Yo veo al niño que llora en cada paciente *Luigi Cancrini, psiquiatra.

luigi-cancrini78 años. Romano. Casado dos veces, 5 hijos y 4 nietas. Fui ministro con el PCI en la sombra. La política no debe ser una profesión, porque la distancia con la vida de la gente es enorme. Temo el populismo: delegar en otro tu suerte. Los humanos somos naturalmente buenos, los traumas nos vuelven malos.

No llores solo

Profesor de Psiquiatría y Psicoterapia de La Sapienza (Roma), fundó en los años setenta una de las escuelas de psicoterapia más importantes en Italia, el Centro de Estudios de Terapia Familiar y Relacional, que preside. Ha recibido importantes premios por su labor. Hace 20 años que vive consagrado a los niños maltratados y abandonados, convencido de que revertir su sensación de abandono es construir una sociedad mejor. Se trata de que nadie llore solo. Integrar es su palabra. Luchó y consiguió integrar a los enfermos psiquiátricos eliminando los manicomios; y por el derecho a curarse de los drogadictos, despenalizar las adicciones. Ha dado una conferencia en el Centro Internacional de Psicología Hestia Barcelona.

Cree que nacemos buenos?

Sí, lo creo. Lo natural es estar bien dispuesto para los otros. El hombre es naturalmente sociable, decía Marx.

…Y un lobo para el hombre, decía Hobbes.

Mi experiencia me ha convencido de que el humano se convierte en un lobo para los otros cuando tiene dificultades en su infancia.

Usted lo investiga desde los años setenta.

En esa década fundé el Centro de Estudios de Terapia Familiar y Relacional y desde hace veinte años dirijo el Centro de Ayuda al Niño Maltratado del Ayuntamiento de Roma.

¿Todo se remonta a la infancia?

El cuidado en la infancia es fundamental para su salud mental futura. No hay suficiente atención para los niños que sufren, y este es también un problema político.

¿El antisocial se hace en la infancia?

Sí, en la infancia se consolida el núcleo de patología que se transformará en trastorno de personalidad. La mayoría de los drogadictos sufren trastorno límite de personalidad, la causa de las adicciones es la infelicidad, el desequilibrio. Al niño que roba no se le pasa con la edad: si no se atiende en la infancia, será un ladrón.

¿Propone una atención psicoterapéutica pública y de calidad para la infancia?

Sí, porque si no se interviene durante la infancia tendremos muchos psicópatas, drogadictos, personas con trastorno alimentario y toda la muestra de patologías imaginables. Pero si conseguimos intervenir en la infancia, podemos cambiar el mundo.

Suena a utopía.

La política tiene que dar recursos y los profesionales tienen que aprender cómo tratar a estos niños. Las universidades no enseñan a trabajar con niños que sufren descuido y maltrato. Nuestro conocimiento científico es muy superior a lo que aplicamos, no ha llegado ni a la cultura ni a los servicios.

Los niños viven sometidos a imágenes de violencia, ¿cómo les afecta?

Las fábulas y los cuentos han sido siempre muy violentos. Blancanieves, La Cenicienta… hablan de maltrato. El niño está acostumbrado a que haya peligros, pero que se puedan superar siendo fuerte y contando con el amor de alguien.

¿Esa es la solución?, ¿el amor?

Sí, en las fábulas y en la vida. Yo veo al niño que llora en cada paciente. Hitler, Stalin y Franco eran niños que lloraban, todos con historias familiares terribles. El maltrato y el descuido de los niños producen monstruos muy dañinos si el niño es inteligente y tiene fuerza personal.

Esos dictadores ¿habrían tenido solución si los hubieran tratado de adultos?

Es difícil, pero una validación de salud mental antes de presentarse como presidente sería interesante.

Pese a todo, usted es optimista.

Mis primeros recuerdos son de bombardeos. He pasado miedo, pero he tenido unos padres que me han protegido con su afecto. Eso te ancla en la esperanza y la confianza en la vida. Te lleva a creer que el futuro puede ser mejor y que en gran medida depende de cómo lo hagas tú.

¿Eso es lo que pretende dar a los niños?

Sé que si hay inseguridad en la imagen que un niño tiene de su madre, en cómo la siente, hay un punto de ruptura en la persona.

¿Y es así en todas las culturas?

Sí, lo he constatado trabajando con familias de todo el mundo. Los vínculos son la trama de la vida: soy el resultado de mis vínculos. Si el vínculo familiar se rompe demasiado pronto, hay consecuencias: la herida que me produce es un condicionante de mi futuro.

Es frecuente.

Sí, pero no es necesario. Hay que poner mucha atención en los primeros años de vida. El problema no son las peleas de los padres (si no son violentas), se puede pelear y cuidar del hijo. El problema es el abandono y el maltrato.

¿Y si falta el padre?

La madre puede darle lo que necesita. Hay muchas combinaciones. Pero si el dolor es excesivo y lo afronta en solitario, es destructivo. Si el niño está conectado con otros y puede ponerle palabras, es una experiencia de crecimiento; y eso es algo que debemos aprender: compartir y aceptar el dolor como oportunidad de crecer.

¿Cómo conseguir que exprese su dolor?

Estando en silencio a su lado, esperando: tiempo y presencia.

Decir que todo se define de los 0 a los 3 años es una condena.

Hay que volver atrás en la experiencia de abandono cuanto antes mejor. La adolescencia, cuando esos problemas se manifiestan, es un buen momento, no es una condena, sólo es más difícil. Sería más inteligente intervenir antes.

Esa es su lucha.

El niño que ha sido abandonado tiene el sentimiento de no valer nada y hay que ayudarle a reconstruir su historia.

¿Cómo?

Es impresionante ver cómo quien pensaba que le habían abandonado puede cambiar su actitud frente a sí mismo y la vida cuando entiende que no podían cuidarle, que el hecho de que le confiaran a otros también es un acto de amor.

La oportunidad de otro punto de vista.

Es la imagen interna de su madre biológica lo que cambia, y eso cambia su armonía de vida. Yo lo he visto tantas veces… he visto cómo una reconstrucción clara, limpia, puede cambiar la organización psíquica de la persona.

*Si lo desea, puede leer la publicación: “Lo que no decimos enferma

El dolor siempre se crea

el-dolor-se-creaEl psicólogo David Sojo defiende que en las “clínicas del dolor” se hacen tratamientos para combatir la fibromialgia que “no sirven de nada”.

Hay muchas personas que sufren fibromialgia o migraña, unas dolencias que acostumbran a interferir en su día a día y que, en algunos casos, pueden llegar incluso a incapacitarles.

A razón de lo que relatan, estas personas padecen dolores que el común de los mortales tendría serias dificultades para soportar. Por lo que respecta a la fibromialgia, el dolor se centra en las articulaciones. Y al parecer, hay pocas cosas que calmen el sufrimiento de quien la padece. En las llamadas clínicas del dolor se analizan estas patologías. A veces, acuden a los fármacos para atenuar el malestar de los enfermos. Un hecho que a ojos de David Sojo , psicólogo especializado en dolor, no tiene ningún sentido. Este profesional de la salud, que ha analizado este tipo de patologías en su libro Fibromialgia: el síndrome de Felipe II”, asegura que el dolor no se erradica con medicamentos. Hay otros caminos, sostiene. Y aquí los explica.

