Reiki: sensaciones corporales y emocionales durante el tratamiento

REIKI: Canalización y transmisión de la Energía Universal a través de la imposición de manos del terapeuta en los chakras de la persona receptora, para recuperar el equilibrio a nivel corporal, mental, emocional y espiritual.

*Somos energía, TODO en El Universo es energía. Todos los seres la necesitamos para vivir (temperatura- alimento- agua- sueño- vitalidad). Nuestro cuerpo es un canal receptor y emisor de energía.

Chakra significa “rueda o círculos en movimiento”

Tenemos 7 chakras mayores, cada cual representa un elemento de La Tierra y nuestra conexión con el Universo. También tenemos 21 chakras secundarios o menores en varias partes del cuerpo (puntos energéticos), entre ellos en las manos (chakra corazón: dar y recibir amor) y en los pies (chakra raíz: conexión con la tierra).

Los órganos sexuales representan la tierra (la semilla), el vientre representa el agua (las emociones, cordón umbilical), el estómago representa el fuego (ardor), el pecho representa el aire (respirar, sentir, vida), la garganta es la voz (canal comunicación mente-corazón), el entrecejo o tercer ojo representa la comprensión, la compasión (el ojo de la conciencia), y la corona representa lo que Somos (conexión con el Universo/ Fuente/ Conciencia Divina/ Dios/ Presencia, o la definición que prefiera).

Cuando algún chakra se bloquea (enfermedad, dolor, preocupación, miedo, estrés, ansiedad, angustia, depresión, etc), hay desequilibrio y la energía no fluye en armonía.

Sensaciones corporales y emocionales durante el tratamiento de reiki

Las sensaciones son diferentes para cada individuo, y van desde cosquilleos hasta cambios significativos de temperatura, pasando por emociones liberadas, estados agitados del ser o extrañas visiones. Su presencia es siempre un indicador de que la energía fluye y realiza su trabajo, por lo que no hay motivo para asustarse. Este momento de aparente desequilibrio o malestar ha sido denominado “Crisis de curación”, caracterizada por un aparente empeoramiento de los síntomas y las dolencias, y que lleva erróneamente a muchos pacientes a desistir en el tratamiento.

Durante las sesiones continuadas de Reiki, la energía desata nudos interiores que permanecían ocultos para nuestra consciencia, y su resolución e integración es una tarea que depende exclusivamente del paciente. Puede llegar a sentir miedo, ansiedad, tristeza o incluso odio, además de otros síntomas físicos poco habituales. Este proceso responde a una liberación, es el mensaje que Reiki nos entrega: “Sólo tú puedes superar esto, yo estoy aquí para acompañarte“. La energía dirige su atención a los problemas y nos ayuda a tomar plena conciencia de aquello que debe ser trabajado. Recibir una imposición de manos cada cierto tiempo sin trabajar interiormente hace que cada sesión pueda caer en saco roto. Reiki nos indica el camino y lo recorre a nuestro lado, a la vez que elimina los síntomas físicos, pero somos nosotros los que damos los pasos que nos ayudan a seguir evolucionando.

A pesar de que Reiki realiza su trabajo con efectividad, la implicación del que lo recibe es fundamental. Podemos decir que la curación es responsabilidad individual absoluta, y Reiki es el apoyo a un trabajo de crecimiento interior.

Además de las sesiones, el paciente debe cambiar su forma de pensar, así como abandonar viejos patrones que limitan el desarrollo espiritual, mientras que el terapeuta debe entregarse al proceso acompañando a su paciente con dedicación, entrega y mucho amor. Un tratamiento de Reiki exige la implicación total de paciente y terapeuta en el proceso.

El problema es el nudo, no la enfermedad

Por ejemplo, ante un síntoma en el cuello, puede que estemos somatizando un problema de comunicación. En este caso, Reiki trabajará tanto en la zona corporal concreta para aliviar el dolor como en el nudo interior que ha provocado ese problema, un problema que posiblemente tenga algo que ver con el flujo comunicativo que establecemos con nosotros mismos y con los demás. La forma en la que Reiki pone de manifiesto el nudo interior genera una agitación (crisis de curación), y a través de este estado tomamos conciencia de nuestras heridas. Una vez entendido que Reiki nos pide que lo solucionemos juntos, debemos comenzar a trabajar para restablecer el flujo de esta energía tan importante para nuestra armonía que es la comunicación. Si el nudo no se desata, Reiki no va a obrar milagrosamente, puesto que somos nosotros quienes creamos ese problema. 

