Hola, soy la ansiedad

¡Hola! Soy la ansiedad, no te asustes… vengo en son de paz, por cierto, ¿por qué te asustas tanto ante mi presencia? Digo, sé que te sientes horrible cada vez que aparezco, que te desesperas y quisieras mandarme a volar, sé … Sigue leyendo

La amígdala, centinela de nuestras emociones

AmígdalaLa amígdala forma parte del llamado cerebro profundo, ese donde priman las emociones básicas tales como la rabia o el miedo, también el instinto de supervivencia, básico sin duda para la evolución de cualquier especie.

De ahí, que la amígdala, esta estructura en forma de almendra sea propia de todos los vertebrados y se halle en la profundidad de los lóbulos temporales, formando parte del sistema límbico y procesando todo lo relativo a nuestras reacciones emocionales.

En neurobiología es casi imposible asociar una sola emoción o una sola función a cualquier estructura, pero cuando hablamos de la amígdala podemos decir sin equivocarnos que es una de las más importantes asociadas al mundo de las emociones, es lo que hace por ejemplo que seamos más variables que cualquier pariente evolutivo cercano, ella es la responsable de que podamos escapar de situaciones de riesgo o peligro, pero ella también es la que nos obliga a recordar nuestros traumas infantiles, y todo aquello que nos ha hecho sufrir en algún momento.

LA AMÍGDALA Y EL APRENDIZAJE EMOCIONAL

Pongamos un sencillo ejemplo. Acabamos de trabajar y nos dirigimos a nuestro coche, aparcado en una calle cercana, es de noche y no hay apenas iluminación, esa penumbra nos pone en aviso, la oscuridad es un escenario que evolutivamente hemos asociado como indicador de riesgo y peligro, de ahí que apresuremos nuestros pasos para encontrar el coche. Pero ocurre algo, alguien se nos acerca y nuestra reacción lógica es empezar a correr para huir.

Mediante esta sencilla escena podemos deducir muchas de las funciones instaladas en la amígdala: ella es quien nos pone en aviso de que la oscuridad es un riesgo y de que esa persona que se acerca también lo es, y más aún, habremos creado un aprendizaje nuevo al deducir mediante el miedo que al día siguiente, no aparcaremos el coche en esa zona.

Los recuerdos y experiencias con mucha carga emocional, hacen que nuestras conexiones sinápticas estén asociadas a esta estructura, provocándonos efectos tales como taquicardias, aumento de la respiración, liberación de hormonas del estrés Personas que por ejemplo tienen la amígdala dañada, serían incapaces de detectar situaciones de riesgo o peligro.

La amígdala nos ayuda a buscar una estrategia adecuada después de haber identificado un estímulo negativo, pero ¿Cómo identificamos que ese estímulo nos puede hacer daño? Por aprendizaje, por condicionamiento, por esos conceptos básicos que como especie reconocemos como dañinos.
Daniel Goleman por ejemplo, introdujo el concepto de “secuestro amigdalar” para referirse a esas situaciones en las que nos dejamos llevar por el miedo y o la angustia de un modo que no es adaptativo, qué no es lógico y donde la desesperación, nos impide encontrar la respuesta adecuada.

LA AMÍGDALA Y LA MEMORIA

La amígdala está asociada en asentar nuestros recuerdos y nuestra memoria, son muchas las ocasiones en las que determinados hechos están asociados a una emoción muy intensa: una escena de infancia, una pérdida, un instante en que hemos sentido inquietud o miedo… cuando nuestros sentimientos son más afilados más conexiones neuronales se suceden alrededor del sistema límbico y la amígdala, es más, muchos científicos están estudiando determinar qué tipo de detalles bioquímicos afectan a esta estructura para aplicarlos a posibles tratamientos terapéuticos y farmacológicos con los que minimizar los traumas infantiles.

Pero no debemos limitarnos a asociar al miedo con una pulsión negativa capaz de causarnos traumas y problemas psicológicos, al contrario, es un interruptor que nos avisa y que nos protege, es el centinela que ha permitido generación tras generación que podamos evolucionar teniendo como base nuestra protección y la de los nuestros.

La amígdala es una fascinante estructura primitiva de nuestro cerebro que cuida de nosotros y que nos da una visión equilibrada de los riesgos; el miedo, como el placer es esencial en nuestra riqueza emocional como seres vivos.

*Si lo desea, puede leer la publicación: “GRATIS Reto de Mindfulness: 7 audios guiados y 4 vídeos explicativos

¿Por qué me atraen personas que le hacen mal a mi vida?

Pareja incorrectaPorque tu “Yo herido” los está atrayendo

Expliquemos que es el “Yo herido”. Todos tenemos 2 “yo”: El “pequeño yo” (el ego, el herido) y el “Ser espiritual” (el Ser superior, yo adulto, o alma). El yo herido es la parte de ti que se siente incompleta. Cuestiona tu valor, no se siente completo, y se siente imperfecto de alguna manera.