¿Cómo se especializa uno en dolor? ¿Qué hay que estudiar?

Hay que estudiar principalmente el cerebro. Entre la comunidad científica no hay ninguna duda de que la clave está ahí. En este sentido, la neurobiología del dolor trata los mecanismos del dolor. El dolor es una percepción, no viene de fuera, no hay una molécula del dolor, no se puede detectar, se crea. Siempre es una respuesta del cerebro. La comunidad científica centra su atención ahora mismo en las estructuras cerebrales, pero eso es quedarse en el síntoma. Lo importante es ver porqué se están activando esas estructuras. Y es algo totalmente psicológico, es una mente instintiva que llega a la evaluación de que hay un peligro y acaba dando una respuesta de dolor. Y la clave está en intentar entender porqué da esa respuesta y cómo se puede cambiar.

Entiendo que a usted no le gusta cómo se trata el dolor en las llamadas ‘clínicas del dolor’. ¿Por qué?

Creo que no han entendido cómo funciona. Si hay lesión, hay que tratar la lesión. Y si no hay lesión, la clave está en una mente inconsciente e instintiva que se ha equivocado, y lo hace constantemente. El dolor es una percepción que se puede cambiar, pero no con fármacos. Lo mismo ocurre con las fobias. Por ejemplo, con la fobia a las palomas, que es muy común. Una persona ve una paloma, un animal totalmente inofensivo, y le puede generar una respuesta de un pavor absoluto. Eso quiere decir que tenemos una mente instintiva que se equivoca y que cuando se ve sobrepasada puede acabar dando una respuesta de dolor. Lo que hay que hacer es intentar revertir esa respuesta.

Y cree que en las clínicas del dolor eso no se hace…

Los tratamientos que hacen en las unidades del dolor no valen para nada. Suelen funcionar de carambola. En la anorexia, por ejemplo, una chica que está muy delgada pero, por el contrario, se ve gorda tiene una mente que está deformando la realidad. Y eso es lo que hay que cambiar. De nada valen los analgésicos.

*El dolor es una percepción, no viene de fuera, no hay una molécula del dolor, no se puede detectar.

Entiendo.

Cuando hay una herida física, el analgésico actúa inhibiendo la señal que va del tejido dañado al cerebro. Éste deja de mandar mensajes de dolor porque interpreta que ya no hay daño. Los analgésicos, sin embargo, no funcionan en el dolor crónico sin lesión, porque no hay ninguna señal que eliminar. Si el analgésico actúa va a ser por un efecto placebo. Es por eso que, por ejemplo, en la fibromialgia el tratamiento farmacológico de elección es el antidepresivo. Es curioso que en un síndrome de dolor sea este tipo de fármaco el elegido.

¿Y por qué lo usan?

Porque el antidepresivo, aunque no del todo bien, actúa más en la vía en la que se basa el cerebro para mandar la señal de dolor. Para enviar este mensaje en una enfermedad como la fibromialgia, el cerebro no se basa en información física, se basa en miedos, ansiedad, preocupaciones… y el antidepresivo actúa en esa vía, y por eso el paciente mejora.

Las personas con fibromialgia, ¿son ansiosas por norma general?

El perfil de personas con fibromialgia o migraña se ajusta a un individuo con episodios de ansiedad, preocupaciones, incertidumbre respecto a la vida, miedos y es muy probable que su cerebro acabe por dar una respuesta de dolor. Por el contrario, yo no tengo conocimiento de ningún psicópata fibromiálgico o migrañoso. Todo apunta a que no existen, aunque hay que investigar más. Y no los hay porque el dolor en una fibromialgia está basado en una mente desbordada de preocupaciones, mientras que la característica principal de un psicópata es que no le preocupa absolutamente nada. Pero tampoco nos conviene erradicar el dolor. El dolor es sumamente adaptativo. El problema es que tenemos una mente que se equivoca muchas veces.

Usted defiende que la fibromialgia, por ejemplo, no tiene un origen genético. Pero hay estudios que dicen lo contrario.

Yo creo que ni la fibromialgia ni la migraña tienen un origen genético. Se dan casos de personas que llevan once años medicándose y que, en dos semanas de terapia, dejan toda la medicación y hacen una vida normal. Y dentro de esos años en los que han sufrido dolor, tienen días en que no lo sienten. Si tú tuvieras algo neuropático, algo genético, no te librarías del dolor. Pero ellas mismas te confirman que tienen días mejores y peores. No se ha encontrado ninguna alteración estructural en los cerebros de pacientes con dolor crónico. Todo depende de la evaluación que hace la mente inconsciente. Hay tratamientos que funcionan, pero lo hacen de carambola.

¿Y cómo se explica?

Muchas veces, cuando estas personas van a estas unidades del dolor y les conectan a una máquina y les hacen tratamientos como, por ejemplo, el bloqueo epidural [es una de las técnicas de analgesia que se utiliza para tratar el dolor crónico], la mente inconsciente se relaja, porque la persona está en un contexto de seguridad, y deja de mandar la señal de dolor. Pero no siempre funciona, es una carambola. Y es que no se está actuando en la causa del problema, que es una evaluación equivocada de una mente instintiva.

Pero a pesar de que asegura que la fibromialgia tiene su origen en la mente, defiende a la vez que no es una enfermedad imaginaria.

Para nada. El miedo no es nada imaginario. La causa final del dolor siempre es psicológica. Es una valoración mental y un impulso nervioso, haya o no haya tejido dañado.

Entonces, ¿cuál es la solución?

Romper la dinámica. La mente ha decidido dar una respuesta de dolor porque se ha visto desbordada. Ante una eventualidad que ha considerado peligrosa, ha dado una respuesta, y en su lógica no tiene ninguna razón para dejar de darla. Lo que hay que hacer es romper esa dinámica cerebral para darle la vuelta. Si, mediante la terapia, actúas en ese foco, es probable que puedas llegar a dar la vuelta a esa evaluación que ha hecho tu mente.

¿Y qué porcentaje de éxito puede tener esa terapia?

Depende mucho de la persona. Porque, al final, la fibromialgia o la migraña se convierten en un estilo de vida. Tienes que cambiar muchas cosas. A veces, hay personas que con una o dos sesiones han cambiado totalmente, pero hay otras que no acaban de salir de ese círculo porque siguen funcionando sobre la base de esos patrones. Lo que sí está claro es que si uno consigue cambiar ese patrón, el dolor mejora o desaparece. Pero si no consigues cambiar esa dinámica general, esas ideas, esos miedos, el dolor va a persistir.

Si los tratamientos que se llevan a cabo en las ‘clínicas del dolor’ no tienen resultados, ¿por qué siguen activas?

Yo creo que hay muchos intereses. La industria farmacéutica tiene un filón enorme con el dolor, cuando los analgésicos no funcionan con el dolor crónico sin lesión.

*Los analgésicos no funcionan con el dolor crónico sin lesión.

Antes hablaba de la neurobiología. ¿Es una disciplina reglada en España?

