Sonidos curativos que sanan tu cuerpo y emociones

¡Tu Fuente de Energía Positiva!

El Hombre y el Sonido

Desde tiempos antiguos el ser humano se ha interesado en las propiedades curativas del sonido y lo ha usado con fines rituales y terapéuticos. Éste interés se ha dado en todos los lugares y culturas del mundo.

En oriente se ha usado la recitación de mantras para curar o cambiar diversas situaciones, en México los Marakames (o chamanes) Wixárika o Huichol cantan para mover energías estancadas y en el Budismo tibetano se pronuncian las “sílabas semilla” (como el famoso OM) para conectar con la presencia espiritual de cada una.

budismo

Históricamente, uno de los grandes estudiosos del efecto del sonido sobre el cuerpo fue Pitágoras, quien investigó las reacciones que generaban ciertos acordes y armónicos sobre el organismo humano.

A partir de sus resultados elaboró ciertas secuencias sonoras que llevaban a las personas a cambiar su conducta y a sanar sus emociones. Con ellas logró inducir el sueño, contrarrestar el enojo y combatir los miedos de quienes les oían, entre otras cosas.

musica 1

Las Frecuencias de Solfeggio

El origen de la antigua Escala de Solfeggio puede rastrearse al Himno a San Juan el Bautista (Ut queant laxis). El himno tenía la particularidad de que cada oración comenzaba con la misma sílaba que la nota en la que se cantaba y por ésta resonancia matemática se creía que las frecuencias eran capaces de inspirar al hombre a ser más divino o a acercar al hombre con su “creador”.

Las frecuencias de Solfeggio componen la antigua escala musical de 6 tonos (Ut-Re-Mi-Fa-Sol-La), Ut luego pasó a llamarse Do, que se usaba para componer música sagrada, incluyendo los hermosos y bien conocidos Cantos Gregorianos.

cantar

Se cree que estos cantos y sus tonos especiales podían impartir Bendiciones espirituales cuando se cantaban en armonía. Cada tono de Solfeggio comprende una frecuencia que tiene el poder de equilibrar tu energía y de mantener tu cuerpo, mente y espíritu en perfecta armonía.

Pero los cantos y las frecuencias de los monjes Gregorianos fueron perdidas con el paso del tiempo y la humanidad parecía haberlas olvidado.

Hasta que apareció el Dr. Joseph Puleo, un médico naturópata y uno de los líderes mundiales en medicina herbárea, quien comenzó a investigar las frecuencias Solfeggio a mediados de los 70’s. Éste hombre nos acercó nuevamente a la creencia de que las vibraciones sonoras tenían un efecto importante sobre el comportamiento no sólo de nuestro cuerpo, sino también de nuestra mente y espíritu y abrió todo una nueva área en el campo de las terapias de sanación.

Las Terapias Sonoras en la Actualidad

musica portada 2

Hoy en día existen muchas teorías que avalan las propiedades medicinales de la música y el sonido. Ciertos estudios neurocientíficos que señalan los beneficios que la música aporta a nuestro cerebro y cuerpo, como por ejemplo reducir el estrés y fortalecer el sistema inmunológico.

Siendo que los líquidos son particularmente receptivos a las ondas sonoras y aproximadamente un 60% del cuerpo humano está compuesto por líquidos, el mundo científico ha incorporado la idea de que los sonidos pueden utilizarse como frecuencias vibratorias de curación.  De hecho, la frecuencia de 528 Hz es precisamente utilizada por genetistas hoy en día para reparar daños en el ADN humano.

terapia

Actualmente ya se están comenzando a establecer cada vez más centros de terapia de sanación sonora, donde se utilizan sonidos específicos pueden aliviar síntomas específicos del cuerpo o de la psique.

Escucha Las Frecuencias de Solfeggio y Otras Frecuencias Sanadoras

A continuación te presentamos una lista de frecuencias y sus posibles efectos sanadores:

174 – Hz Alivia el dolor físico y la falta de energía.

Este analgésico natural sirve para eliminar el dolor físico y la falta de energía. Ayuda al correcto funcionamiento de los órganos.

285Hz –  Ayuda a que las células y tejidos vuelvan a su estado original.

Influye sobre los campos energéticos para que manden la señal de reestructurar cualquier tejido u órgano dañado.

337Hz – Estabiliza la circulación sanguínea.

396Hz – Sirve para deshacerse del miedo y la culpa.

Es la primera nota de la escala de Solfeggio (Ut). Sirve para deshacerse del miedo y la culpa.

417 Hz – Se utiliza para liberarse del campo negativo

Es la segunda nota de la escala de Solfeggio (Re).

528Hz – Es considerada la frecuencia de transformación y milagros

Es la tercera nota de la escala de Solfeggio (Mi). Utilizada en la medicina para la reparación del ADN.

625Hz – Ayuda al funcionamiento del hígado.

639Hz – Es la frecuencia del amor y la unidad.

Es la cuarta nota de la escala de Solfeggio (Fa). Equilibra la capacidad de relacionarte con otros y fortalece el autoestima.