Mi yo herido es el “pequeño yo” que se pregunta si es digno de ser amado.

Por otro lado, también tenemos un Ser espiritual. Este es tu alma, tu Ser superior. Es la parte de ti que está conectada con el amor, la verdad, la sabiduría y la paz interior. Tu yo espiritual sabe sin lugar a dudas, cómo eres de adorable y de valioso. Esto es lo contrario al ego.

En un momento dado, estamos operando desde una de estas dos formas en si mismas. Muchos de nosotros por desgracia, operamos desde el punto de vista del ego la mayor parte del tiempo. Es decir, creemos que somos insignificantes e impotentes de alguna manera, y tratamos todo el tiempo de compensar esta falta.

El ego busca cosas externas para encontrar validación y sentirse completo. Ahí crees que si obtienes más (más dinero, una mejor relación, un mejor trabajo, una casa mejor, una mejor familia, más vacaciones, etc.) finalmente serás más feliz.

Pero la verdad es que nunca es suficiente, nunca eres feliz, al menos no por mucho tiempo debido a la naturaleza misma del ego que es sentirse siempre insatisfecho. Por lo tanto, cuando vives a través de la perspectiva del ego, estás destinado a sentir que algo te falta. La vida a través de esta lente no es muy divertida, en cambio es agotadora.

El ego se activa a sus mayores niveles cuando se trata de relaciones románticas, porque en las relaciones es donde tendemos a ser más vulnerables.

¿Por qué Nos Atraen las Personas Incorrectas?

La mayoría nos hemos sentido decepcionados o heridos por una relación en el pasado, llevamos el recuerdo de esta herida (a veces inconscientemente).

Si una herida de la infancia sigue hiriéndote cada vez que la recuerdas, atraerás a personas que van a recrear la misma sensación. Por ejemplo, si tu herida se centra en sentirte rechazado o sentirte invisible, lo más probable es que te sientas de forma similar con las relaciones que tienes actualmente.

*Tu inconsciente se programa para atraer a las personas que activan tus heridas. La razón de ello es para que crezcas como persona.

Esta es una parte frustrante del proceso de crecimiento, pero de esta manera repites tus heridas para poder así sanarlas de raíz. No podemos curar lo que no sentimos o vemos, no podemos sanar las cosas que son inconscientes, la incómoda sensación tiene que salir a la superficie para que crezcas más que esa situación.

Te estarás preguntando: ¿Y cómo crezco más que ella?, la respuesta es:

*Identificándote con tu Ser superior.

Recuerda que tu Ser superior es la parte de ti que sabe la verdad sobre ti. Sabe que eres capaz, que eres digno/a, increíble, poderoso/a. A través de la lente del Ser superior, lo tienes todo. Si, eres un ser humano imperfecto, con fallos. Pero la gran verdad es que tienes alma.

Eres hermoso/a.
Eres importante.
Eres especial.
Eres amor.

Eso es lo que el Ser superior sabe acerca de ti, y quiere que tú lo sepas también.

Al identificarte con tu Ser superior (el amor dentro de ti) tu atracción por revivir viejas heridas con los demás se disipa y en algunos casos, desaparece.

Cuando te despiertas a tu Ser superior, te das cuenta que “las personas incorrectas” eran sólo maestros que te enseñaban a tener un correcto estado mental. Nada inspira más a crecer que un corazón roto.

Tu Ser superior quiere identificarse contigo, quiere que veas lo que realmente Eres. Recupera el amor que está dentro de ti, y sanarás tus relaciones de adentro hacia afuera.

*Si lo desea, puede leer la publicación: Tu pareja eres tú mismo

Cómo sanar el hígado naturalmente

Hígado- hierbasEl hígado inflamado es un trastorno bastante frecuente.
Si el hígado está en situación normal, estable y en su tamaño habitual, no lo notaremos cuando situemos nuestros dedos debajo del borde de las costillas derechas (a no ser que respiremos muy profundamente).

Puede provocar dolor, náuseas y malestar general.

Los síntomas de cansancio y malestar suelen ser más acusados por las mañanas. Debemos recordar que nuestro hígado, al igual que el sistema linfático, ejercita sus funciones depurativas sobre todo por la noche.
Al estar el hígado inflamado no puede realizarlas de modo óptimo, con lo cual, verás cómo las mañanas suelen ser ese tramo del día que más nos cuesta afrontar.

Ictericia

La ictericia es una coloración amarilla en la piel, que puede aparecer también en nuestros ojos. Es uno de los síntomas más evidentes de que hay un problema, una alteración en el funcionamiento de nuestro hígado.