Aquí no está reconocida. El mayor experto que tenemos en España es Arturo Goicoechea [fue el jefe durante años de sección de Neurología del Hospital Santiago de Vitoria]. Fuera de nuestras fronteras sí está más avanzada, con referentes como Lorimer Mosley o Peter O’Sullivan, que están revolucionando el tratamiento del dolor con esta visión. Aquí la neurobiología está regulada a través de cursos particulares de determinadas instituciones. En la Universidad yo no dí nada con respecto al dolor, y menos relacionado con este nuevo paradigma. Lo que sí se enseña es el paradigma anterior, que dice que el dolor viene de fuera y que se detecta, cuando éste no se puede detectar. El dolor siempre se crea. Estamos equivocados pensando que un martillazo provoca dolor. Lo que lo provoca es la evaluación que va a hacer el cerebro de esa información que le llega y que le dice que hay tejido dañado.

¿Y cree que se llegará a impartir en las universidades?

Creo que sí. Es un camino inevitable. La neurobiología del dolor ha avanzado muchísimo, lo que sucede es que cambiar un paradigma es muy complicado. Hay muchos intereses.

*Les recomiendo especialmente el vídeo del Doctor Francisco Moya: “La armonía de las emociones

Ser raro o una minoría, lo más saludable

ser-raroEn una sociedad en la que formar parte de la masa no permite que el ser humano avance racional, emocional y culturalmente, ser parte de una minoría no es un síntoma de fracaso social. Muy al contrario, formar parte de una minoría te hace parte de la sociedad como individuo de una forma autónoma y relevante, algo que la gente que forma parte de la gran manada no puede apenas ni plantearse.

Cuando seguir las reglas es perpetuar la injusticia, mantener las tradiciones es cultivar lo obsoleto y socializar es topar frontalmente con un sentimiento de vacío, frenar la marcha y cambiar de dirección no es una locura. Es más, podríamos decir que es un signo de actividad mental y en algunos casos de coherencia entre acciones y pensamientos.

Formar parte de una minoría no es apartarte de la vida de los demás, del mundo. Formar parte de una minoría y ser selectivo con las personas con las que te relacionas es tomar fuerza, perspectiva y determinación, con el objetivo de promover cambios positivos en la sociedad en la que vives.

LOS EXPERIMENTOS SOBRE MINORÍAS DE MOSCOVICI

Moscovici, Lage y Naffechoux (1969) realizaron un experimento que demostró que bajo determinadas condiciones es posible que una minoría influya sobre el criterio de la mayoría y eso se puede dar gracias a dos factores principales: la consistencia a través del tiempo de sus opiniones y por la unión del grupo alrededor de sus planteamientos.

La tarea consistía en determinar el color y la intensidad luminosa de una serie de diapositivas que en realidad eran todas azules. En la condición de minoría consistente, los cómplices del investigador respondían “verde” en todas las ocasiones, lo cual les hacía ser totalmente consistentes en su opinión. En la condición de “no consistencia” respondían “verde” solo en 24 ocasiones. En la condición de control los sujetos eran todos ingenuos.

Cuando el comportamiento de la minoría es consistente, los sujetos de la mayoría contestaron “verde” un 8,42% de las veces y un 32% mencionó en alguna ocasión el color verde. Esto demuestra que la influencia de la minoría en la mayoría es clara cuando se percibe consistencia y seguridad en su postura.

Las plantas tienen nuestros cinco sentidos y quince más

Las plantas...Stefano Mancuso, neurobiólogo vegetal

Tengo 49 años. Vivo en Florencia, soy docente de la universidad. Fundé y dirijo el Laboratorio Internacional de Neurobiología Vegetal. En Europa las personas válidas no están interesadas en hacer política, que se ha dejado a personas de segundo o tercer nivel. Soy católico.

-¿Las plantas sienten?
Mucho más de lo que sentimos los animales. Y no es mi opinión o percepción, es una evidencia científica.

-No es usted un iluminado.
No. Sabemos que perciben los cambios eléctricos, el campo magnético, el gradiente químico, la presencia de patógenos…

-¿Oyen, ven…?
Las plantas tienen nuestros cinco sentidos y quince más. No tienen ojos y oídos como nosotros, pero perciben todas las gradaciones de la luz y las vibraciones sonoras.

-¿Y les gusta la música?
Ciertas frecuencias, sobre todo las bajas (entre los 100 Hz y los 500 Hz), favorecen la germinación de las semillas y el crecimiento de las plantas hacia la fuente de ese sonido, que equivale a frecuencias naturales como la del agua que corre, pero hablar o cantar a las plantas es perder el tiempo.

-¿Hay sonidos bajo tierra?
Se ha descubierto que las raíces producen sonido y son capaces de percibirlo. Eso sugiere la existencia de una vía de comunicación subterránea.

-Tampoco tienen nariz.
Su olfato y gusto son muy sensibles. Perciben las moléculas químicas, es su modo de comunicación, cada olor es un mensaje. Y tienen tacto, basta ver a cámara rápida cómo palpa una planta trepadora.

-¿Y dice que se comunican?
Se comunican con otras plantas de la misma especie a través de moléculas químicas volátiles, mandan por ejemplo mensajes de peligro. Si un insecto se le está comiendo las hojas, la planta produce al instante determinadas moléculas que se difunden kilómetros y que avisan de que hay un ataque en curso.

-¿Y cómo se defienden?
De muchas maneras. Pueden aumentar sus moléculas venenosas o producir proteínas indigeribles para el insecto. Muchas plantas al ser comidas por un insecto emiten determinadas sustancias para atraer a otros insectos que lo depreden.

-Eso es comunicación entre especies.
Las plantas producen muchas moléculas químicas cuyo único objeto es manipular el cerebro de los animales, en ese contexto se inscriben las drogas.

-Un ejemplo…
Estudios recientes demuestran que un naranjo o un limonero en flor actúa de diferente manera según la cantidad de polen que lleve el insecto. Si lleva mucho polen, aumenta en el néctar la cantidad de cafeína para activar su cerebro, para que se acuerde de esa planta y vuelva. Si lleva poco polen, corta la cafeína.

-¿Inteligencia vegetal?
Si inteligencia es la capacidad para resolver problemas, las plantas son capaces de responder de manera adecuada a estímulos externos e internos, es decir: son conscientes de lo que son y de lo que las rodea.

-¡Eso es mucho!
Hemos ignorado cómo funciona el 99,7% de la vida en el planeta y no podemos permitírnoslo porque nuestra dependencia del reino vegetal incluye -además del aire, la comida y los fármacos- la energía (los combustibles fósiles son depósitos orgánicos).

-Desconocemos el 90 por ciento de las plantas.
En su evolución las plantas han producido millones de soluciones que son muy distintas de las que han producido los animales. Hasta ahora el hombre ha basado su tecnología en cómo estamos hechos nosotros: un centro de mando y una jerarquía de órganos, y así se organizan nuestras sociedades, gobiernos, máquinas…

-Hay otro mundo en el que inspirarnos.
Estudiar las plantas nos dará una cantidad ingente de posibilidades tecnológicas. Por ejemplo, las redes: una red de internet y un conjunto de raíces son muy similares. Pero las plantas son redes vivas, imagine lo que podemos llegar a aprender de ellas.

-¿Son altruistas?
Compiten con otras especies y cooperan si son del mismo clan. Pero hay algunos ejemplos extraordinarios en los que podemos hablar de un alto grado de altruismo. Hay una investigación muy hermosa que se hizo hace cuatro años en Canadá.

