El corazón es el campo magnético más fuerte del cuerpo

El corazón es...Está demostrado que el espacio no esta vacío como creíamos, está lleno de esencia viva que recién empezamos a entender y también está demostrado que nuestras experiencias interiores influyen en el mundo a través del espacio.

En 1944 el padre de la física cuántica, Planck lo identificó como la MATRIZ, dijo que bajo todo lo visible, incluido nuestro cuerpo, existe una mente conciente e inteligente. Esta mente es “La Matriz de la materia”, sabemos que podemos influir en este campo de formas que estamos descubriendo con el corazón, no con la mente.

La mente es importante, los antiguos la distinguen de los sentimientos, estos centrados en el corazón, son Emociones Coherentes”. Sentir amor, compasión, comprensión, perdón, cambia la autoestima y esto altera los CAMPOS ELECTRO-MAGNÉTICOS del corazón y éstos cambian la materia que forma lo que nos rodea.

EL CORAZÓN ES EL CAMPO MAGNÉTICO MÁS FUERTE DEL CUERPO

Los sentimientos inciden en el campo que interconecta la materia y alteramos nuestra realidad de forma casi milagrosa para nuestra ciencia.

Las antiguas culturas indígenas, parten de ahí de que todo está conectado y somos parte de ello, la clave es la unión de pensamiento-sentimiento y emoción… EN EL CORAZÓN.
Se distinguen tres experiencias corporales relacionadas como por ejemplo; podemos pensar en la relación perfecta o la paz mundial, pero lo atraemos a nuestra vida si insuflamos emoción a esa idea. La emoción procede de los 3 centros creativos inferiores. La fuerza de la emoción dota de vida a nuestro pensamiento y ambas energías se juntan en el Centro que falta: “EL CORAZÓN”, que los científicos llaman “Oscilador de Cristal líquido del pecho”, éste genera ONDAS ELECTRO-MAGNÉTICAS que influyen en lo que nos rodea, según nuestros pensamientos y la emoción que les infundamos.

El sentimiento, según la tradición sanscrita, es la “Unión del pensamiento y la emoción”. El sentimiento es el rezo (la oración), el sentimiento es el “LENGUAJE DIVINO”.

Las oraciones, afirmaciones, creencias, el lenguaje, al comunicar desde el corazón, tienen un gran impacto inmediato en nuestro cuerpo y en el mundo, la emoción y las creencias son literalmente un lenjuage no verbal que el campo entiende, y este campo funciona en “Tiempo real”.

  • Autor: Greeg Braden -Edición Todos Somos Angeles-

*Si lo desea, puede leer la publicación: “Taller online gratuito de Mindfulness o Atención Plena: 4 vídeos explicativos y 7 audios guiados

Anuncios

Células del hijo persisten en el cerebro de su madre desde la gestación

Mamá con bebéRobert Martone, experto neurocientífico de EE.UU. describe la importancia del hallazgo.

“El vínculo entre madre e hijo es profundo, con una conexión física más profunda de lo que nadie pensaba”.

“Las células microquiméricas no sólo circulan en la sangre, sino que están incrustadas en el cerebro”.

El nuevo campo de investigación nos recuerda una interconexión que perdura más allá de la muerte.

El experto científico estadounidense Robert Martone describe en un artículo en Scientific American la importancia del descubrimiento.

REDACCIÓN HO.- Robert Martone, jefe del área de Neurociencia terapéutica en el Covance Biomarker Center of Excellence de Greenfield (Indiana, EE.UU.) explica en artículo publicado en Scientific American -principal revista mundial en alta divulgación científica- el alcance del hallazgo científico (puede leerse íntegro aquí, en inglés). Parte del microquimerismo-presencia persistente en un organismo de células genéticamente distintas a las suyas- un fenómeno bien conocido y que parece relacionado con determinadas enfermedades autoinmunes, aunque sus razones no están claras. A partir de ello, se llega a la conclusión de que “el vínculo entre madre e hijo es profundo, y una nueva investigación sugiere una conexión física incluso más profunda de lo que nadie pensaba”.