741Hz –  Es la frecuencia de la intuición y la iluminación.

Es la quinta nota de la escala de Solfeggio (Sol). En el plano físico limpia las células.

764Hz – Normaliza el sistema nervioso.

852Hz – Se utiliza para la visión y la conciencia espirituales.

Es la sexta y última nota de la escala de Solfeggio (La). Favorece la intuición.

963Hz – Activa la glándula pineal.

¡Escucha, disfruta y comparte con otros que se podrían beneficiar de los sonidos curativos!

 *Si lo desea, puede leer la publicación: “SOLO RESPIRA: un precioso cortometraje que ayuda a niños y adultos a manejar sus emociones

Centro de Amor

El símbolo del Centro de Amor dibujado por la ex-esposa de Denis

El símbolo del Centro de Amor dibujado por la ex-esposa de Denis

“Yo Soy un Centro de Amor, en mi Tiempo, en mi Espacio, y yo lo sé”

Este sencillo mantra, a pesar de su aparente simplicidad, esconde un poder milenario.

Denis es un venerable anciano natural de Quebec y director de la Foundation for Balance and Harmony. Actualmente reside en el Lago Atitlán, Guatemala, donde combina sus actividades de reeducación cerebral para niños con dificultades de aprendizaje (incluyendo dislexia e incluso autismo) con la expansión de la técnica que él mismo denominó Centro de Amor.

Todo se remonta a varias décadas atrás. En aquel tiempo, Denis estudiaba en el famoso Instituto Monroe, una organización dedicada a la educación e investigación de la conciencia humana, especialmente las experiencias fuera del cuerpo. Tras una visión reveladora, Denis supo que el equilibrio del corazón era la clave para vivir una vida plena. Cuando compartió su experiencia con una de las mujeres de su grupo de estudio, ella le contó lo siguiente:

Había sido la amante de un general chino que invadió Tibet. Se suponía que él debía quemar todos los libros pero afortunadamente conservó algunos…

Ella pudo ver en un manuscrito lo que ahora llamamos el “Centro de Amor”, una técnica ancestral utilizada por monjes budistas para equilibrar el corazón y para estar anclados en el corazón.

Inmediatamente comenzó a recitar estas palabras:

“Yo creo un Centro de Amor, en mi tiempo, en mi espacio, y está hecho”

La mujer dijo que esta técnica de más de 4.000 años de antigüedad había sido utilizada para practicar lo que ahora llamamos Reiki. Antes de iniciar el trabajo energético, los monjes querían asegurarse de estar en el corazón y no en la mente para permitir un flujo de energía pura y sin bloqueos.

Denis repite una y otra vez este mantra a lo largo del día. Cuando se levanta, lo primero que hace es 3 Centros de Amor. “Quiero asegurarme de empezar el día en el corazón. La mente es demasiado fuerte y siempre quiere tener el control, desde bien temprano”, dice sonriendo.

Si repites este mantra con los ojos cerrados y las manos en el corazón, sin duda podrás sentir una corriente de energía que se concentra en él. Inmediatamente, la actividad mental deja de ser tan intensa y sentimos la calma y la paz del corazón. Y sí, así es, tú puedes crear un Centro de Amor… el Amor es tan simple. Tan simple que solamente necesitas decir: “Yo soy un Centro de Amor, en mi tiempo, en mi espacio, y yo lo sé”. Se crea a sí mismo… ¡es maravilloso! No necesitas un intermediario para tomar posesión de tu propio poder Denis dice: “Si es complicado, no es amor. El amor no tiene nada de complicado, de hecho es muy simple y natural”.

Antes de realizar cualquier sanación, un Centro de Amor te lleva al lugar donde reside la luz de tu interior. Antes de tomar cualquier decisión, si estamos en el corazón, nada puede salir mal.

Ciertamente es una técnica muy sencilla, pero es eficaz. Uno puede sentirlo. Es por eso que, tras practicarla, decidí ayudar a Denis en su labor de difundir esta técnica milenaria. Afortunadamente aquel coronel no quemó todos los manuscritos, y afortunadamente aquella mujer vivió para verlos con sus propios ojos y compartirlos. Afortunadamente también yo conocí a Denis, así que puse a su disposición mis conocimientos sobre manejo de blogs y este es el resultado. Les invito a pasar por el blog y leer lo que Denis quiere compartir con ustedes.

*Muchas personas me han preguntado si deben recitar el mantra tal y como lo dice Denis (Yo Soy un Centro de Amor, en mi Tiempo, en mi Espacio, y yo lo sé) o como lo recitó originalmente la mujer que le cedió el conocimiento (Yo Creo un Centro de Amor, en mi Tiempo, en mi Espacio, y está hecho). Nótese que, aunque las palabras cambian, el mensaje es el mismo, y por lo tanto la intención también. Usen el que más cómodo les haga sentir, y recuerden que el dogmatismo en este caso no tiene sentido: de lo que se trata es de volver al corazón.

*Si lo desea, puede leer la publicación: “La escuela donde los niños son felices