Sólo por hoy

Reiki es un tratamiento holístico que integra cuerpo-mente y espíritu. Si entendemos la enfermedad como una reacción biológica natural que nos avisa del trabajo interior que debemos realizar, dejaremos de “pelear” contra los síntomas para comenzar a entenderlos, lo que nos permitirá percibir la enfermedad como una oportunidad para aprender lo que nos conviene para nuestra salud corporal, mental y emocional. El resto depende enteramente de nosotros, porque “Reiki es Amor, y eso mismo también somos nosotros: puro amor; pura energía universal.

Sólo por hoy:

  • No te preocupes

  • No te enfades

  • Honra a tus padres, maestros y mayores

  • Gánate la vida honradamente

  • Demuestra gratitud hacia todo ser vivo

Autora: Lola. H. R. 

*Si lo desea, puede leer la publicación: “La Ciencia detrás del Reiki: intentando entender el misterio“. 

Dolor de articulaciones está relacionado con bacterias en el intestino

Los médicos no están del todo seguros de lo que desencadena la artritis reumatoide, una enfermedad en la que el cuerpo se vuelve sobre sí mismo para atacar las articulaciones, pero un cuerpo emergente de investigación se centra en un culpable potencial: las bacterias que viven en nuestros intestinos.

Varios estudios recientes han encontrado que el dolor de articulaciones está relacionado con bacterias en el intestino, dolor de articulaciones por artritis reumatoide, por ejemplo, y otras enfermedades en las que el sistema inmunológico del cuerpo se descontrola y ataca a sus propios tejidos.

Dolor de articulaciones relacionado con bacterias en los intestinos

Un estudio publicado en 2013 por José Scher, reumatólogo de la Universidad de Nueva York, encontró que las personas con artritis reumatoide eran mucho más propensos a tener una bacteria llamada Prevotella copri en sus intestinos que las personas que no tenían la enfermedad. En otro estudio publicado en octubre, Scher encontró que los pacientes con artritis psoriásica, otro tipo de enfermedades autoinmunes de las articulaciones, tenían niveles significativamente más bajos de otros tipos de bacterias intestinales.

Este trabajo es parte de un esfuerzo cada vez mayor de los investigadores de todo el mundo para entender cómo el microbiomala masa de microbios que viven en el tracto gastrointestinal” afecta a nuestra salud en general. El intestino contiene hasta un millar de especies de bacterias diferentes, que en conjunto pesan entre uno y tres kilos.

Esta masa contiene billones de células, más que el número de células que componen nuestro propio cuerpo. En los últimos años, los científicos han recopilado una colección cada vez mayor de la evidencia de que muchos de estos organismos pueden tener un efecto importante en nuestro bienestar, con algunos detonadores crónicos, enfermedades no infecciosas, como la artritis reumatoide, y otros que protegen contra este tipo de enfermedades.

Bacterias en los intestinos afectan el sistema inmunológico

“Está siendo cada vez más claro que estos microbios pueden afectar el sistema inmunológico, incluso en enfermedades que no están en el intestino y que el dolor de articulaciones está relacionado con bacterias en el intestino”, dice Veena Taneja, inmunólogo de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota.

Los científicos están especialmente intrigados por cómo estas bacterias influyen en el sistema inmunológico. En las últimas décadas, la incidencia de muchas enfermedades autoinmunes ha ido en aumento; muchos investigadores de microbioma argumentan que al menos parte de este aumento se debe a los cambios en nuestro ecosistema bacteriano.

Dieta alterada, la explosión del uso de antibióticos, etc. “Nuestra microbioma ha cambiado significativamente durante el último siglo, y especialmente en los últimos 50 años”, dice el microbiólogo Martin Blaser, que pone gran parte de la culpa en el uso generalizado de antibióticos. “Estamos perdiendo microbios buenos con cada generación; se están extinguiendo. Estos cambios tienen consecuencias”.

