los pies: Los detalles de mi porvenir.

*Si lo desea, puede leer la publicación: “Descubra el porqué de piercing, tatuajes y modificaciones en el cuerpo

“El corazón tiene cerebro”, Annie Marquier, matemática e investigadora de la conciencia

Corazón&cerebroAnnie Marquier, matemática e investigadora de la conciencia

Tras estudiar Matemáticas y la carrera de piano y órgano fue profesora en La Sorbona. Luego se instaló en India y participó en la creación de la comunidad de Auroville con Sri Aurobindo y Krishnamurti. Y poco después fundó en Quebec el Instituto para el Desarrollo de la Persona. Es autora de “El poder de elegir”, “La libertad de Ser” y “El maestro del corazón” (Luciérnaga). Lleva muchos años investigando la intersección entre la ciencia y la conciencia y sus planteamientos son siempre rigurosos y están documentados. El próximo sábado expondrá en las jornadas sobre “La Evolución de la Conciencia(CosmoCaixa) los descubrimientos sobre el cerebro del corazón y sus implicaciones.

Annie MarquierQué el corazón tiene cerebro es una metáfora, ¿no?

No. Se ha descubierto que el corazón contiene un sistema nervioso independiente y bien desarrollado con más de 40.000 neuronas y una compleja y tupida red de neurotransmisores, proteínas y células de apoyo.

¿Es inteligente?

Gracias a esos circuitos tan elaborados, parece que el corazón puede tomar decisiones y pasar a la acción independientemente del cerebro; y que puede aprender, recordar e incluso percibir. Existen 4 tipos de conexiones que parten del corazón y van hacia el cerebro de la cabeza.

Primera…

La comunicación neurológica mediante la transmisión de impulsos nerviosos. El corazón envía más información al cerebro de la que recibe, es el único órgano del cuerpo con esa propiedad, y puede inhibir o activar determinadas partes del cerebro según las circunstancias.

¿Significa eso que el corazón puede influir en nuestra manera de pensar?

Puede influir en nuestra percepción de la realidad y por tanto en nuestras reacciones.

Segunda conexión…

La información bioquímica mediante hormonas y neurotransmisores. Es el corazón el que produce la hormona ANF, la que asegura el equilibrio general del cuerpo: la homeostasis. Uno de sus efectos es inhibir la producción de la hormona del estrés y producir y liberar oxitocina, la que se conoce como hormona del amor.

Tercera…

La comunicación biofísica mediante ondas de presión. Parece ser que a través del ritmo cardiaco y sus variaciones el corazón envía mensajes al cerebro y al resto del cuerpo.

Cuarta…

La comunicación energética: el campo electromagnético del corazón es el más potente de todos los órganos del cuerpo, 5.000 veces más intenso que el del cerebro. Y se ha observado que cambia en función del estado emocional. Cuando tenemos miedo, frustración o estrés se vuelve caótico.

¿Y se ordena con las emociones positivas?

Sí. Y sabemos que el campo magnético del corazón se extiende alrededor del cuerpo entre 2 y 4 metros, es decir, que todos los que nos rodean reciben la información energética contenida en nuestro corazón.

¿A qué conclusiones nos llevan estos descubrimientos?

El circuito del cerebro del corazón es el primero en tratar la información que después pasa por el cerebro de la cabeza. ¿No será este nuevo circuito un paso más en la evolución humana?

¿…?

Hay 2 clases de variación de la frecuencia cardiaca: una es armoniosa, de ondas amplias y regulares, y toma esa forma cuando la persona tiene emociones y pensamientos positivos, elevados y generosos. La otra es desordenada, con ondas incoherentes.

¿Aparece con las emociones negativas?

Sí, con el miedo, la ira o la desconfianza. Pero hay más: las ondas cerebrales se sincronizan con estas variaciones del ritmo cardiaco; es decir, que el corazón arrastra a la cabeza. La conclusión es que el amor del corazón no es una emoción, es un estado de conciencia inteligente.

Ya ve, el cerebro del corazón activa en el cerebro de la cabeza centros superiores de percepción completamente nuevos que interpretan la realidad sin apoyarse en experiencias pasadas. Este nuevo circuito no pasa por las viejas memorias, su conocimiento es inmediato, instantáneo, y por ello, tiene una percepción exacta de la realidad.

Parece ciencia ficción

Está demostrado que cuando el ser humano utiliza el cerebro del corazón crea un estado de coherencia biológico, todo se armoniza y funciona correctamente, es una inteligencia superior que se activa a través de las emociones positivas.

Pues parece que nadie lo utilice…

Es un potencial no activado, pero empieza a estar accesible para un gran número de personas.

¿Y cómo puedo activar ese circuito?

Cultivando las cualidades del corazón: la apertura hacia el prójimo, el escuchar, la paciencia, la cooperación, la aceptación de las diferencias, el coraje

¿Santos las 24 horas?

Es la práctica de pensamientos y emociones positivas. En esencia, liberarse del espíritu de separación y de los 3 mecanismos primarios: el miedo, el deseo y el ansia de dominio, mecanismos que están anclados profundamente en el ser humano porque nos han servido para sobrevivir millones de años.

¿Y cómo nos liberarnos de ellos?

Tomando la posición de testigos, observando nuestros pensamientos y emociones sin juzgarlos, y escogiendo las emociones que nos pueden hacer sentir bien. Debemos aprender a confiar en la intuición y reconocer que el verdadero origen de nuestras reacciones emocionales no está en lo que ocurre en el exterior, sino en nuestro interior.

Ya

Cultive el silencio, contacte con la naturaleza, viva periodos de soledad, medite, contemple, cuide su entorno vibratorio, trabaje en grupo, viva con sencillez. Y pregunte a su corazón cuando no sepa qué hacer.

*Si lo desea, puede leer la publicación: “GRATIS Reto de Mindfulness: 7 audios guiados y 4 vídeos explicativos