Aceite de coco: beneficios y contraindicaciones

Después de muchos estudios, en la actualidad no hay ninguna duda de que el aceite de coco es extraordinario para nuestra salud. Se ha demostrado que ayuda a perder peso, mejora el sistema inmunológico, tiene propiedades antioxidantes y numerosos usos cosméticos.

El aceite de coco se compone esencialmente de grasas buenas (87% en total). Estas grasas son triglicéridos de cadena media (MCT) y no de cadena larga, como normalmente se encuentran en los alimentos. La ventaja es que estos triglicéridos son mucho mejor absorbidos por el cuerpo, principalmente por el hígado y luego se convierten en energía y no se transforman en grasa en el cuerpo. Algunas investigaciones han demostrado que la grasa de coco funciona incluso para las personas con diabetes o problemas de tiroides.

Hay dos tipos de este alimento funcional: refinado y orgánico. El primero está compuesto del coco seco, mientras que el segundo se elabora con coco fresco. Típicamente, el aceite de coco se encuentra en estado líquido a altas temperaturas, y por debajo de los 25 grados su estado natural es sólido y blanco. Lo normal es que se eche a perder o se ponga rancio, incluso cuando se almacena durante algún tiempo.

Beneficios del aceite de coco

Para darte cuenta de los efectos beneficiosos para tu salud, los expertos recomiendan que consumas de 1 o 2 cucharadas al día. Mira lo que pasará si incluyes aceite de coco a tu dieta diaria:

  • Menos acumulación de grasa en el cuerpo: Como pasa rápidamente por el hígado debido a sus cadenas de moléculas más pequeñas, el aceite de coco no se almacena como grasa en el cuerpo.

  • Quema extra de calorías: La rápida digestión de la grasas de coco estimula el metabolismo y promueve la pérdida de peso. Es como si se aumentara el fuego interno que quema las calorías de los alimentos, convirtiéndolos en energía.

  • Reducción de medidas en la cintura: Está comprobado que el consumo de aceite de coco favorece la eliminación de la grasa que se deposita en el vientre. Las razones exactas son todavía desconocidas para la ciencia, pero se cree que el aceite actúa directamente sobre algunas hormonas relacionadas con la acumulación de estas reservas en el abdomen.

  • Control del hambre: Por un lado, el aceite de coco aumenta la quema de calorías y, por el otro, ayuda a reducir la sensación de hambre. Una posible explicación de esto es que el líquido debe actuar aumentando el nivel de la hormona responsable de la sensación de saciedad.

  • Acción antioxidante: Colabora con la disminución de la producción de radicales libres. Esto se debe principalmente a la acción directa de la vitamina E presente en el aceite de coco orgánico.

  • Mejora el sistema inmunológico: Actúa en la prevención y la lucha contra gusanos, bacterias y hongos, y restablece la energía robada por estos agentes. En consecuencia mejora la absorción de nutrientes por el aumento de todas las defensas del organismo. El aceite de coco tiene la mayor concentración de ácido láurico entre todas las grasas vegetales.

  • Regula la función intestinal: En casos de estreñimiento o diarrea, el aceite de coco tiene componentes grasos que actúan normalizando las funciones intestinales. Al mismo tiempo, por la monolaurina del ácido láurico, ayuda a eliminar las bacterias patógenas (enemigas), protegiendo y promoviendo el crecimiento de la flora “amistosa”.

Contraindicaciones y Efectos secundarios del aceite de coco orgánico o refinado

Aunque se considera un alimento muy sano, y al no ser un medicamento, hay algunos casos en los que el uso de aceite de coco no es recomendado por los expertos. Principalmente las personas con disfunción hepática, reflujo y que tienen el colesterol alto deben evitar el consumo de este producto.

Los únicos efectos secundarios atribuibles serían los mismos que a cualquier tipo de aceite, que engordan, pero por eso siempre se dice que el consumo moderado es la mejor manera de uso, aunque el aceite de coco a diferencia del aceite de oliva virgen extra no consigue bajar tanto el colesterol malo.

Efectos negativos del aceite de coco

El aceite de coco, al igual que los demás productos elaborados a partir del coco así como la propia pulpa de este fruto, tiene un alto contenido de grasas saturadas, las cuales son en esencia triglicéridos de ácidos grasos saturados, los cuales aumentan el colesterol y por ello pueden causar muchas afecciones cardíacas y una serie de problemas más.

De este modo, los efectos negativos que causa el aceite de coco, son los siguientes:

  • Aumenta la presión arterial: Este tipo de aceite causa hipertensión en las personas, debido a su contenido de grasas saturadas, ya que estos se acumulan en las paredes de las arterias, creando además obstrucciones del flujo sanguíneo.

  • Enfermedades cardíacas: Las enfermedades del corazón se desarrollan al momento en el que la presión de nuestro cuerpo se eleva al igual que el colesterol, ya que las arterias se obstruyen causando un impacto en la función del corazón, por lo que se puede desarrollar un infarto o insuficiencia cardíaca.

  • Aumento de peso: Debido a las altas cantidades de grasa el aceite de coco puede causar sobrepeso, por ello su uso debe ser muy limitado.

  • Problemas en el metabolismo: Este aceite puede causar trastornos metabólicos debido a la cantidad de hidrógeno. También puede aumentar el nivel de azúcar en la sangre, por lo que se producen enfermedades como diabetes, intolerancia a la insulina, entre otros…

  • Problemas intestinales: Este aceite contiene propiedades antimicrobianas, las cuales pueden causar desequilibrios en los intestinos.

  • Diarrea: El consumo excesivo de aceite de coco puede provocar diarrea, esto debido al descontrol que puede provocar dentro de nuestro cuerpo, especialmente a nivel gastrointestinal.

  • Alergias: El aceite de coco puede causar una reacción alérgica a nivel cutáneo, lo cual es un efecto común, cuyos efectos son hinchazón, comezón y urticaria, en un plano más grave también se puede causar vómitos, náuseas y problemas respiratorios. 

*Si lo desea, puede leer la publicación: “La plata coloidal es un poderoso antibiótico“.