Recetas para el hígado inflamado:

Una cucharada por las mañanas de aceite de oliva con un poco de jugo de limón: algo curativo y realmente medicinal para tratar enfermedades hepáticas. Actúa como tónico, protector y revitalizante del hígado. Día a día, reducirá la inflamación.

Agua de alcachofas (alcauciles) con jugo de limón. Un tratamiento ideal para cada día. Haz la cocción de dos alcachofas. Añade el jugo de un limón al agua resultante. Deben salirte al menos 3 o 4 vasos de agua, lo suficiente para ir bebiendo a lo largo de todo el día.

Ensalada de betabel (remolacha) con zanahoria rallada. Deliciosa, curativa y un cóctel natural de vitaminas y minerales muy adecuadas para tratar tu hígado inflamado.

Infusiones:

El cardo mariano y el diente de león.
Puedes tomar ambas cada día, en el desayuno y después de tu almuerzo.

EL DESMODIUM REGENERA EL HÍGADO

Nombres comunes: Amor seco, desmodium, pega-pega.

Se usa mucho en infusiones, cápsulas y extractos junto a plantas como el cardo mariano, alcachofa, diente de león, boldo, etc.

Es colerético (estimula la producción de bilis) y colagogo, favorece la normalización de las transaminasas, disminuye las náuseas, estimula el apetito, es antiespasmódico, previene y reduce los ataques asmáticos.

Hepatitis vírica.
Hepatitis tóxica ej. alcoholismo, quimioterapia, etc.
Ictericia.
Cirrosis hepática y procesos hepáticos menores.
Prevención y tratamiento de los procesos Asmáticos.
Estreñimiento.
Dolor de cabeza de origen hepático.
Alergias y asma.
Tos espasmódica.
Transaminasas elevadas.

DOSIS

Extracto fluido; 15 a 20 gotas, 3 veces al día, antes de las comidas.

Polvo seco; 500-2500 mg/día, repartido en 3 tomas diarias.

Esta planta es utilizada como un tratamiento natural eficaz en la lucha contra los ataques que sufre el hígado, ya sean virales o químicos, sobre todo como consecuencia de una intoxicación alcohólica o por medicamentos.

Además, la práctica ha demostrado que esta planta, al proteger y reparar las células del hígado, ayuda a mantener el sistema inmune en buenas condiciones. Por ello, se utiliza a menudo como tratamiento en los cambios de estación para preparar mejor al cuerpo ante los rigores del invierno o los periodos de más calor.

Cómo utilizar el Desmodium adscendens para ayudar a regenerar el hígado. Esta planta ayuda al hígado a regenerarse. La regeneración del hígado es posible gracias a unas células que se comportan como células madre. Por eso, basta con que un 25% del hígado esté sano para que pueda regenerarse por completo.

En caso de problema hepático, se recomienda tomar una dosis de 6 a 10 gramos diarios de la planta cocida en 1 litro de agua hirviendo. Deberá seguirse el tratamiento durante un periodo de 2 a 4 semanas en fase aguda y de 6 a 8 semanas en fase crónica.

El Desmodium también protege al hígado de las agresiones provocadas por un tratamiento médico con agentes químicos (por ejemplo, paracetamol).
En estos casos es conveniente administrar el producto dos días antes de iniciar el tratamiento y continuar 5 días después de haberlo finalizado (es decir, que el tratamiento dura siete días en total).
En estos casos la dosis adecuada es de 6 ó 7 gramos de planta preparada en un litro de agua hirviendo.

Para las afecciones alérgicas, en particular el asma, la posología puede ser de 5 gramos diarios de planta seca hervida en agua (decocción).

Si quieres usar el Desmodium como cura para desengrasar y revitalizar el hígado, deberá tomar una dosis diaria de 5 a 15 gramos durante un periodo de 1 a 3 meses.

  • Fuente: saikuhayotravidaposible.blogspot.com.es

*Si lo desea, puede leer la publicación: Enfermedades del hígado y su origen emocional

5 Tácticas de abuso emocional que suelen pasar inadvertidas

Abuso emocionalEl abuso no sólo es físico, también es emocional, mental y verbal. Sin embargo, mientras que la violencia física es obvia, otros tipos de abuso son más sutiles y difíciles de detectar, incluso para la persona que está siendo sometida.

Además, el principal problema es que a menudo el abuso emocional es cometido por una persona cercana, a la que queremos y de la que no esperamos semejante comportamiento. Por eso, cuando nos damos cuenta es porque ya estamos enredados en la tela de araña que ha construido a nuestro alrededor.

Todo suele comenzar con un comentario casual sobre un tema intrascendente, como el color de las cortinas, los platos por lavar o llevar el coche al mecánico. Esa persona se encargará de sacar de contexto la situación y, en vez de limitarse a señalar un hecho, realizará una acusación para que el otro se sienta mal.