La Helicobacter pylori ha traído aumento en enfermedades como el asma

Blaser señala su propia investigación sobre una especie de bacteria buena llamada Helicobacter pylori (llamada así porque parece un helicóptero). Se tomaron muestras de las bacterias del intestino de un grupo de niños en Estados Unidos, y encontró que el Helicobacter pylori existía sólo en el 6 por ciento de ellos. En comparación, otras investigaciones han demostrado que la cepa es común en la gran mayoría de personas de muchas partes del mundo, especialmente en los países en desarrollo.

El declive de la Helicobacter pylori en Occidente, probablemente está relacionado con la propagación de los antibióticos, así como la mejora del saneamiento, puede tener consecuencias médicas: algunas investigaciones indican que las bacterias pueden reducir el riesgo de asma, tal vez mediante la reducción de la respuesta inmune del cuerpo para estímulos en el aire. Blaser sospecha que el asma es una de las enfermedades afectadas por nuestro microbioma cambiante. Se observó un aumento en tres décadas, y creció más de un 28 por ciento entre 2001 y 2011.

Blaser argumenta que la H. pylori y otros microbios intestinales están tan profundamente involucrados en nuestras operaciones corporales que no deben ser considerados realmente extraterrestres. “Son parte de lo que somos”, dice. “Estos organismos son parte de nuestra coreografía de desarrollo; tienen una cantidad enorme que ver con cómo se desarrolla nuestro sistema inmunológico”.

De hecho, estas bacterias tienen un poderoso interés en el control de cómo nuestros cuerpos responden a los intrusos. Blaser y otros dicen que parece que muchos de los organismos que viven dentro de nosotros han prosperado por la modulación del sistema inmune para evitar ser reconocidos y atacados como invasores; en esencia, estos organismos entrenan las células inmunes para no ser de gatillo fácil.

Un microbioma con el tipo equivocado de bacterias, o la relación equivocada de bacterias, una situación conocida como disbiosis, puede desequilibrar este sistema inmunológico, haciendo que las células inmunes no sólo asalten esas bacterias, sino también el propio organismo.

La bacteria Prevotella copri puede estimular una reacción inmune que se dirige al tejido causando dolor de articulaciones.

Dolor de articulaciones Artritis manos

Los microbios son especialmente influyentes en el intestino, donde se encuentran dos tercios de las células inmunes del cuerpo. Durante la digestión, el tracto gastrointestinal debe lidiar con un flujo constante de microbios extraños relacionados con los alimentos, los cuales deben ser monitoreados y, si son dañinos, destruidos. Para ello, nuestros intestinos han desarrollado un sistema inmune extenso, cuyos efectos van mucho más allá del intestino. Las células inmunes en el intestino parecen ser capaces de activar células inflamatorias en todo el cuerpo, incluso en las articulaciones.

Pero mientras que muchos científicos están seguros de la relación entre el microbioma y artritis, no han precisado qué papel especial juegan las bacterias en el desencadenamiento de la enfermedad.

Scher dice que la Prevotella copri puede estimular una reacción inmune que luego se dirige al tejido causando dolor de articulaciones. O puede desplazar a los microbios beneficiosos que mantiene a las células de ataque del sistema inmune muy agresivas (una teoría apoyada por el hecho de que las personas con altos niveles de Prevotella copri también habían reducido las cantidades de bacterias Bacteroides fragilis, lo que parece contener el sistema inmunológico).

Scher sospecha que un mecanismo similar podría explicar los resultados en el estudio de la artritis psoriásica; las especies de bacterias desaparecidas: Akkermansias, Ruminococcus y Pseudobutyrivibrio, pueden indicar al sistema inmune moderarse.

La dieta y el ajuste microbiano podrían ser la cura para la artritis y otras enfermedades autoinmunes.

Scher piensa que con el tiempo, será posible tratar la artritis mediante el ajuste del microbioma. Decenas de investigadores, entre ellos Scher y Blaser, están investigando una serie de estrategias posibles de utilizar bacterias como medicina para enfermedades inmunológicas.

Ya, millones de estadounidenses ingieren probióticos -cócteles de bacterias supuestamente beneficiosas que afirman tratar todo, desde el acné hasta insomnio. Scher, como muchos científicos de microbioma, es escéptico de que estos productos sean útiles. “Yo no creo que sea tan simple como eso”Por un lado, dice, no está claro si la mayoría de los microbios de los probióticos pueden sobrevivir el proceso digestivo.

