La Doma del Buey: las Diez Etapas del Despertar

La doma del bueyEn el siglo doce el maestro chino Kakuan Shien desarrolló los diez dibujos y poemas que forman el conjunto de “En Busca del Buey” o “La Doma del Buey”, obra que los maestros Zen siguen utilizando por su universalidad y atemporalidad.

Dokushô Villalba, primer maestro Soto Zen de España y fundador de la Comunidad Budista Soto Zen en España y abad-fundador del monasterio zen Luz Serena, es el autor del libro “La Doma del Buey: las Diez Etapas del Despertar según el Maestro Zen Kakuan Shien”, una fantástica obra que contiene los poemas originales del maestro zen Kakuan Shien (traducidos por él mismo) y los grabados de Tomikichiro Tokuriki, famoso grabador moderno de Kyoto, así como comentarios del propio Dokusho Villalba en cada una de las diez etapas. Una obra maravillosa de lectura imprescindible.

Estos son las diez etapas con poemas traducidos de Kakuan Shien y los grabados de Tomikichiro Tokuriki. También nos hemos permitido añadir un breve comentario en cada una de las etapas para apoyar la lectura, que en nigún caso pretenden sustituir la profundidad que Dokushô Villalba logra en el texto original. La imagen de portada es de Tenshō Shūbun (s. XV).


I. En busca del buey (la búsqueda)

1En los prados de este mundo, buscando al buey, sin descanso, voy apartando las altas hierbas. Siguiendo ríos sin nombre, perdido entre los confusos senderos de lejanas montañas, desesperado y exhausto, no puedo encontrar al buey. Oigo únicamente el canto nocturno de los grillos, en el bosque.

El camino de regreso a nuestra verdadera naturaleza comienza con una búsqueda que requiere disciplina y persistencia. La práctica de la meditación o de la atención plena no es sencilla: las distracciones se suceden alrededor y el buey, metáfora del objeto de nuestra búsqueda, es huidizo y no se deja ver.


II. Halladas las huellas del buey (el presentimiento)

2Junto a la orilla del río, bajo los árboles, ¡descubro sus huellas! Incluso sobre la fragante hierba veo sus pisadas. Y en lo profundo de las remotas montañas también se las encuentra. Su rastro a nadie puede pasar desapercibido.

La práctica continuada comienza a dar resultados, y obtenemos pistas que nos animan a continuar con nuestra búsqueda. Las huellas nos ayudan a reconocer el camino.


III. Al encuentro del buey (el descubrimiento)

3En la enramada lejana, un ruiseñor canta alegre.
El sol es cálido, la brisa suave, los sauces verdean a lo largo de la orilla del río. El buey está ahí, ¿cómo podría ocultarse? ¿Qué artista sabría dibujar esa espléndida cabeza, esa majestuosa cornamenta?

Nuestra práctica nos lleva al siguiente lugar del camino, donde percibimos algo que nunca antes habíamos visto o sentido. El buey se ha dejado ver por fin; aun si solo somos capaces de ver su cabeza, esta forma parte del todo y está indisolublemente unida a él. La puerta de entrada está cerca.


IV. La captura del buey (la captura)

4Lo atrapo tras una implacable lucha.
Su ruda voluntad y su fuerza son inagotables.
Y se lanza hacia la colina distante, tras las lejanas brumas. O se dirige hacia un barranco impenetrable.

La continuidad y la práctica persistente deben continuar, pues la naturaleza del buey es huidiza y anhela su vida silvestre. Nada recibe el que no está dispuesto a entregar.


V. La doma del buey (la doma)

5Necesito del látigo y la soga. De lo contrario podría escapar en los polvorientos caminos. Bien adiestrado, es de espíritu dócil. Entonces, sin dogal, obedece a su dueño.

Dominio de sí para evitar desviarnos de la pureza de nuestra búsqueda. La cadena de los pensamientos se sucede incesantemente, pero nuestra determinación los sujeta y los doma.


 VI. Retorno a casa a lomos del buey (el camino del gran retorno)

6A lomos del buey, lentamente regreso a casa.
El son de mi flauta llena la tarde. Marco con la mano la armonía que me acompaña, y dirijo el ritmo eterno. Quien oiga esta melodía me acompañará.

La lucha ha terminado. Ya no hay ataduras. Sin miedo ni temor, seguimos adelante, de regreso al hogar, a la verdadera naturaleza de nuestro Ser.


 VII. Olvidado el buey, sólo queda el boyero (solo y sin memoria)

7Montado sobre el buey, vuelvo a mi hogar.
Estoy sereno. El buey también puede descansar.
El alba ha llegado. En este dulce reposo, en mi cabaña, dejo a un lado el látigo y la soga.

Ya no hay necesidad de nada. Todo está en paz, todo está en calma.


VIII. Completo olvido del buey y el boyero (nada)

8El látigo, la soga, uno mismo y el buey, todos, se funden en la Nada. Este cielo es tan vasto que ninguna palabra lo puede abarcar. ¿Podría un copo de nieve subsistir en el ardiente fuego? Aquí están presentes los vestigios de los antiguos maestros.

La iluminación ya no es un estado al que se pretende llegar. No busco ni trato de permancer en ningún lugar, en ningún estado. Ausencia total de ataduras. Nada.


IX. Regreso al fondo y al origen (algo más que nada)

9Se han dado demasiados pasos para volver a la raíz y la fuente. ¡Más habría valido ser ciego y sordo desde el principio! El hogar en la más verdadera morada de uno mismo, indiferente a las cosas exteriores. Sin esfuerzo, fluyen las aguas del río y las flores son rojas.

Sin identidad, sin forma, sólo hay verdad. Yo soy esto.


 X. Entrada en el mercado con las manos vacías (el retorno a la plaza del mercado)

10Descalzo y con el pecho desnudo, me mezclo con la gente del mundo. Mi ropa está remendada y cubierta de polvo, y soy más dichoso que nunca. No uso magia para alargar mi vida,  pero ahora, ante mí, los árboles marchitos se cubren de flores.

El maestro Kakuan Shien autor no persigue la extinción. “El retorno a la plaza del mercado” es el retorno a nuestra existencia ilusoria.

“…Tus viejas concepciones, tus expectativas personales, tus miedos y tus esperanzas se han consumido en el fuego purificador de la Clara Luz y ahora tus ojos y tu rostro están cubiertos de cenizas. No obstante, bajo esas cenizas, a través de tu sonrisa natural, brilla una luz… que sólo aquellos cuyos ojos están también cubiertos de ceniza saben que procede de la Fuente Original”. – Dokushô Villalba

Anuncios

Un pensamiento en “La Doma del Buey: las Diez Etapas del Despertar

  1. Pingback: El círculo de la vida no elige “bandos”Periódico Equilibrium

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s