Sobre Mí

Hola, mi nombre es Mª Dolores Hernández Rivas, mi familia y mis amistades me llaman Lola.

Nací en Salamanca (España), ciudad donde resido.

Lola y ThorConocí el reiki a través de Thor, el perro de mi hijo, que enfermó de cáncer de cuello. Fue operado para extirparle el tumor pero aún quedaba otro tumor inoperable cercano al extirpado, por lo cual tras la biopsia, su esperanza de vida era solamente de 13 semanas según el informe del veterinario, el cual, ante la ineficacia de la quimioterapia en este tipo de tumor, sugirió que podía probar con reiki. A pesar de que el Doctor no sabía muy bien en qué consiste esta terapia complementaria  (reconocida y aprobada por la OMS: Organización Mundial de la Salud), sí había escuchado de otros casos en los que las mascotas habían mejorado. Mi hijo no había oído hablar antes de esta terapia y reiki parecía ser su única opción, por lo cual inició su búsqueda y encontró a Montse, maestra de reiki de Barcelona y editora del blog hermescuidatiapren.com

Tras iniciarse y proporcionarle a su mascota las primeras sesiones de reiki, Thor experimentó una gran mejoría, hasta el punto de que el tumor remitió, algo fuera de toda lógica para la medicina convencional. El veterinario, asombrado de la mejoría de Thor, aconsejó a mi hijo hacerle un seguimiento y así constatar los buenos resultados.

Montse recomendó a mi hijo abrirse a la comunicación con su entorno ya que Thor enfermó porque somatizó los problemas de comunicación de mi hijo. Los perros sienten amor incondicional por sus dueños y son capaces de dar la vida por ellos, enfermando para darles “un toque de atención sobre su manera de dirigirse y su comportamiento en la vida, o bien para protegerlos de las energías nocivas que sus pensamientos, emociones y acciones están manifestando. En este caso, los problemas de comunicación terminaron provocando un tumor en el cuello de Thor (año 2011).

Thor logró vivir 4 años más, fue muy feliz con mi hijo y su familia en Guatemala hasta el día 6 de marzo de 2015 que falleció plácidamente en brazos de mi hijo. Para nosotros siempre estará vivo en nuestros corazones. Las mascotas son grandes maestros.

Thor, gracias infinitas por tu Amor incondicional

“Las palabras nunca alcanzan cuando lo que hay que decir desborda el alma” (Julio Cortázar)

Mi vida también dio un giro radical por aquellas fechas (2011). Dejé mi trabajo para dedicarme a atender, acompañar y mimar a mi madre, enferma de cáncer. Escuché a mi corazón y mi vida se transformó poco a poco. Tras fallecer mi madre y pasar un año sin saber qué rumbo tomar, las sincronías me llevaron a conocer a mi  maestro de reiki, Jesús, e iniciarme en esta terapia de sanación. Fue algo mágico: hechos, personas, fechas, un montón de sincronías (coincidencias significativas) perfectamente orquestadas. Sin duda, una mano invisible nos guía, nos acompaña, nos ama y nos protege. Al principio fue duro porque para mí reiki es más que una terapia energética, es un camino de crecimiento personal, de evolución espiritual, y eso implica reconocer mis miserias, remover en mi basura para llegar a lo más profundo de mi Ser, una lucha entre la oscuridad y la Luz. Reconocer mis heridas, aceptarlas y soltarlas para poder sanarlas.

Seamos como la flor de loto, que aún en medio del lodo, emerge Pura y Perfecta.

Un profundo miedo se apoderó de mí, me paralizaba, me esclavizaba, hasta que por fin decidí hacerle frente e inicié mi camino dando sesiones de reiki. Empecé las prácticas con mis amistades y ante la notable mejoría de sus dolencias, me fueron llegando personas a través del boca a boca.

La mayoría de las personas no saben que es el reiki pero opinan y juzgan sin saber al respecto. Cuando les explico que esta técnica también se aplica en Hospitales, les cambia el gesto mostrando interés por saber en qué consiste esta terapia energética. Como decía el magnífico Wayne W. Dyer:

La mayor demostración de ignorancia es rechazar algo de lo cual no sabemos absolutamente nada

Me encanta mi trabajo, lo vivo. Ayudar a los demás nace de la necesidad de ayudarnos a nosotros mismos, ya que en algunas situaciones nos cuesta salir del laberinto de emociones en el que nos sentimos atrapados. A medida que voy dando más sesiones de reiki, mi percepción de la energía aumenta y distingo los bloqueos de mis pacientes (de paciencia) con mayor claridad. Procuro ser discreta, me limito a decirles lo que percibo en ellos a todos los niveles. Suelen sorprenderse, porque sin haberme hablado previamente de sus dolencias o malestar, yo se lo digo al terminar la sesión. Algunas personas sienten la necesidad de explicarme cómo se sienten, ya sea a nivel físico, mental o emocional, entonces les escucho atentamente y les doy mi opinión si me lo piden.

Animada por las ganas de seguir aprendiendo, en Guatemala recibí una certificación de masaje neuromuscular a manos del Dr. Bill Clemens, una modalidad de masaje quiropráctico conocida como Terapia NIMMO o Neuromuscular Trigger Point Therapy

Si deseas contactar conmigo, haz click aquí.

Lola frente al Fuego Sagrado, junto a Tata Pedro Cruz y miembros del equipo de Caminantes por la Vida y la Paz del Mundo

Lola frente al Fuego Sagrado, junto a Tata Pedro Cruz y miembros del equipo de Caminantes por la Vida y la Paz del Mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.