Cómo hacerse más consciente

Hay tres dificultades en hacerse consciente. Entenderlas es esencial para todo el que busca.

Todo el mundo se hace consciente, pero sólo cuando el acto ha terminado. Te enojaste, le diste una bofetada a tu mujer, o le tiraste una almohada a tu marido. Después, cuando el acaloramiento ha pasado, cuando el momento ha pasado, te vuelves consciente. Pero ahora ya no tiene sentido, ahora ya no se puede hacer nada. Lo que se ha hecho ya no se puede deshacer, ahora es demasiado tarde.

Hay que recordar tres cosas:

1. Hacerse consciente cuando el acto está sucediendo.

Esa es la primera dificultad para la persona que quiere hacerse consciente: tomar conciencia en el acto mismo.
La ira se encuentra ahí, como humo dentro de ti. El hacerse consciente es la primera dificultad, pero no es imposible. Sólo un poco de esfuerzo y lo lograrás.
Al principio, comprobarás: te haces consciente cuando la ira se ha ido y todo se ha calmado, te vuelves consciente a los quince minutos. Sigue intentando… Te harás consciente a los cinco minutos. Sigue intentando… Y te harás consciente justo cuando la ira se está evaporando. Inténtalo un poco más… Y te harás consciente exactamente en la mitad del suceso. Y ése es el primer paso: sé consciente en el acto.

2. Hacerse consciente antes del acto.

Cuando el acto todavía no ha sucedido pero es ya un sentimiento en tu interior.
Está ahí, se puede convertir en acto en cualquier momento. Ahora vas a necesitar una conciencia un poco más sutil.
El acto es una cosa tosca: golpeaste a la mujer. Puedes hacerte consciente cuando estás golpeando; pero el sentimiento de golpear es mucho más sutil. Esta es la diferencia entre el pecado y el crimen. Crimen es cuando algo se convierte en acto. Ningún tribunal puede castigarte por un sentimiento. 
Puedes tener la emoción de asesinar a alguien pero ninguna ley te puede castigar por ello. Puedes disfrutar, puedes soñar; pero sólo estás bajo ley cuando actúas, cuando haces algo y la emoción se transforma en acto; entonces ese acto se convierte en crimen.
Pero la espiritualidad profundiza más. La espiritualidad dice que una vez que piensas algo malo, ya es pecado. El que lo lleves a la práctica o no, no importa. Tú ya lo has llevado a cabo en tu fuero interno, y eso te afecta, eso te contamina.

3. Atrapar el proceso que finalmente trae como resultado el acto antes de que se convierta en sentimiento.

Antes de que algo se convierta en sentimiento, es un pensamiento.
Estas son las 3 cosas: el pensamiento viene primero, después viene el sentimiento y después viene el acto.
Quizá no seas consciente de que todo sentimiento es producido por un cierto pensamiento. Si no hay pensamiento, el sentimiento no aparece. Ahora tienes que hacer casi lo imposible: atrapar a un cierto pensamiento.
La tercera dificultad es atrapar al pensamiento cuando está surgiendo en ti. Sólo tienes que practicar un poco. Sentado, en silencio, simplemente observa tus pensamientos. Estás enojado, sientes avaricia, sientes celos… Atrápate en medio del pensamiento.

Si puedes hacer estas 3 cosas, de repente entrarás en el núcleo más profundo de tu Ser.

La acción es lo más lejano del Ser, después viene el sentimiento, después viene el pensamiento. Y escondido en el pensamiento, está tu Ser. Ese Ser es Universal. Ese Ser es la meta de todos los meditadores. A ese Ser puedes llamarle Dios, atman, yo, no-yo; llámalo como quieras, pero ésa es la meta. Y hay que pasar estas 3 barreras. Estas 3 barreras son como 3 círculos concéntricos alrededor del centro de tu Ser.

*Si lo desea, puede leer la publicación: “Taller online gratuito de Mindfulness o Atención Plena: 4 vídeos explicativos y 7 audios guiados

Anuncios

7 Situaciones que no debes aceptar en tu relación

Situaciones parejaEn varios de nuestros artículos hemos hablado de la importancia y de la necesidad sana del ser humano de relacionarnos entre nosotros y tener una pareja. Construir una relación auténtica en la que vivimos y sentimos con libertad es uno de los placeres que todos deberíamos experimentar al menos una vez.

No existen palabras para definir el grado de ilusión, seguridad y apoyo que puede aportarte una relación de pareja sana y placentera.

Cuando encontramos a la persona con la que gozamos de verdadero y sincero amor, podemos compartir nuestros sueños, deseos y alegrías disfrutando ambos de momentos preciosos, amando sin barreras y sin miedos.

Todo puede ser increíble dentro de una pareja pero es cierto que en ocasiones estas pueden volverse raras, diferentes y destructivas para los que la componen. Si esta situación tiene lugar es muy importante poner solución, actuar y no permitirlo.

Si tu pareja te hace sentir muy mal o te demanda excesiva atención con conductas poco usuales, necesitas poner remedio.

¿CUÁLES SON LAS 7 SITUACIONES QUE NO DEBEMOS ACEPTAR EN UNA RELACIÓN?