Obviamente, cuando alguien se siente acusado, lo más usual es que intente defenderse exponiendo sus razones. Sin embargo, no servirá de nada porque el acosador no pretende entender o solucionar el problema, tan solo quiere atacar. En realidad, su objetivo no es que la otra persona lave los platos o que lleve el coche al mecánico, esta es únicamente una excusa para comenzar el juego de la manipulación y darle rienda suelta a su ira.

MARIONETAS EN MANOS DE OTROS

*Las técnicas de manipulación más dañinas:

1. Gaslighting. Este término proviene de la obra de teatro “Gas Light”, en la cual el protagonista intentaba convencer a su mujer de que estaba loca, manipulando diferentes objetos de su entorno e insistiendo en que estaba equivocada cuando ella le hacía notar esas variaciones. En la práctica, esta persona se dedica a presentar falsa información, para hacernos dudar de nuestra memoria y percepción y, en última instancia, incluso de nuestra cordura. El abusador suele comenzar negando que determinados eventos hayan ocurrido, hasta llegar a escenificar situaciones raras que desorientan a su víctima. De esta forma, terminamos dudando incluso de lo que dijimos un minuto atrás.

2. Silencio. El silencio también se puede utilizar como una táctica de abuso emocional. De hecho, la indiferencia asociada al silencio causa profundas heridas emocionales porque no solo aumenta el nivel de ansiedad en la víctima sino que también daña profundamente su autoestima y provoca una enorme inseguridad. El abusador usa el silencio para castigar a su víctima, simplemente no responde, se muestra frío y distante. De esta forma, tensa al máximo la cuerda, hasta que la otra persona no puede más y termina disculpándose por algo que no ha hecho. Así el abusador logra su objetivo: Dominar y manipular jugando con las emociones.

3. Proyección. Básicamente, se trata de un mecanismo de defensa a través del cual les atribuimos a otras personas deseos y sentimientos que son nuestros pero que no reconocemos como propios porque desequilibrarían la imagen que tenemos de nosotros mismos. Así, al proyectarlos sobre otros, nos sentimos aliviados. En el abuso emocional, la persona lo que hace es proyectar sobre su víctima sus propias inseguridades, miedos y problemas. Por eso, acusará a la otra persona de mentir, cuando en realidad es él quien miente, o le acusará de ser infiel, cuando en verdad es ella la que traiciona. En práctica, se trata de descargar su responsabilidad sobre el otro para crear confusión y cambiar su autoimagen, diseñándola a su imagen y semejanza.

4. Intimidación encubierta. La persona que recurre a las tácticas de abuso emocional no suele emplear la agresividad y la violencia, al menos no de forma evidente porque su principal objetivo es manipular a su víctima sin que su imagen se vea dañada. Por eso, en muchos casos suele recurrir a la intimidación encubierta. Es fácil percatarse porque su discurso está plagado de amenazas indirectas, que quedan implícitas en sus palabras. De esta forma, le deja claro a su víctima cuáles serían las consecuencias de sus acciones y, de paso, puntualiza que la responsabilidad es únicamente suya, se lava las manos. Por ejemplo, puede decir: “Entiendo que no hagas nada, pero así terminarás con nuestra relación” o “Si no inviertes ahora mismo, perderás todo tu dinero”.

5. Victimismo. Cuando todas las tácticas anteriores fallan, el abusador suele recurrir al victimismo. En práctica, descarga su responsabilidad en el otro, haciéndose pasar por la víctima de la situación. De hecho, incluso es común que terminemos compadeciéndonos y sintiéndonos mal por nuestro comportamiento, cuando en realidad no hemos hecho nada malo. De esta forma el abusador genera un sentimiento de culpa que mantiene a la víctima atrapada en su tela de araña. La empatía nos hace caer en sus redes y, al convertirnos en “el malo de la película”, somos más proclives a ceder a sus demandas. Así nos manipula sin que seamos conscientes de ello. Frases típicas de este tipo de manipulación emocional son: “Con todo lo que he hecho por ti y así es como me pagas” o “Me he sacrificado por ti y no lo consideras”.

Posdata: Recuerda que la manipulación emocional es un juego muy peligroso, donde siempre hay alguien que sale dañado. Por eso, apenas notes alguna de estas tácticas, ponles freno. De la misma forma, considera que en ocasiones somos nosotros quienes usamos inconscientemente alguna de estas estrategias, quizás porque tenemos miedo de perder a la persona que amamos o porque no tenemos suficientes argumentos. En ese caso, haz un examen de conciencia porque la manipulación nunca es la mejor alternativa.

  • Autora: Jennifer Delgado

*Si lo desea, puede leer la publicación: “Vampiros energéticos