-Cuénteme.
Se aisló a un gran abeto del acceso al agua, y los abetos de alrededor le pasaron sus nutrientes durante años para que no muriera. Las plantas son organismos sociales tan sofisticados y evolucionados como nosotros.

-¿Cuidan de su prole?
En las plantas observamos el cuidado parental que observamos en los animales más evolucionados. En un bosque denso, para que un árbol recién nacido adquiera cierta altura para poder hacer la fotosíntesis y ser autosuficiente han de pasar al menos diez o quince años durante los cuales será alimentado y cuidado por su familia.

-¿Dónde tienen el cerebro?
Las neuronas son las únicas células en los animales que producen y transmiten señales eléctricas. En las plantas, la mayor parte de las células de su cuerpo lo hacen, y en la punta de las raíces tienen muchísimas. Podríamos decir que toda la planta es cerebro.

*Si lo desea, puede leer la publicación: “Las 38 flores del Dr. Bach

Investigadores españoles desarrollan un generador de pulsos que destruye los tumores

Destruir tumoresInvestigadores de la Universidad de Zaragoza y de la Universidad Pompeu Fabra han desarrollado y patentado un generador de pulsos de alta tensión para destruir tumores sólidos mediante el fenómeno conocido como “electroporación irreversible”. Este fenómeno provoca la muerte de las células, incapaces de reparar el daño que los campos eléctricos elevados provocan en su pared celular.

Frente a otros métodos para la eliminación de tejidos malignos, la electroporación irreversible presenta importantes beneficios para el paciente puesto que su mecanismo de acción no se basa en alteraciones térmicas y ello aporta mejoras en la recuperación y permite que sea posible tratar tumores que por su localización no serían tratables.

La revista científica ‘IEEE Journal of Emerging and Selected Topics in Power Electronics’ recoge en su último número este desarrollo tecnológico de aplicación biomédica.

La electroporación irreversible no usa radiación ionizante, por lo que resulta posible el tratamiento de tumores cercanos a estructuras críticas.

El desarrollo ha sido patentado, lo que permitirá avanzar en la investigación de la electroporación irreversible como herramienta eficaz en la lucha contra el cáncer. Por el momento, el generador ha sido probado con éxito en estudios “in vivo” demostrando su capacidad para destruir grandes volúmenes de tejido.

El generador desarrollado permite la generación de pulsos de mayor tensión y corriente que los actualmente empleados en la clínica, lo que permite volúmenes  de tratamiento mayores. Concretamente, el generador puede aplicar tensiones de hasta 12 kilovoltios pico a pico y corrientes de hasta 400 amperios frente a los 3 kilovoltios y 50 amperios de los generadores en uso clínico. Además el generador permite adaptar la forma y número de pulsos a los requisitos del tratamiento.

RÁPIDA REGENERACIÓN

“La electroporación irreversible no se basa en el uso de radiación ionizante y, a diferencia de otras técnicas físicas de destrucción de tumores, preserva la matriz extracelular con lo que resulta posible el tratamiento de tumores cercanos a estructuras críticas tales como grandes arterias, así como la rápida regeneración del tejido tratado”, explica Quim Castellví, investigador de la Universidad Pompeu Fabra.

El término electroporación, fenómeno que se conoce desde hace varias décadas, alude al incremento de la permeabilidad de la membrana celular mediante campos eléctricos de magnitud elevada. Estos campos son capaces de alterar el potencial de reposo de la membrana celular de forma que la estructura de la bicapa lipídica se desequilibra dando lugar a poros.

Cuando los pulsos son de baja magnitud, el proceso es reversible ya que la célula es capaz de reparar estos defectos y puede seguir viviendo. De hecho, hasta ahora la electroporación se aplica en este sentido para ayudar a la absorción de fármacos o de ADN a través de los poros abiertos momentáneamente. Sin embargo, con campos eléctricos elevados, la célula no puede reparar los defectos y ello conduce a la muerte celular.

*Les recomiendo especialmente el vídeo del Doctor Francisco Moya “La armonía de las emociones

Depresión y trauma: Lo que no sabes (y deberías saber)

depresionOK

Si sufres de trauma o depresión, has de saber que existen sorprendentes avances de vanguardia en el campo de la neurociencia que están revolucionando la forma en que los entendemos y, lo más importante de todo, esta nueva información apunta no solo a sus causas, sino también a las sencillas estrategias que puedes poner en práctica para afrontarlos de forma efectiva.

Si quieres saber qué puedes hacer para salir de ese horrible lugar sin pasar por el despreciable negocio de los fármacos y antidepresivos, este artículo te ayudará a entender muchas cosas y desmitificar muchas otras más.

Las más recientes investigaciones en neurociencia señalan que tu condición psicológica está directamente relacionada con el estado de tu atención. El acto de centrar y enfocar nuestra atención es un importantísimo proceso biológico diseñado para cultivar salud y equilibrio en nuestras vidas: promueve la creación de nuevas conexiones neuronales e incluso el crecimiento de nuevas neuronas, lo que se conoce como neurogénesis, un proceso que no posee limitaciones de edad (contrariamente a lo que muchos piensan).

Dicho esto, entremos de lleno en el tema. ¿Qué es un trauma psicológico? ¿Qué es la depresión? Tanto uno como otro son básicamente una fijación mental. Mientras que el trauma se centra en la rumación de un evento pasado doloroso, la depresión incluye también elaboraciones imaginarias acerca de un futuro potencialmente negativo.

Si has participado en alguna terapia clínica ya sabrás que, durante el proceso, el terapeuta hará todo lo posible, utilizando sus propias herramientas, para ayudarte a mover y/o cambiar el estado de tu atención. Y mientras que hay cada vez más psicólogos clínicos que están ayudando a sus pacientes a participar activa y responsablemente en su propio proceso de sanación a través del desarrollo de habilidades de gestión de la atención, existen todavía muchos otros terapeutas que no lo hacen, lo que suele terminar con el paciente tragando pastillitas de colores (que alteran el estado de su atención de forma antinatural y con innumerables efectos secundarios) en lugar de aprendiendo nuevas habilidades que le permitan hacer frente a la constante opresión mental que el trauma ocasiona.

Veamos cómo opera el trauma en nuestro cerebro, cómo el estado de tu atención es la clave que subyace a este proceso tan indeseable, y cómo la depresión está íntimamente ligada a los mismos procesos mentales.

Si vamos a un nivel aún más básico, podemos definir el trauma de este modo: algo terrible sucedió, y tu atención está anclada en ese evento.

Tal vez nadie te dijo antes esto, y puede que sea difícil de digerir, pero las más recientes investigaciones en neurociencia apuntan hacia esta dirección: has sido tú quien le ha ordenado a tu cerebro que construya el trauma y el estado depresivo.

El trauma y la depresión no te han creado, sino que tú los has creado a ellos. Tu cerebro solamente está respondiendo a tus órdenes. ¿Cómo, exactamente, has creado esto? Prestando atención al evento pasado o imaginando ese terrible futuro de forma sostenida por períodos increíblemente largos.

