La Ley de atracción

La Ley de Atracción es un principio natural que establece que toda vibración atrae una vibración de igual frecuencia e intensidad.

La ley de la Atracción afirma que somos seres vibracionales que emitimos vibraciones y atraemos a nuestra vida las mismas situaciones y personas que vibran en la misma onda que nosotros.

El mundo es un espejo que refleja mi actitud.

Atraemos a nuestra vida las situaciones que vibran en la misma frecuencia que los pensamientos a los que doy mi atención.

Aprender a seleccionar los pensamientos a los que doy más atención, y enfocarme en ellos, es “el secreto” y la herramienta para atraer lo que deseamos en la vida.

***La visualización es fundamental.

Estas son algunas de las enseñanzas de la ley de la Atracción:

Los pensamientos se convierten en cosas materiales.

“De la manera como pensamos, vibramos. De la manera como vibramos atraemos”

Somos una extensión física de algo que no es físico. (Source Energy).

Es aprendiendo a enfocar los pensamientos que nos hacen sentir bien, lo que acaba atrayéndolos a nuestra vida.

Atraemos lo que pensamos, allí donde ponemos nuestra atención se encamina nuestro destino.

Si me siento pobre, atraigo pobreza, si me siento triste… tristeza, si me siento próspero… prosperidad.

La base de la vida es Libertad; el propósito de la vida es Alegría.

Somos creadores; creamos con cada pensamiento.

Escogemos nuestro destino mientras vamos escogiendo nuestros pensamientos.

Nadie puede limitarnos hacia donde dirigir nuestro propio pensamiento. No existen límites.

En este viaje deliberadamente planificado a través de la elección de pensamientos, nuestras acciones estarán dirigidas hacia la consecución de aquello que queremos, nuestros recursos serán abundantes y sabremos por la manera como nos sentimos que estamos cumpliendo la razón de nuestra vida.

Morir es sólo una ilusión de la mente; la vida es eterna.

Creamos nuestra propia realidad, al elegir deliberadamente o no, los pensamientos a los que damos atención, nos demos cuenta de ello…o no.

De hecho, nuestra vida es nuestro pensamiento de una forma que podemos ver.

Física Cuántica y Espiritualidad se dan la mano, apoyándose el uno al otro y ayudándonos a comprender, a no creer a ciegas, nuestra verdadera naturaleza y nuestras posibilidades de las que el mundo cuántico nos recuerda continuamente.

La realidad depende en mucha medida de nuestra manera de observar.

(Según mi propia experiencia personal, no basta con pensar en positivo, también hay que sentir, vibrar en positivo para que nuestros deseos se hagan realidad)

*Si lo desea, puede leer la publicación: “Cambia tu vida con afirmaciones positivas