1. Que te controlen. Si tu pareja te pregunta dónde vas a estar o cómo te encuentras no implica necesariamente algo negativo, simplemente se está preocupando por tu persona y si te pudiese ocurrir algo. Si nos encontramos en una situación donde los límites de horario y barreras para estar con otras personas aparecen, entonces sí que debemos comenzar a preocuparnos y hablarlo. También es importante recordar lo esencial que es tener libertad para tomar nuestras propias decisiones dentro de una pareja y tener nuestra propia vida y su control, no que lo hagan los demás.

2. Celos injustificados. ¿Tu pareja siempre está pensando que le mientes? Cuando se dan estas emociones por parte de la otra persona, este tipo de celos extremos tienen origen en la inseguridad de él/ella. Es verdad que todos nos sentimos inseguros en muchas ocasiones. Lo que también es cierto es el hecho de que esta inseguridad puede convertirse en un hábito negativo sobre tu persona desgastante.

3. Que espere que cambies. Cuando amamos a alguien y decidimos tener relación con él/ella estamos aceptando como es tal cual, tanto lo bueno como lo menos positivo de su interior y persona. Amas todo lo que tu pareja implica y significa bajo un respeto mutuo. Por ello, no intentas cambiarle a menos que sea una situación obvia donde la persona pueda sufrir algún daño, etc… Cada uno somos únicos e irrepetibles, consentir que cambien o modifiquen nuestra esencia no está permitido, y más en una relación nacida del amor.

4. Discusiones poco saludables. Existen dos tipos de conversaciones: las sanas y normales, y las destructivas o tóxicas. Evitar aquellas discusiones donde ambos suben el tono de la voz, se intercambian palabras negativas o se busca hacer daño a la otra persona será necesario para crear una buena y sana relación. Aprendiendo a empatizar y dialogar evitarás que tu relación se convierta en lo contrario que buscas.

5. Las mentiras. Las mentiras constituyen una de las formas más sencillas de arruinar una relación. La confianza es la base de cualquier relación y más de aquella que forma una parte tan esencial en nuestra vida. Mentir nos desgasta, nos destroza emocionalmente. Además, normalmente la persona que comienza a mentir tiene que seguir haciéndolo para dar credibilidad a la mentira que ha contado anteriormente, entrando así en un bucle difícil de parar.

6. Que no te apoye con tus deseos y sueños. El apoyo, junto la confianza, constituye la base de cualquier relación. Si conocemos a una persona que no cree en nosotros mismos y duda de nuestra valía entonces debemos dejarle ir. ¿Por qué? No debes permitir que nadie te quite las ganas de luchar por lo que te hace sentirte vivo: tus sueños. Si dejas que hagan eso, entonces no serás el dueño de tu propia y auténtica vida.

7. Que solo te quiera por sexo. El sexo es un añadido más dentro de una relación. Si no te apetece tener relaciones sexuales con tu pareja, no tienes por qué sentirte mal o tener que llevarlo a cabo obligatoriamente. Debes decir NO cuando no te apetezca o no quieras. Siempre es bueno conversar y aclarar las cosas dentro de este punto, ya que el sexo es un acto de ambas personas nacido del respeto mutuo y el amor.

*Si lo desea, puede leer la publicación: “Quiero dejar de ser destructivo

Cómo superar una ruptura de pareja

CREATOR: gd-jpeg v1.0 (using IJG JPEG v62), quality = 95Los dolores del corazón son quizá los más duros.

Muchas veces nos deprimen, nos quitan la fe en los demás, nos hacen dudar de nosotros mismos y nos pueden dejar heridos por un largo tiempo. Sin embargo, la ruptura de pareja es una gran oportunidad para aprender y mejorar nuestro proceso espiritual. Y la sanación es posible.

Pasos para superar la ruptura de pareja

1.- ¿Qué tenía yo que aprender de esa persona?

Empieza por hacerle honor a la relación. Incluso si fue dañina y tóxica, o te hirió de alguna manera, es una experiencia más en tu vida que te ha aportado algún aprendizaje. ¿Qué aprendiste sobre ti mismo? Sobre la forma en que te relacionas con los demás? Sobre el amor? Sobre lo que debe hacerse y lo que no debe hacerse?

2.- ¿Qué retos me quedan?

Después de responder estas preguntas, lo siguiente es asumir una perspectiva espiritual al respecto. Si ya sabes lo que aprendiste, ahora evalúa qué te falta por aprender: Paciencia? Tolerancia? Honestidad? Perdón? Firmeza? Amor propio? Fe y confianza? Dignidad? En esta respuesta posiblemente encontrarás una de las misiones que vienes a cumplir a esta vida, y entre más rápido lo identifiques, más rápido lo aprenderás y menos situaciones iguales vendrán a tu camino para que aprendas la lección. Al aprender y asumir nuestras misiones, superamos el “examen” y podemos seguir adelante a nuevos retos.