UN EMBARAZO DURA PARA SIEMPRE

“Los profundos lazos psicológicos y físicos compartidos por la madre y su hijo durante la gestación comienzan cuando la madre lo es todo para el feto en desarrollo, el suministro de calor y sustento”. Lo que se ha descubierto ahora es que “las células microquiméricas no sólo circulan en la sangre, sino que están incrustadas en el cerebroSe descubrió precisamente hallando células con el cromosoma circulando en la sangre de mujeres tras el embarazo. Como son células masculinas, “no podían provenir de la mujer, sino más probablemente de sus niños durante la gestación en virtud del intercambio que se produce a través de la placenta, órgano formado de células de la madre y el feto. Las células pueden migrar a través de la placenta y residenciarse en diversos órganospulmón, músculos tiroideos, hígado, corazón, riñón y piel.

Una mujer puede tener en sí tanto células de sus hijos como células de su madre, pues el proceso a través de la placenta es inverso. Es más: en animales se ha descubierto que células microquiméricas se habían convertido en células nerviosas, “sugiriendo que podrían estar funcionalmente integradas en el cerebro. Es posible que lo mismo pueda ser verdad en el caso de células en el cerebro humano”, afirma Martone.

“Estamos acostumbrados a pensar en nosotros mismos como individuos singulares autónomos, y estas células extrañas parecen desmentir esa idea, y sugieren que la mayoría de la gente lleva los restos de otros individuos”, afirma el experto, ante los impresionantes resultados del nuevo estudio que muestra que las células de otros individuos también se encuentran en el cerebro. Son menos comunes en los cerebros de las mujeres que tenían la enfermedad de Alzheimer, lo que sugiere que puede estar relacionado con la salud del cerebro. El resultado es paradójico, dado que las mujeres con muchos embarazos (y por tanto con presumiblemente más células en el cerebro de sus hijos e hijas) tienen más probabilidad de tener enfermedad de Alzheimer.

Tras discutir otros aspectos del experimento en su vertiente terapéutica -el hallazgo ofrece múltiples posibilidades, desde la reparación de tejidos, a la prevención del cáncer o el tratamiento de enfermedades autoinmune-. Martone concluye que este nuevo campo de investigación es “un recordatorio de nuestra interconexión”, una interconexión máxima, entre madre e hijo, que perduraría más allá de la muerte de la gestante… O del concebido, en caso de ser éste el que muera, como ocurre cuando es eliminado por el aborto.

*Si lo desea, puede leer la publicación: “El corazón tiene cerebroAnnie Marquier, matemática e investigadora de la conciencia.

“El corazón tiene cerebro”, Annie Marquier, matemática e investigadora de la conciencia

Corazón&cerebroAnnie Marquier, matemática e investigadora de la conciencia

Tras estudiar Matemáticas y la carrera de piano y órgano fue profesora en La Sorbona. Luego se instaló en India y participó en la creación de la comunidad de Auroville con Sri Aurobindo y Krishnamurti. Y poco después fundó en Quebec el Instituto para el Desarrollo de la Persona. Es autora de “El poder de elegir”, “La libertad de Ser” y “El maestro del corazón” (Luciérnaga). Lleva muchos años investigando la intersección entre la ciencia y la conciencia y sus planteamientos son siempre rigurosos y están documentados. El próximo sábado expondrá en las jornadas sobre “La Evolución de la Conciencia(CosmoCaixa) los descubrimientos sobre el cerebro del corazón y sus implicaciones.

Annie MarquierQué el corazón tiene cerebro es una metáfora, ¿no?

No. Se ha descubierto que el corazón contiene un sistema nervioso independiente y bien desarrollado con más de 40.000 neuronas y una compleja y tupida red de neurotransmisores, proteínas y células de apoyo.

¿Es inteligente?

Gracias a esos circuitos tan elaborados, parece que el corazón puede tomar decisiones y pasar a la acción independientemente del cerebro; y que puede aprender, recordar e incluso percibir. Existen 4 tipos de conexiones que parten del corazón y van hacia el cerebro de la cabeza.

Primera…

La comunicación neurológica mediante la transmisión de impulsos nerviosos. El corazón envía más información al cerebro de la que recibe, es el único órgano del cuerpo con esa propiedad, y puede inhibir o activar determinadas partes del cerebro según las circunstancias.

