La escuela donde los niños son felices

Niños felicesEn estos tiempos de despertar de la conciencia ciudadana exigiendo cambios en el sistema político, es importante pensar un poco más allá y hacer conciencia respecto a que una mejor sociedad también necesita nuevos ciudadanos. ¿Cómo lograrlo? Quizás la respuesta está en apostar por nuevos métodos educativos. Acá compartimos las claves del éxito de Escuela Caracol, que basada en el modelo Waldorf, está generando grandes cambios desde San Marcos La Laguna (Guatemala).

En 2007, Joshua Wilson en conjunto con su esposa Corina empezaron a juntar apoyos para construir la primera escuela Waldorf en el país. A ese primer equipo se sumó Nicolás Sacach, albañil; Amarilis Sancoy, cocinera; y Andrea Arrivillaga quien hoy es oficialmente la primera maestra guatemalteca Waldorf. Juntos pusieron a andar Escuela Caracol, que hoy brinda un modelo de educación alternativa que apuesta por el futuro de San Marcos La Laguna.

Una visión diferente

Uno de los principales problemas del sistema tradicional es que está enfocado más en conseguir puntuaciones altas que en asegurar el correcto aprendizaje. Así, se fomenta la repetición y memorización pero no tanto la capacidad de comprender un contenido. Asignando puntuaciones, el sistema también coloca a los alumnos en una competencia entre sí, sin tomar en cuenta que no todos tienen las mismas capacidades ni requieren seguir el mismo camino de aprendizaje. No menos preocupante es que en nuestras escuelas el maestro suele imponer un rol jerárquico, en el que al niño no le queda más que seguir órdenes.

Jorge Benito, director de comunicación de Escuela Caracol y administrador de la página El Gnomo I’x, nos explica brevemente: buscamos que los niños desarrollen capacidades personales, intelectuales, morales, filosóficas y espirituales. La pedagogía Waldorf proporciona herramientas al individuo para estructurar su identidad, reflexionar, construir y poner en práctica valores como la tolerancia, la solidaridad y la participación para facilitar la convivencia en sociedades democráticas, armónicas y sostenibles. Los estudiantes de esta pedagogía crean a lo largo de su vida estudiantil capacidades para desenvolverse en la sociedad de forma más humana, equilibrada y creativa. Esto se refuerza en la medida en que las escuelas Waldorf logran conformarse por el trabajo conjunto de los profesores y la participación de los padres de familia, que colaboran en la administración de la escuela y participan en el proceso educativo y formativo de los escolares.

A diferencia de nuestro sistema educativo que en base al poder adquisitivo de los padres termina segregando a los niños según su condición social, en Escuela Caracol es común que niños indígenas convivan con niños extranjeros en un ambiente en que las diferencias económicas han sido dejadas de lado.

Untitled-2

 Un niño, un mundo

En nuestras escuelas públicas es común encontrar aulas pequeñas con hasta 50 niños. No se trata sólo de un problema de hacinamiento sino de una dificultad para que el maestro preste a cada niño la atención que se merece. Por ello no sólo es común que se les impongan las mismas metas sin tomar en cuenta sus capacidades, sino que el maestro no le preste la atención debida a los problemas personales del niño que terminan influyendo en su aprendizaje.

En Escuela Caracol, tal y como promueve la pedagogía Waldorf, se evalúa a cada estudiante de manera individual mediante la observación consciente y minuciosa de cada detalle relacionado con sus actividades académicas, su desarrollo social, sus estados de ánimo, sus situaciones familiares y su contexto cultural. Gracias a este acompañamiento, los facilitadores son capaces de comprender el mundo del niño: su margen de atención, la escucha, la respuesta, la capacidad de concentración, su habilidad de trabajo independiente (apropiada a su edad), sus retos específicos de acuerdo a su personalidad, su minuciosidad, su sentido del valor personal, su creatividad, la seguridad en sí mismo/a, competencias sociales, facultades de empatía, consideración por los demás o capacidad de cooperar y trabajar en equipo, entre otras.