3.- Asumir la Soledad

Muchas veces, lo más difícil luego de una ruptura de pareja es asumir que estássolo. Al estar acostumbrados a compartir tiempos y espacios con otros, nos olvidamos a veces de nuestra vida interna. Concéntrate en ti mismo; después de una ruptura de pareja es una gran experiencia sanadora.
Reencuéntrate con tu libertad, tu tiempo y tu espacio. Redecora tu casa, cambia tu imagen, cómprate ropa, disfruta un delicioso helado, ve al cine a ver esa película que tanto deseabas, baila en tu habitación, lee un libro nuevo, medita, haz planes diferentes, vete de fin de semana a un lugar especial, tómate un día libre y camina por las calles disfrutando el entorno, cocina tu cena favorita.
Te aseguro que muchas veces, en pareja, cediste ante los gustos del otro y te limitaste en los tuyos. Ahora es tu tiempo. ¡Disfrútate!

4.- “No soy mis relaciones”

Un error en el que frecuentemente caemos luego de una ruptura de pareja es asumir que los problemas que tuvimos fueron nuestra culpa o bien nos culpamos de ser como somos. Es más, nos invade la mente, la idea de que estamos mal y que debemos de cambiar para que nos quieran, nos amen o nos acepten.
La culpa a veces nos llena, la duda nos enloquece, y nuestra autoestima y confianza puede debilitarse. ¡Alto!
Es importante entender que no somos nuestras relaciones. Que las cosas que pasan en una pareja, son cosas de dos – son una dinámica creada por ambas personas y no necesariamente el reflejo de lo que somos o no somos. A ti no te falta nada. Tú eres perfecto. Incluso si cometiste una falta, como la infidelidad por ejemplo, esto no es necesariamente reflejo de lo que tú eres como persona. Siempre existe la posibilidad de aprender y mejorar, y lo que hacemos es diferente a lo que somos. Somos seres espirituales que venimos a aprender y a cumplir misiones, y cada situación nos lleva por el camino que debemos recorrer para superar dichas misiones. No te rotules. No te disminuyas. Asume lo ocurrido, evalúa, aprende y sigue adelante.

5.- Volver a creer en el amor

A menudo, luego de una ruptura de pareja, juramos que nunca más lo intentaremos. Está bien. Es un proceso y debes vivir el duelo correspondiente.
Incluso, está bien si tu decisión es quedarte soltero. Toda decisión es válida.
Sin embargo, no dejes de creer en el amor. Porque el amor es la guía, el alimento y la luz de la vida. Y eso empieza por ti mismo. Aprende nuevamente a amarte, y encuentra maneras de expresarte amor a diario.
Muchas veces, nos instalamos en el drama de no tener ganas de una pareja nueva, pero erramos al andar así por la vida. Porque nuestro pobre amor propio, nos obliga a conocer entonces, personas que “busquen” ayudarnos a olvidar, ayudarnos a creer en el amor, amarnos porque estamos débiles y heridos.
Debemos creer en el amor, sí. Pero jamás iniciar una nueva relación si no hemos cerrado el círculo con nuestro “ex”. Porque el llegar “heridos” a una nueva pareja, es “empezar mal” y terminará mal. Así que CUIDADO.
El proceso de duelo tarde o temprano terminará y ahora sí, tu vibración puede atraerte regalos hermosos en el futuro. No te cierres ante esa posibilidad.

6.- Convenios kármicos

No todas las relaciones son terrenales. Es decir, muchas veces tenemos contratos con otros seres, que hemos adquirido aún antes de encarnar en la tierra. A veces son situaciones no procesadas de vidas pasadas, a veces son relaciones indirectas con terceras almas. Para no seguir atado y herido por una conexión kármica, si tú sientes que ya has hecho todo lo posible por superar una ruptura y tienes claro que has luchado por estar bien y no lo logras. Debes hacer un duelo simbólico por esa persona. Será necesario que te liberes de esas cargas, porque no puedes perder más años de tu vida viviendo en el pasado y con el corazón roto.

7.- Balancea tus chakras

La terapia Reiki es excelente para esto. El dolor, preocupación y nivel emocional que se vive luego de una ruptura de pareja a veces nos deja física, mental y espiritualmente fatigados. Sube tu energía, purifícate y asegúrate de poner tus chakras en orden para no manifestar cosas negativas en tu vida.

Dale tiempo al tiempo. Cada experiencia, por dolorosa que sea, tiene una razón de ser, y no hay fórmulas mágicas para hacer desaparecer la situación. Lo importante es saber establecer barreras para no seguir lastimándote, seguir los pasos internos de entendimiento, no caer en la depresión ni el pesimismo, y tener la determinación de superar la pérdida sabiendo que la vida ofrece millones de oportunidades a cada segundo, pero ninguna llegará mientras usted esté estancado pensando en el pasado y lo que pudo ser. ¡Adelante!

  • Fuente: Akasha Sanación Integral (Facebook)

*Si lo desea, puede leer la publicación: “Cómo encontrar el amor verdadero

Nuestra piel nos delata

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo, es una gran superficie de proyección donde se muestran procesos psicosomáticos. Problemas de contacto, roce y relación. Estrés nervioso, miedo, angustia, sensación de amenaza. Seguridad, protección y sobre todo pertenencia, … Sigue leyendo