Sí, ya sé que tú no quieres nada de esto, y que darías lo que fuera por salir de ese horrible lugar, pero resulta que tu atención está fijada, y no tienes la menor idea de cómo mover o cambiar el estado de tu atención. Y esto es lo más normal: nadie te enseñó. ¡Ni siquiera te dijeron que fuera tan importante! Pero lo cierto es que has pasado tanto tiempo centrando tu atención en aquel evento, pensando y pensando sobre ello durante días, meses o incluso años, que tu cerebro entiende que es ahí donde quieres estar. Sin saberlo, tú le ordenaste mantenerse fijado en el evento y crear el trauma y tu consiguiente estado depresivo.

Veamos cómo funciona. Cuando prestas atención a todos estos pensamientos dolorosos y pierdes tu capacidad para administrar el estado de tu atención, básicamente estás ordenándole a tu cerebro que construya los indeseables circuitos neuronales que te mantendrán fijado en esos pensamientos. Allá donde tu atención se dirige, las neuronas responden al instante. Y al perder el control sobre tu atención, pierdes también tu voluntad y tu capacidad de elegir conscientemente la forma en que respondes ante los eventos (interiores o exteriores) que surgen momento a momento.

¿Atención y voluntad? ¿Qué tienen que ver una con la otra? Todo.

Prestar atención es un acto volitivo. La volición es ni más ni menos que atención voluntaria. La voluntad actúa a través de la atención dirigida, que magnifica, estabiliza, aclara y da predominancia a un pensamiento sobre muchos otros pensamientos. Y al hacer esto, las neuronas que responden a lo que atrae nuestra atención se activan con más fuerza que las activadas en respuesta a la distracción, tal y como muestran las más recientes imágenes de resonancia magnética funcional. El acto de prestar atención contrarresta fisiológicamente las influencias supresoras de las distracciones cercanas, y la voluntad es la virtud que hace posible esta transformación.

El esfuerzo volitivo es el esfuerzo de atención…
El esfuerzo de atención es, por lo tanto, el fenómeno esencial de la voluntad.
– William James

Si mantienes tu atención enfocada  de forma compulsiva en un evento doloroso (real o imaginario), tu cerebro creará los circuitos neuronales que los doctores etiquetan como trauma y depresión. Cada vez que le prestas atención a algo, tu cerebro da lo mejor de sí mismo para facilitarte que ese algo predomine en tu conciencia, y lo hace creando las constelaciones neuronales apropiadas. En realidad, es un proceso realmente simple y con pleno significado biológico: tu cerebro responde al estado de tu atención. La atención lo es todo. Cada vez que prestamos atención, estamos esculpiendo nuestro cerebro. Esto es lo que llamamos neuroplasticidad autodirigida.

El cerebro responde inevitablemente al estado y el foco de nuestra atención. Si siempre le prestas atención a tu dolor, ese dolor se acaba convirtiendo en correlatos neurales. O dicho de otro modo: el trauma y la depresión no surgen de forma instantánea, sino que son el resultado de un largo proceso en el que tú eres el único responsable (que no culpable).

¿Te preguntas por qué no puedes “escapar” de todos esos pensamientos abrumadores, traumáticos y depresivos que te golpean una y otra vez sin que tengas ningún control sobre ellos? La respuesta, según la neurociencia, es categórica: has perdido tu habilidad para controlar tu atención.

Quizás es el momento de reclamar tu poder de nuevo, y la atención plena es la respuesta que buscas, tal y como demuestran los miles de estudios científicos y ensayos clínicos que existen en este campo.

Todos los seres humanos tenemos, sin excepción, la capacidad de aprender a enfocar y dirigir nuestra atención y gestionar hábilmente nuestra reactividad a lo que sucede, lo que tiene un impacto en nuestro cerebro de forma inmediata. Literalmente. Los cambios suceden en tiempo real. Puedes empezar a modificar e incuso eliminar las rutas neuronales del trauma ahora mismo

¿Cómo hacer esto?

Empieza con lo más básico. Dale nuevas órdenes a tu cerebro. Empieza, sin demora, a entrenar tu atención (y tu voluntad). Practica una técnica de monitorización introspectiva de foco abierto como el mindfulness o atención plena. Si no participas de forma consciente y responsable en tu propia sanación a través de la práctica diaria y continuada, créeme, alguien más vendrá a decirte que la solución es convertirte en un tragapastillas.

Neurociencia de la glándula pineal: los misterios del “tercer ojo”

Glándula PinealHay una glándula endocrina en nuestros cuerpos que, potencialmente, puede llegar a recibir más sangre por volumen cúbico que cualquier otro órgano del cuerpo, incluido el corazón.

Se ha escrito sobre ella empleando un lenguaje enmascarado, e incluso se ha representado de manera artística a lo largo de los tiempos por medio de una asombrosa variedad de representaciones. Sin embargo, aún no ha despertado el interés de la medicina moderna para llevar a cabo estudios clínicos.

El verdadero propósito de la glándula pineal está rodeado de misterio. ¿Es esto intencionado? ¿Es de verás necesaria esta “censura” informativa para mantenernos alejados de los dones cósmicos que según nuestros ancestros encierra esta pequeña masa de células en forma de piña? ¿O existe una confirmación científica moderna para lo que nuestros ancestros llamaron el Epicentro de la Iluminación?

Información básica sobre la glándula pineal

La glándula pineal, que tiene forma de piña, se encuentra en el centro geométrico de nuestro cerebro y está estrechamente relacionada con nuestra percepción de la luz. La glándula pineal modula los ritmos circadianos, por lo que regula nuestro ciclo del sueño. A pesar de que permanece aislada del sistema de la barrera hemato-encefálica, recibe un mayor porcentaje de flujo sanguíneo que cualquier otro órgano del cuerpo, a excepción de os riñones. La glándula pineal es minúscula y se localiza en la parte posterior del techo del tercer ventrículo del cerebro. (Los ventrículos son partes del cerebro llenas de líquido cefalorraquídeo (LCR), que mantienen el entorno químico óptimo para las células del sistema nervioso central). La glándula pineal se calcifica progresivamente con la edad, proceso que comienza generalmente antes de la pubertad; esto significa que se muestra con claridad en las radiografías craneales y los TACs para permitir la identificación de la línea media.

Cabe destacar que el fluoruro sódico calcifica la glándula pineal. La investigadora británica Jennifer Luke publicó un estudio que revelaba que los depósitos de flúor se acumulan en la glándula pineal y la calcifican. Al igual que los huesos pasan por un proceso de calcificación para endurecerse (lo cual es positivo y necesario para nuestra salud y funcionamiento), la glándula pineal también puede “endurecerse” por medio de la calcificación, aunque en este caso no nos depara nada positivo, tal como explicaremos más adelante.

Asimismo, una revisión de 450 páginas sobre la toxicidad del flúor publicada por el Consejo Nacional de Investigación del Reino Unido en 2006 demostró que el flúor causa una serie de efectos secundarios negativos como “descenso de la producción de melatonina” y “otros efectos que afectan a la función normal de la glándula pineal, que a su vez contribuyen a la aparición de otros efectos adversos en seres humanos.”