Scher pone más fe en la modificación del microbioma a través de la dieta. Señala que algunos pacientes con artritis reumatoide se han beneficiado de dejar de comer carne, o la adopción de una dieta mediterránea (rica en pescado, aceite de oliva y verduras y baja en carnes y grasas saturadas), aunque los científicos no saben exactamente por qué esto ayuda.

En un estudio separado, los investigadores finlandeses encontraron que una dieta vegana cambió el microbioma intestinal, y que este cambio estaba vinculado a una mejora de los síntomas de artritis bajando la inflamación y el dolor de articulaciones.

Dolor de articulaciones Aceite de oliva ensalada

Otros se centran en los errores particulares sobre dieta. En la Clínica Mayo, Taneja ha encontrado que una especie de bacteria Prevotella, P. histicola, puede prevenir, en experimentos realizados, la artritis reumatoide y la esclerosis múltiple, una enfermedad autoinmune del cerebro y los nervios.

Y algunos científicos como el microbiólogo de la Universidad de Harvard, Dennis Kasper, no se están centrando en las bacterias, pero en los compuestos que producen. Descubrió que un compuesto de la bacteria Bacteroides fragilis, por ejemplo, puede aliviar la enfermedad autoinmune como la esclerosis múltiple, mediante la liberación de una molécula llamada polisacárido A, o PSA.

En este momento, los médicos no están usando microbios o sus metabolitos en pacientes con artritis y esclerosis múltiple, pero Scher, como Kasper, son optimistas: “En 10 o 15 años creo que el microbioma será una opción terapéutica clave para algunas de estas enfermedades, habrá desafíos, pero no veo por qué no pueda suceder. Esto no es ciencia ficción”.

*Si lo desea, puede leer la publicación: La conexión intestino-cerebro es poderosa -Dr. Emeran Mayer-.

 

¿A qué grupo de Almas pertenece a la tuya?

Todos tenemos alma. Algunos la tenemos muy presente y otros en apariencia parecen carecer de ella. Es fundamental conocerse y más aún, encontrar esa esencia vital que se encuentra en todos nosotros, pero ¿Qué clase de alma tienes y de dónde viene? Esa sería uno de los interrogantes para iniciar tu propia búsqueda.

El alma se mantiene siempre viva y es el cuerpo el que se desgasta y se marchita, pero nuestra pequeña chispa, sigue ahí después de este viaje.

Tres grupos básicos de Almas

Las almas que habitan La Tierra se dividen en tres grupos básicos: los nómadas, las almas viejas y las almas jóvenes.

Seguro que hay más clases de almas pululando por aquí, pero estos son los grandes grupos, los más mayoritarios y vamos a descubrirlos juntos. Las nómadas son almas que encarnan en La Tierra con un propósito concreto, no acumulan karma, nacen sin velo del olvido o lo pierden a lo largo de sus vidas, y tienen capacidades despiertas que el humano medio no posee, al menos de forma consciente. Estas almas nómadas una vez concluyen su tarea, vuelven a su lugar de origen y no vuelven a encarnar en este planeta. Las almas viejas por el contrario, son almas que han estado atrapadas en la rueda de la reencarnación durante cientos, quizás miles de años. Son almas que están en fase de concluir su experiencia en este mundo físico y están viviendo una de sus últimas encarnaciones, son almas que han pasado por todos los estados posibles de experiencia y solo les queda por pulir pequeños matices para concluir su viaje. Las almas nuevas son el grupo más amplio y está compuesto por aquellas almas que no han encarnado demasiadas veces y aún tienen que vivir muchos tipos de experiencias, algunas de ellas extremas, del tipo, rico-pobre, verdugo-víctima, amor-odio. La única diferencia entre viejas y jóvenes es la experiencia que llevan acumulada.

¿Cómo saber a que grupo perteneces?

Voy a describiros brevemente las características generales y a grandes rasgos de cada grupo, puede que te sientas identificado o no, quizá alguien que conoces te cuadre más, el caso es que somos 7.000 millones de almas por lo tanto es fácil que no te sientas identificado en ningún grupo, o quizás tengas un poco de alguno de ellos. No es ni mejor, ni peor, pertenecer a uno de estos grupos, también tenerlo medianamente claro te ayudará a conocerte un poco más e ir puliéndote para no caer repetidas veces en esos pequeños dramas con los que nos topamos habitualmente.