¿Significa eso que el corazón puede influir en nuestra manera de pensar?

Puede influir en nuestra percepción de la realidad y por tanto en nuestras reacciones.

Segunda conexión…

La información bioquímica mediante hormonas y neurotransmisores. Es el corazón el que produce la hormona ANF, la que asegura el equilibrio general del cuerpo: la homeostasis. Uno de sus efectos es inhibir la producción de la hormona del estrés y producir y liberar oxitocina, la que se conoce como hormona del amor.

Tercera…

La comunicación biofísica mediante ondas de presión. Parece ser que a través del ritmo cardiaco y sus variaciones el corazón envía mensajes al cerebro y al resto del cuerpo.

Cuarta…

La comunicación energética: el campo electromagnético del corazón es el más potente de todos los órganos del cuerpo, 5.000 veces más intenso que el del cerebro. Y se ha observado que cambia en función del estado emocional. Cuando tenemos miedo, frustración o estrés se vuelve caótico.

¿Y se ordena con las emociones positivas?

Sí. Y sabemos que el campo magnético del corazón se extiende alrededor del cuerpo entre 2 y 4 metros, es decir, que todos los que nos rodean reciben la información energética contenida en nuestro corazón.

¿A qué conclusiones nos llevan estos descubrimientos?

El circuito del cerebro del corazón es el primero en tratar la información que después pasa por el cerebro de la cabeza. ¿No será este nuevo circuito un paso más en la evolución humana?

¿…?

Hay 2 clases de variación de la frecuencia cardiaca: una es armoniosa, de ondas amplias y regulares, y toma esa forma cuando la persona tiene emociones y pensamientos positivos, elevados y generosos. La otra es desordenada, con ondas incoherentes.

¿Aparece con las emociones negativas?

Sí, con el miedo, la ira o la desconfianza. Pero hay más: las ondas cerebrales se sincronizan con estas variaciones del ritmo cardiaco; es decir, que el corazón arrastra a la cabeza. La conclusión es que el amor del corazón no es una emoción, es un estado de conciencia inteligente.

Ya ve, el cerebro del corazón activa en el cerebro de la cabeza centros superiores de percepción completamente nuevos que interpretan la realidad sin apoyarse en experiencias pasadas. Este nuevo circuito no pasa por las viejas memorias, su conocimiento es inmediato, instantáneo, y por ello, tiene una percepción exacta de la realidad.

Parece ciencia ficción

Está demostrado que cuando el ser humano utiliza el cerebro del corazón crea un estado de coherencia biológico, todo se armoniza y funciona correctamente, es una inteligencia superior que se activa a través de las emociones positivas.

Pues parece que nadie lo utilice…

Es un potencial no activado, pero empieza a estar accesible para un gran número de personas.

¿Y cómo puedo activar ese circuito?

Cultivando las cualidades del corazón: la apertura hacia el prójimo, el escuchar, la paciencia, la cooperación, la aceptación de las diferencias, el coraje

¿Santos las 24 horas?

Es la práctica de pensamientos y emociones positivas. En esencia, liberarse del espíritu de separación y de los 3 mecanismos primarios: el miedo, el deseo y el ansia de dominio, mecanismos que están anclados profundamente en el ser humano porque nos han servido para sobrevivir millones de años.

¿Y cómo nos liberarnos de ellos?

Tomando la posición de testigos, observando nuestros pensamientos y emociones sin juzgarlos, y escogiendo las emociones que nos pueden hacer sentir bien. Debemos aprender a confiar en la intuición y reconocer que el verdadero origen de nuestras reacciones emocionales no está en lo que ocurre en el exterior, sino en nuestro interior.

Ya

Cultive el silencio, contacte con la naturaleza, viva periodos de soledad, medite, contemple, cuide su entorno vibratorio, trabaje en grupo, viva con sencillez. Y pregunte a su corazón cuando no sepa qué hacer.

*Si lo desea, puede leer la publicación: “GRATIS Reto de Mindfulness: 7 audios guiados y 4 vídeos explicativos