La glándula pineal, la luz y la producción de melatonina

La capacidad de transducción de señales luminosas de la glándula pineal ha llevado a muchos investigadores a denominarla el “tercer ojo”. Curiosamente, la glándula pineal contiene conos y bastones (al igual que nuestro ojos para procesar la luz), a pesar de que se trata de una pequeña masa en el centro de nuestros “oscuros” cerebros. Esta glándula también es responsable de producir y secretar melatonina. La melatonina se comunica con nuestro sistema hormonal en relación con la luz ambiental y puede propiciar la activación de ciertos ritmos biológicos. No obstante, la melatonina es mucho más compleja y sus funciones van más allá de la regulación de los ciclos de vigilia-sueño.

El precursor de la melatonina es la serotonina, la cual se almacena en grandes cantidades en la glándula pineal –esta hormona se conoce como la hormona del bienestar. Sin una producción adecuada de serotonina, llega la depresión y, en ocasiones, la depresión severa. De los 40 millones de células que componen nuestro cerebro, la serotonina interactúa o se comunica con prácticamente todas ellas.

¿Es la glándula pineal responsable de la iluminación espontánea o las experiencias psicodélicas?

A nivel espiritual, personas de cientos de culturas diferentes de todo el mundo han atribuido al correcto funcionamiento de la glándula pineal la manifestación de experiencias espirituales espontáneas. ¿Produce algún agente químico que nos permite acceder a otras dimensiones, o incluso abandonar y recuperar nuestra forma física? ¿Permite un escape del mundo físico que actualmente nos mantiene prisioneros? ¿Qué es lo que en realidad hace esta glándula?

La glándula pineal se forma en el embrión humano a los 49 días de gestación, lo cual coincide “casualmente” con la cantidad de tiempo que, según los budistas tibetanos, un alma necesita para reencarnar en el siguiente cuerpo físico.

Otras referencias históricas, así como naturales, en relación con la glándula pineal seguramente llamarían la atención de la mayoría de los investigadores del cerebro, el sistema endocrino, la botánica e incluso la inteligencia humana, pero parece que existe una ocultación deliberada de los misterios de la glándula pineal por motivos que nos resultarán obvios después de leer lo que sigue:

  • La piña es el precursor evolutivo de la flor, con sus vórtices formando una perfecta espiral que sigue la secuencia de Fibonacci, tal como la geometría sagrada de una rosa, un girasol o la concha de un nautilo.

  • El Báculo de Osiris de la cultura egipcia, que data del 1224 AC, muestra a dos serpientes entrelazadas ascendiendo para llegar a una piña.

  • Los dioses hindúes se esculpen o pintan con una piña en su mano extendida; incluso el Dios más prominente de esta cultura politeísta, Shiva, suele representarse con un cabello en forma de piña.

  • En las esculturas de los antiguos palacios asirios, que datan del 713-716 AC, representan a figuras que se asemejan a Dioses de cuatro alas que sostienen una piña en sus manos.

  • El Dios mexicano “Chicomecoatl” (siete serpientes) se representa ofreciendo piñas con una mano, mientras que en la otra sostiene un árbol de hoja perenne.

  • Dionisio, las culturas romana y griega, a menudo llevaba una vara de hinojo con una piña en la punta.

  • La glándula pineal es la única parte del cerebro que no está bifurcada y en Mateo 6:22 de la Biblia cristiana se dice: “La luz del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es único, todo tu cuerpo estará lleno de luz.”

  • La culturas egipcia, druida, hasídica, islámica, taoísta, maya, tibetana y aborigen representan a la glándula pineal en su arte y literatura.

  • Incluso el báculo del Papa católico a menudo tiene una piña en su extremo. También puede verse una piña en la bandera del Vaticano.

La glándula pineal, la METAtonina y las EEC

Aquí es donde la ciencia convencional se pierde en relación con la glándula pineal, o al menos eso dicen. La glándula pineal también está directamente relacionada con la producción de METAtonina – un pariente cercano de la melatonina, que a veces recibe el nombre de “melatonina de una octava superior”. El principal componente psicoactivo de la METAtonina es la dimetil triptamina o DMT. El DMT, tal como han investigado ampliamente Terence McKenna y Dr. Rick Strassman, parece ser responsable de las experiencias extracorporales (EEC) de muchas personas, aunque los datos científicos al respecto son muy escasos y se encuentran en sus fases iniciales.

La Cottonwood Research Foundation de Nuevo México (EE. UU.) descubrió que la glándula pineal de los roedores produce DMT endógeno: los roedores y los seres humanos tienen una estructura celular muy parecida, y es por eso que se emplean para estudios de investigación endocrinológica.

La METAtonina no suprime la auto-consciencia vigilante de la misma forma en que la melatonina lo hace durante el sueño; en lugar de ello, modifica los límites de la conciencia reprogramando temporalmente nuestros circuitos cerebrales de tal manera que permite a la auto-consciencia (identificación con el ego) separarse de la consciencia corporal mientras permanecemos conscientes.

Andra Smith y Claude Messier, por ejemplo, realizaron un estudio empleando resonancia magnética funcional (RMNf) en el Departamento de Neurociencia de la Universidad de Ottawa que reveló que las EEC son alteraciones del circuito somatosensorial (ubicación corporal) del cerebro que crean la ilusión de estar separado del cuerpo. Sin embargo, dado que la conciencia no puede medirse o detectarse de forma alguna, esta conclusión puede ser errónea y prematura.

Anthony Peake sugiere que cada célula del cuerpo es un depósito de información a la que puede accederse desde la conciencia extracorporal.

Según su teoría, las moléculas de ADN del interior de las células se comunican entre ellas para crear una red holográfica de información, y dentro de esa red pueden encontrarse micro-agujeros de gusano Einstein-Rosen que permiten a la conciencia extracorporal acceder a partes distantes del Universo y realidades paralelas…

En esencia, nuestra experiencia del pasado, el presente y el futuro es una ilusión, y el correcto funcionamiento de la glándula pineal permite una especie de “viaje en el tiempo”, que también puede manifestar en “viajes en el espacio”.

Rupert Sheldrake añade que una EEC, con la apertura de la glándula pineal, nos permite tomar contacto con el campo morfogenético planetario a través de la resonancia mórfica.

Si recordamos la geometría sagrada que mencionábamos más arriba, y contemplamos la profunda resonancia o vibración que ejerce sobre el cuerpo humano, todas estas teorías súper extrañas empiezan a cobrar mucho sentido, a pesar de la censura informativa de la ciencia convencional en relación con estos fenómenos.

Sheldrake afirmó lo siguiente:

La resonancia mórfica es un proceso por el cual la forma característica de una unidad mórfica resulta de unidades similares de forma ocurridas previamente y que actúan sobre ella a través del tiempo y el espacio. En su formulación más general, la resonancia mórfica apunta a que las denominadas leyes de la naturaleza son más bien hábitos. La hipótesis de la resonancia mórfica también conduce a una reinterpretación radicalmente diferente del almacenamiento de la memoria en el cerebro, así como de la herencia biológica. La memoria no necesariamente está almacenada en trazas materiales dentro del cerebro, que funcionan más como receptores de televisión que grabadoras de vídeo, sintonizando con influencias del pasado. Y la herencia biológica debe estar codificada en los genes o en modificaciones epigenéticas de los genes; y ello depende en gran medida de la resonancia mórfica de miembros anteriores de las diferentes especies. Así, cada individuo hereda la memoria colectiva de los miembros anteriores de su especie, lo que también contribuye a la memoria colectiva, afectando así a otros miembros de la especie en el futuro.”