  • Nómadas: Son seres que no tienen arraigo aquí, por lo tanto desde niños es fácil que digan que sus padres no son sus padres, que ese no es su mundo o que vienen de X galaxia, por ejemplo. Son seres muy despiertos e inteligentes y no se sienten a gusto en según que ambientes y rápidamente son etiquetados como bichos raros. Sienten un casi perpetuo anhelo insaciable que se irá calmando según vayan descubriendo su misión. Desde niños no encajan con sus compañeros y normalmente son mal diagnosticados con síndromes como el TDH y por desgracia medicados. De adultos terminan por recordar quienes son y cual es su cometido, tienen una alta espiritualidad y se centran básicamente en eso que tiene que hacer creando pocos vínculos. Se sienten muy atraídos por todo lo alternativo, tanto en ciencia como en medicina, son altamente vanguardistas y les atrae mucho el arte y todo lo que tenga que ver con el pensamiento. Tienen facilidad para manejar las energías y contactar con las conciencias superiores. Finalmente son conscientes de que una vez finalicen su tarea no volverán, por ello muchos no forman familias, ni tienen descendencia. Muchos de ellos son etiquetados como índigos o cristal por sus capacidades y su falta de velo, pero la gran mayoría de ellos prefieren pasar desapercibidos y vivir en el total anonimato, centrados y conscientes del papel que deben desempeñar.  

  • Almas Viejas: Son seres altamente equilibrados, en una perpetua búsqueda de conocimiento. Tienen grandes capacidades para la expresión artística, las letras y la música, son muy sensibles y herméticos. Son muy sociables y gozan de una conversación muy rica, pero no son muy dados a estrechar lazos afectivos, suelen ser muy independientes y poco dados a ambientes familiares o sociales, en su interior guardan una especie de necesidad imperiosa por saber quienes son. Son muy espirituales, pero a su vez rechazan cualquier religión, no se sienten a gusto en ninguna ideología concreta, entienden perfectamente el funcionamiento de la sociedad en que viven y pasan de puntillas por ella. Les gusta pasar desapercibidos y desempeñan tareas que no requieran una implicación excesiva y les permita continuar su perpetua búsqueda. En algún momento de su vida, toman conciencia y se despierta en ellos la necesidad de la auto búsqueda, son altamente autodidactas y rechazan cualquier dogma, también son altamente vanguardistas y de ellos surgirán grandes y revolucionarios pensamientos filosóficos. Evitan los enfrentamientos, no son nada competitivos y sus egos suelen ser minúsculos. Se podría decir que están de vuelta y son conscientes de ello. 

  • Almas Jóvenes: Suelen ser altamente extremas, y sus vidas son un auténtico torbellino de experiencias. Suelen ser muy egocéntricos y muy competitivos. Se toman su existencia como si fuera la última, están altamente programados y dogmatizados, pueden ser muy religiosos, pero nada espirituales, tienen una ideología concreta y llevada al extremo. Gozan con actividades que requieran un esfuerzo físico y deportes de todo tipo. Están muy apegados a esquemas familiares o sociales, no saben estar solos. Son altamente extremistas y pasan fácilmente del amor al odio, no eluden los enfrentamientos directos y suelen repetir frecuentemente los mismos errores. Las almas jóvenes disfrutarán desempeñando cualquier tipo de función que esté altamente jerarquizada, son muy materialistas y valoran al resto por lo que poseen. Su búsqueda de conocimientos o de si mismos es casi nula, se sienten seguros en su zona de confort y no sentirán necesidad de ampliar horizontes a nivel mental o de pensamiento. Poco sensibles, entienden el amor o la amistad como una posesión más. Procurarán ser siempre el centro de atención y no escatimarán en recursos para lograrlo.

Si te ves reflejado en alguno de estos grupos enhorabuena, ahora deberías emprender la aventura del autoconocimiento, ya sabes que tu paso por esta realidad es solo un cúmulo de experiencias, trata de vivirlas sin acarrear demasiadas consecuencias kármicas y evita caer en tus propias trampas, disfruta del viaje y vive el momento. No caigas en los dramas que te proponga la vida y sortéalos de la mejor forma posible. El objetivo común es el conocimiento, acumula experiencias y no te regodees en ellas, fluye, vive y finaliza con éxito tu experiencia de vida.

*Si lo desea, puede leer la publicación: El alma entra en el feto a los 49 días por la glándula pineal -Doctor Rick Strassman-.