Gracias a toda esta información se crean actividades específicas para incentivar el desarrollo de las habilidades de cada niña o niño según sus propias necesidades particulares. Bajo el modelo Waldorf, según señalan: un alumno con grandes habilidades matemáticas pero poca consideración por los demás no es un sujeto adecuado para nuestra sociedad, a pesar de que las escuelas tradicionales entronizan a estos alumnos. Consideramos que una sociedad en la que los individuos son capaces de cualquier cosa a cambio de éxito, dejando atrás a sus semejantes, es un peligro para las generaciones futuras.

Frente a estos modelos alternativos siempre suele haber temor en los padres de familia respecto a que el Ministerio de Educación no reconozca el avance educativo de sus hijos. Escuela Caracol está reconocida por el MINEDUC, puesto que aunque sus sistema educativo resta valor a las calificaciones, los resultados de sus evaluaciones son trasladadas a datos cuantitativos para cumplir con los requisitos gubernamentales. Jorge Benito explica que en el sistema la calificación no tiene tanto valor pues: El seguimiento y acompañamiento es lo que da fundamento a estas calificaciones, ya que sin ellos se convierten en números vacíos de sentido. Las maestras y maestros no tienen las mismas metas u objetivos con todos los alumnos, pues algunos necesitan potenciar su coordinación, otros necesitan mejorar su lenguaje y otros su trabajo en equipo.

Según expone Benito: La educación entendida de esta manera, trasciende la mera transmisión de conocimientos y se convierte en sustento del desarrollo integral del educando, cuidando que toda su vida escolar se lleve en torno a la formación de su voluntad, y al cultivo de su sensibilidad y su intelecto.

Una educación diferente requiere profesores diferentes

Es imposible concebir el educar de verdad sin amor, es uno de los preceptos del método Waldorf. Bajo esta perspectiva es necesario que el maestro despierte en sí sus mejores cualidades para convertirse en una persona completa puesto que seguramente será el modelo que intentarán imitar los niños. Allí radica el compromiso del maestro no sólo con su capacidad para enseñar sino con su forma de ser dentro de la escuela y fuera de ella.

En esta misma línea, se exige un maestro no autoritario, no impositivo; sino uno que posea una autoridad cedida por el alumno; ya sea por amor o admiración. La autoridad del maestro no viene con el cargo. Un maestro verdadero debe ganarse su autoridad, nos explica Jorge Benito.

Cabe destacar que los maestros Waldorf no sólo han sido formados en base a este método sino que muchos de ellos, por decisión personal, poseen formación universitaria convencional que les permite conocer y utilizar lo mejor de todas las corrientes pedagógicas. Esto ocurre sólo en contados casos con los maestros de nuestro sistema tradicional.

Así podemos cambiar el país

Sin duda alguna un sistema educativo que no hace del maestro un “Comandante militar” permite también formar individuos que no están dispuestos a ser parte de una manada, sino ciudadanos pensantes críticos hacía la vida y que saben defender sus derechos. Por otra parte, el sistema holístico de Escuela Caracol permite un desarrollo completo de las capacidades del individuo y su integración total con la vida. Necesitamos guatemaltecos que no pongan el progreso por delante de los desafíos medioambientales, los problemas económicos de los demás o se aprovechen del desamparo social del otro.

Por todo esto y más es necesario no perder de vista proyectos como Escuela Caracol para aprender las claves que pueden ayudarnos a construir un mejor país.

Untitled-3

Apoyar a Escuela Caracol

Si usted desea contribuir con este modelo alternativo de educación, impulsado por Escuela Caracol, puede hacerlo de distintas maneras. Por ejemplo, puede convertirse en un Patrocinador Mensual que con aportes de menos de un dólar diario, servirán para mantener el programa Fondo Estudiantil Maya que garantiza la educación para los niños indígenas que no poseen recursos. También puede realizar un solo donativo económico o bien donar alguno de los bienes necesarios para la cocina, el aula o la oficina. Para más información puede comunicarse al (502) 5883-1609 (Guatemala) Muchas gracias ❤

PARA MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL MÉTODO WALDORF Y EL TRABAJO DE LA ESCUELA CARACOL PUEDE VISITAR: escuelacaracol.org

Anuncios

Un pensamiento en “La escuela donde los niños son felices

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s