La glándula pineal como el Portal hacia la Epifanía

El potencial que la METAtonina basada en DMT producida internamente tiene para influir los circuitos cerebrales ha constituido un componente omnipresente de la evolución humana. Tal ha sido su influencia, que es posible que haya contribuido significativamente a nuestros grandes descubrimientos y epifanías.

Aquellos que llevan estilos de vida creativos/espirituales a menudo aprenden a cosechar temporalmente algunos de estos secretos o al menos llegar a atisbar estas perspectivas alternativas; no obstante, al abrir las “puertas” de la glándula pineal mediante la producción de DMT, podemos acceder a realidades que probablemente guarden los mayores secretos de todos los tiempos. También puede motivar nuestra futura realización espiritual.

No podemos permitir que la glándula pineal quede confinada en el cerebro, como una masa de células minúscula y desconocida. Aunque probablemente la conciencia no tenga un punto de origen físico, parece que la glándula pineal actúa a modo de ancla para los secretos del Universo, y está justo aquí, en nuestro interior.

Fuente: Artículo de Christina Sarich para wakingtimes.com
Traducción: Mindful Science

This article (Mysteries of the Pineal Gland Ignored by Mainstream Science and Research) was originally created and published by Waking Times and is published here under a Creative Commons license with attribution to Christina Sarich andWakingTimes.com. It may be re-posted freely with proper attribution, author bio, and this copyright statement.

Educar para Sanar: Ciencia y Conciencia del Nuevo Paradigma Educativo

cubierta

“Nuestro mayor objetivo ha de ser desarrollar seres humanos libres que sean capaces por ellos mismos de impartir propósito y dirección a sus vidas.”
-RUDOLF STEINER-

Tenemos una profunda deuda con la infancia. Nuestro insensible sistema les ha robado a los niños el derecho de ser niños, y la educación participa infamemente en este proceso de adoctrinamiento carente de ética, moral y humanidad.

Solo un ser humano libre, creativo, consciente, bello y esplendoroso, puede poner en movimiento las fuerzas que nos traerán el cambio. Afortunadamente, tanto los nuevos enfoques científicos como las llamadas pedagogías alternativas están hallando respuestas revolucionarias que apuntan hacia una misma dirección: es aquello que nos emociona lo que enciende los mecanismos biológicos del aprendizaje, permitiendo que aflore en el alma humana una voluntad de desarrollo íntegro y un interés genuino por el mundo y su sentido.

Esta obra de lectura amena y fácil comprensión, está especialmente indicada para individuos, familias y docentes que buscan el desarrollo de una nueva ciencia y conciencia educativa a través de la siembra de semillas de conocimiento y amor en los líderes del futuro. 

COMPRA EL LIBRO HACIENDO CLICK AQUÍ (enlace a Amazon)

CONTENIDOS

PRIMERA PARTE – EL SER HUMANO: DE LA DEPENDENCIA A LA LIBERTAD

Capítulo 1 – Primer septenio: del nacimiento a la compleción orgánica

  • Aspectos fisiológicos del primer septenio: desarrollo cerebral
  • Ondas cerebrales y programación cerebral durante la primera infancia
  • ¿De qué lado estás? Desarrollo de la lateralidad
  • Neuroplasticidad
  • ¡Más rápido, pequeños! Las nefastas consecuencias de una actividad académica prematura

Capítulo 2 – Segundo septenio: el inicio de la actividad escolar

  • Emoción, emoción y más emoción
  • ¡Ritmo!
  • De la curiosidad a la memoria: la atención de lo emocionante
  • Los ritmos circadianos
  • ¡Qué maravilla! Educación artística e ideal de belleza
  • Perspectiva de la epigenética conductual
  • La pérdida del paraíso y el viaje del héroe
  • Ciclos biológicos memorizados

Capítulo 3 – Tercer septenio: el despertar del pensamiento abstracto

  • ¿Qué me está pasando?
  • Un nuevo mundo
  • Conocimiento abstracto y habilidades sociales
  • Pensamiento/juicio crítico y método científico

Capítulo 4 – El desarrollo prenatal y el Proyecto-Sentido

  • Desarrollo embrionario: preparándonos para pensar, emocionarnos y transformar el mundo
  • El sistema nervioso y su papel en los procesos de aprendizaje
  • Proyecto-Sentido
  • Maternidad/paternidad consciente
  • Concepción responsable y embarazo responsable

SEGUNDA PARTE – CIENCIA Y CONCIENCIA DEL NUEVO PARADIGMA EDUCATIVO

Capítulo 5 –  ESTRUCTURA Y BIOLOGÍA DE LA CREENCIA: La conciencia de nuestra percepción

  • Creer es crear
  • Estructura de las creencias
  • ¿Cómo se forman las creencias?
  • Fundamentos biológicos de las creencias
  • Sistemas de creencias: creencias estructurantes y no estructurantes
  • Creencias limitantes y creencias potenciadoras
  • Identificación de creencias
  • Valores
  • Niveles neurológicos
  • Cambio de creencias

Capítulo 6 – EL ESTUDIO TRANSGENERACIONAL: la conciencia de nuestra herencia:

  • Fundamentos terapéuticos del árbol genealógico
  • Epigenética conductual y perspectiva cuántica
  • Cómo empezar el estudio transgeneracional
  • Análisis del árbol genealógico
  • Visiones del estudio transgeneracional
  • Del clan al individuo: la biografía humana
  • Integración del estudio transgeneracional en las instituciones educativas

Capítulo 7 – MINDFULNESS: conciencia plena, vida plena

  • La mente condicionada
  • El sistema nervioso simpático
  • El sistema nervioso parasimpático
  • Autorregulando nuestro sistema nervioso
  • La ciencia de la transformación de la mente y el cuerpo
  • Un océano de emoción
  • Mindfulness en el ámbito escolar

TERCERA PARTE – SANANDO LA EDUCACIÓN

Capítulo 8 – Una escuela que sana

  • Escuela competitiva, escuela agresiva
  • Hacia una educación individualizada y personalizada
  • El valor del juego y la diversión
  • ¡Queremos aprender! ¡Queremos reír!
  • ¿Qué es la imaginación?
  • Creatividad e inspiración
  • Érase una vez… el poder de las imágenes
  • El cuento terapéutico
  • Las imágenes televisivas
  • El desarrollo de la voluntad
  • Neuroarquitectura: entornos que sanan
  • El desafío de la interculturalidad

Capítulo 9 – Un nuevo guía educativo

  • ¡Ayúdame a entender el mundo!
  • El papel del docente
  • Una libertad basada en los límites
  • Redefiniendo la autoridad
  • Sobre los abusos
  • Intervencionismo
  • Educando desde el amor o desde el miedo: una perspectiva biológica

COMPRA EL LIBRO HACIENDO CLICK AQUÍ (enlace a Amazon)

 

La Ciencia de las Afirmaciones Positivas

ciencia-afirmaciones-positivasLas afirmaciones tienen su origen psicoterapéutico en la labor del francés Émile Coué. Su afirmación “Todos los días, en todos los sentidos, estoy cada vez mejor y mejor”, repetida en el comienzo y el final de cada día, sirvió para cambiar el pensamiento inconsciente de sus pacientes. Las afirmaciones nos ayudan a desarrollar una mentalidad positiva y así romper las barreras que el pensamiento negativo pone en nuestra vida día a día.

