Cómo sanar el hígado naturalmente

Hígado- hierbasEl hígado inflamado es un trastorno bastante frecuente.
Si el hígado está en situación normal, estable y en su tamaño habitual, no lo notaremos cuando situemos nuestros dedos debajo del borde de las costillas derechas (a no ser que respiremos muy profundamente).

Puede provocar dolor, náuseas y malestar general.

Los síntomas de cansancio y malestar suelen ser más acusados por las mañanas. Debemos recordar que nuestro hígado, al igual que el sistema linfático, ejercita sus funciones depurativas sobre todo por la noche.
Al estar el hígado inflamado no puede realizarlas de modo óptimo, con lo cual, verás cómo las mañanas suelen ser ese tramo del día que más nos cuesta afrontar.

Ictericia

La ictericia es una coloración amarilla en la piel, que puede aparecer también en nuestros ojos. Es uno de los síntomas más evidentes de que hay un problema, una alteración en el funcionamiento de nuestro hígado.

Recetas para el hígado inflamado:

Una cucharada por las mañanas de aceite de oliva con un poco de jugo de limón: algo curativo y realmente medicinal para tratar enfermedades hepáticas. Actúa como tónico, protector y revitalizante del hígado. Día a día, reducirá la inflamación.

Agua de alcachofas (alcauciles) con jugo de limón. Un tratamiento ideal para cada día. Haz la cocción de dos alcachofas. Añade el jugo de un limón al agua resultante. Deben salirte al menos 3 o 4 vasos de agua, lo suficiente para ir bebiendo a lo largo de todo el día.

Ensalada de betabel (remolacha) con zanahoria rallada. Deliciosa, curativa y un cóctel natural de vitaminas y minerales muy adecuadas para tratar tu hígado inflamado.

Infusiones:

El cardo mariano y el diente de león.
Puedes tomar ambas cada día, en el desayuno y después de tu almuerzo.

EL DESMODIUM REGENERA EL HÍGADO

Nombres comunes: Amor seco, desmodium, pega-pega.

Se usa mucho en infusiones, cápsulas y extractos junto a plantas como el cardo mariano, alcachofa, diente de león, boldo, etc.

Es colerético (estimula la producción de bilis) y colagogo, favorece la normalización de las transaminasas, disminuye las náuseas, estimula el apetito, es antiespasmódico, previene y reduce los ataques asmáticos.

Hepatitis vírica.
Hepatitis tóxica ej. alcoholismo, quimioterapia, etc.
Ictericia.
Cirrosis hepática y procesos hepáticos menores.
Prevención y tratamiento de los procesos Asmáticos.
Estreñimiento.
Dolor de cabeza de origen hepático.
Alergias y asma.
Tos espasmódica.
Transaminasas elevadas.

DOSIS

Extracto fluido; 15 a 20 gotas, 3 veces al día, antes de las comidas.

Polvo seco; 500-2500 mg/día, repartido en 3 tomas diarias.

Esta planta es utilizada como un tratamiento natural eficaz en la lucha contra los ataques que sufre el hígado, ya sean virales o químicos, sobre todo como consecuencia de una intoxicación alcohólica o por medicamentos.

Además, la práctica ha demostrado que esta planta, al proteger y reparar las células del hígado, ayuda a mantener el sistema inmune en buenas condiciones. Por ello, se utiliza a menudo como tratamiento en los cambios de estación para preparar mejor al cuerpo ante los rigores del invierno o los periodos de más calor.

Cómo utilizar el Desmodium adscendens para ayudar a regenerar el hígado. Esta planta ayuda al hígado a regenerarse. La regeneración del hígado es posible gracias a unas células que se comportan como células madre. Por eso, basta con que un 25% del hígado esté sano para que pueda regenerarse por completo.

En caso de problema hepático, se recomienda tomar una dosis de 6 a 10 gramos diarios de la planta cocida en 1 litro de agua hirviendo. Deberá seguirse el tratamiento durante un periodo de 2 a 4 semanas en fase aguda y de 6 a 8 semanas en fase crónica.

El Desmodium también protege al hígado de las agresiones provocadas por un tratamiento médico con agentes químicos (por ejemplo, paracetamol).
En estos casos es conveniente administrar el producto dos días antes de iniciar el tratamiento y continuar 5 días después de haberlo finalizado (es decir, que el tratamiento dura siete días en total).
En estos casos la dosis adecuada es de 6 ó 7 gramos de planta preparada en un litro de agua hirviendo.

Para las afecciones alérgicas, en particular el asma, la posología puede ser de 5 gramos diarios de planta seca hervida en agua (decocción).

Si quieres usar el Desmodium como cura para desengrasar y revitalizar el hígado, deberá tomar una dosis diaria de 5 a 15 gramos durante un periodo de 1 a 3 meses.

  • Fuente: saikuhayotravidaposible.blogspot.com.es

*Si lo desea, puede leer la publicación: Enfermedades del hígado y su origen emocional

Anuncios