Las tendencias actuales en neurociencia ofrecen evidencia de que podemos mejorar conscientemente nuestra salud y bienestar simplemente cambiando nuestros pensamientos. Los nuevos descubrimientos en neuroplasticidad han demostrado que la realidad física de nuestro cerebro se forma a partir de nuestras experiencias pasadas y que puede cambiar en función de la nueva de información. Lo realmente curioso es que no importa si esta información proviene de un estímulo del entorno (bottom-up event) o de nuestro pensamiento (top-down event). El cerebro, a menudo, no encuentra diferencias ente lo exterior (aquello que llamamos real) y lo interior (aquello que llamamos imaginado/imagen mental).

  • Lauren Robins (MS, LMT), en su artículo “El Cuerpo Indefinido” dice: “Los pensamientos crean productos químicos que se vierten en torrentes que cursan a través de nuestro cuerpo. Dentro de los 20 siguientes segundos tras un pensamiento, la composición química del cuerpo se ve alterada, lo que deriva en un efecto ácido o alcalino en nuestro cuerpo. Si perseveramos en los pensamientos negativos, nuestro sistema nervioso envía los productos químicos a los músculos; nuestro cuerpo físico se contrae y el pensamiento se vuelve difuso”.

  • Cathy Chapman, Ph.D.: “Si eres de los que tiene pensamientos de tristeza, enojo o negatividad la mayor parte del día, estás debilitando tu sistema inmunológico. Se ha demostrado clínicamente que los productos químicos en tu cuerpo que combaten las infecciones disminuyen si este tipo de pensamientos persisten”.

  • El Dr. Joe Dispenza dice: “El cerebro pensante, el neo cortex, es la semilla de nuestro libre albedrío y nos permite tener una elección y una opinión propias. La cosa que más me llamó la atención de las personas que mostraban cambios en su salud es que habían cambiado su forma de pensar. Cambiar la forma de pensar tiene el efecto en el cerebro de enviar una nueva señal al cuerpo. Nuestros pensamientos tienen una conexión directa con nuestro nivel directo de salud. Los pensamientos crean neuroquímicos. Si tienes pensamientos felices, estás produciendo los neuroquímicos que te hacen sentir feliz”.

  • El Dr. Joseph M Carver, PhD, en su artículo “Gestión de la Memoria Emocional: Control Positivo Sobre tu Memoria”, escribe:Los pensamientos cambian la química del cerebro. Con nuestros pensamientos cambiamos los neurotransmisores a diario. Si un hombre entra en una habitación con una pistola, sentimos amenaza, y el cerebro libera norepinefrina. Nos ponemos tensos, alerta, nuestras palmas se vuelven sudorosas, y nuestro corazón late más rápido. Si todo resultó ser una broma, y el hombre nos dice que la pistola es en realidad de chocolate, el cerebro cambia rápidamente su opinión, se relaja, nos reímos… la broma está en nosotros, en nuestro pensamiento… ¡Sentimos lo que pensamos! El pensamiento positivo funciona. Como sugiere el ejemplo anterior, lo que pensamos acerca de una situación crea nuestro estado de ánimo”.

  • La Dra. Caroline Leaf, investigadora cerebral de Sudáfrica con más de 25 años en este campo, dice: “entre el 87% y el 95% de las enfermedades que nos aquejan hoy en día son el resultado directo de nuestra vida mental. Lo que pensamos nos afecta física y emocionalmente. Es una epidemia de emociones tóxicas… La persona promedio tiene más de 30.000 pensamientos al día. A través de una vida de pensamiento no controlado, creamos las condiciones para la enfermedad. La investigación muestra que “el miedo por sí solo, provoca más de 1.400 respuestas físicas y químicas conocidas y activa más de 30 hormonas diferentes. Los residuos tóxicos generados por los pensamientos tóxicos provocan las siguientes enfermedades: diabetes, cáncer, asma, problemas de la piel y alergias por nombrar sólo unos pocos. ¡Controla conscientemente tu pensamiento y empieza a desintoxicar tu cerebro!

  • La neurocientífica Helen Mayberg llegó a la conclusión de que las píldoras inertes placebos funcionan de la misma manera en el cerebro de personas deprimidas que los antidepresivos. La actividad en la corteza frontal, el asiento del pensamiento superior, aumenta; la actividad en las regiones límbicas, que se especializan en las emociones, decaen.

El Dr. Joe Dispenza explica que cuando las neuronas del cerebro se conectan a través de la activación provocada por un pensamiento o un recuerdo, crean una asociación en un patrón de pensamiento, o “neuro-red”. Se ilustra de la siguiente manera: “El concepto y el sentimiento de amor, por ejemplo, se almacena en esta vasta neuro-red. Pero construimos el concepto de amor de muchas otras diferentes ideas del amor. Algunas personas tienen el amor conectado a la decepción; cuando piensan sobre el amor, experimentan el recuerdo del dolor, la tristeza, la ira, e incluso rabia”. Lo que piensas y afirmas del amor, o de cualquier otra cosa, tiene su patrón asociado en el cerebro.

Las neuronas que se disparan juntas, se conectan. Si practicas algo una y otra vez, como una afirmación positiva, esas neuronas crean una relación duradera. Si te enojas a diario, si te sientes frustrado a diario, si sufres a diario, todo esto es integrado en la red neuronal, que a partir de entonces habrá creado una relación a largo plazo con todas esas ideas. Las afirmaciones ayudarían en este sentido a crear nuevos patrones y asociaciones a través de nuestro esfuerzo mental.

También sabemos que las neuronas que no se disparan juntas pierden su relación a largo plazo; cada vez que interrumpimos un pensamiento, esas neuronas que estaban conectadas entre sí empiezan a romper sus relaciones.

De hecho, la psiconeuroinmunología está explorando esta relación. En palabras del psiquiatra George F. Solomon, “la psiconeuroinmunología es un campo científico interdisciplinar que se dedica al estudio e investigación de los mecanismos de interacción y comunicación entre el cerebro (mente/conducta) y los sistemas responsables del mantenimiento homeostático del organismo, los sistemas: nervioso (central y autónomo), inmunológico y neuroendocrino, así como sus implicaciones clínicas”. Se trata de un territorio del que aún queda mucho que explorar, pero cuyas conclusiones arrojan una nueva luz a la relación cuerpo/mente y el poder que los pensamientos (y su manifestación exterior, las afimaciones) tienen en nuestra vida diaria a nivel fisiológico, psicológico y comportamental.

*Si lo desea, puede leer la publicación: “Un sencillo Diario de Gratitud puede transformar tu vida

Mindfulness y Transgeneracional: un abordaje integral

Después de más de 50 artículos compartidos en relación con la herencia transgeneracional, los contratos familiares inconscientes y el verdadero papel que nuestras emociones desempeñan en nuestra fisiología y experiencias vitales, ha llegado el momento de abrirse a nuevos abordajes … Sigue leyendo