El cerebro tiene un botón de delete (borrar): Aprende a usarlo.

boton-deleteEn los últimos años de investigación, neurocientíficos han empezado a entender que la complejidad con la que trabaja el cerebro para aprender nuevas cosas depende también de un proceso de eliminación de conexiones poco útiles. La metáfora que han empleado es la de una forma de jardinería neural, donde existen ciertas células que hacen un trabajo de cortar, por así decirlo, las hierbas malas, parásitos o excrecencias inservibles.

Este sistema de depuración que mayormente ocurre cuando se duerme o se descansa profundamente –como puede ser durante la meditación– ha sido comparado con un botón de delete o borrar que el cerebro emplea para crear espacio como si fuera una computadora que necesita memoria.

Se suele decir que las neuronas que se encienden juntas se conectan entre sí, esto explica cómo se refuerzan y robustecen los circuitos de aprendizaje en el cerebro y, en términos más coloquiales, por qué “la práctica hace al maestro”. Sin embargo, para verdaderamente catalizar la capacidad de aprendizaje es necesario también desaprender y eso significa de alguna manera desconectar ciertos circuitos, como si tuviéramos que desenredar cables para que fluya la energía o, para seguir con la metáfora del jardín, quitar enredaderas que plagan a las plantas. Las células que se encargan de esta actividad son llamas “microgliales” y se ha descubierto que trabajan destruyendo las conexiones sinápticas que no se usan mucho y que son marcadas con una proteína (C1q).

Esta actividad de depuración de conexiones sinápticas que obstruyen el aprendizaje ocurre al dormir, donde se ha observado que las células del cerebro llegan a encogerse hasta el 60% para que entren en acción las células gliales, que realizan este proceso de “podar el césped” o “desbrozar” para que tengamos espacio para pensamientos más frescos y luminosos y conectemos la información que es útil en ese momento.

Aunque esta limpieza ocurre de manera mayormente automática en el sueño, podemos influir en este proceso de borrar material inútil de varias formas. Una de ellas es evidentemente durmiendo bien, tomando siestas o meditando (llegando a estados de profunda relajación). Pero otra forma quizás más interesante es influyendo en qué conexiones son las que se ven etiquetadas en nuestro cerebro para que pase el jardinero y las corte. Como dice Juddah Pollack en Fast Company:

Si estás peleándote con alguien en el trabajo y le dedicas mucho tiempo a pensar en eso incluso cuando no estás con esa persona, y en cambio no piensas en ese otro gran proyecto, te convertirás en un superestrella sináptico de generar planes de venganza, pero en un pobre innovador. Para tomar ventaja del sistema de jardinería natural del cerebro, simplemente piensa en las cosas que son importantes para ti.

“La única venganza es el olvido” (Borges)

Dejar de pensar en algo consistentemente es el equivalente a utilizar el botón de borrar. Así que reflexionemos en cómo cada pensamiento va moldeando nuestro cerebro y su capacidad de aprendizaje, de encontrar el espacio y el balance adecuado, como si estuviéramos criando un precioso bonzai.

*Si lo desea, puede leer la publicación: “GRATIS Reto de Mindfulness: 7 audios guiados + 7 vídeos explicativos

La música es terapéutica

musica¿Qué nos aporta la música?

Algunas personas dicen que la música es su mejor terapeuta y en cierto modo tienen algo de razón porque nos ayuda a conectarnos con nuestros sentimientos y recuerdos y muchas veces nos ayuda a descifrar como en realidad nos sentimos.

La música nos genera tanto emociones positivas como negativas, pero también tiene otros muchos beneficios. En el artículo de hoy os desvelaremos algunos de ellos.

La música como ayuda al dolor diario

Hay muchas personas que aseguran que la música es terapéutica y que de una u otra forma los ha ayudado a mejorarse de su malestar bien sea físico o emocional.

Según diversas investigaciones, la música tiene efectos fisiológicos, como en el ritmo cardíaco, la presión arterial, el ritmo respiratorio, y además también puede afectar nuestras ondas cerebrales.

En sí afecta a nuestro organismo y a nuestras emociones tanto de forma positiva como negativa. Por eso se dice que escuchar una melodía es terapéutico porque nos ofrece muchos beneficios a diferentes malestares que podamos presentar en determinado momento.

La música como beneficio

La música también puede ser vista como sanadora, puesto que nos beneficia con problemas relacionados con el estrés, nos ayuda a mejorar nuestra memoria y con determinados dolores.

A este tipo de terapia le llamamos musicoterapia, y viene a formar parte de las terapias alternativas. Ésta afirma que la música interviene directamente en nuestro sistema nervioso causando algún tipo de efecto positivo.

Otra forma de verlo sería como la mayoría de las personas lo asimila, ya que puede formar parte de una distracción de los problemas cotidianos para nosotros y nos hace sentir mejor por momentos cuando disfrutamos de la que nos gusta.

¿Qué nos aporta la musicoterapia?

La musicoterapia puede ser activa en donde el paciente puede cantar, tocar instrumentos musicales y bailar, y de forma receptiva donde escucha para relajarse, además de otras técnicas en donde está involucrada la persona encargada de aplicar la terapia.

La música nos ofrece muchos beneficios tanto físicos, cognitivos y motores. Esta aumenta nuestra capacidad de responder más rápido ante diversos estímulos sensoriales. Nos ayuda con nuestra memoria, pensamientos, emociones e imaginación.  Además nos permite conocer cómo nos sentimos y así poder compartir mejor con los demás, así que vendría a servir también de forma social.

Al ser capaz de bailar y tocar instrumentos nos favorece en nuestra coordinación, nuestro equilibrio y movilidad. Nos aporta mucho esta forma de terapia en donde no solo se trata de escuchar, sino que es mucha más completa.

¿En qué tipo de problemas nos ayuda la musicoterapia?

La musicoterapia ayuda a personas con problemas cognitivos como daño cerebral, pacientes con adicciones o con dolores crónicos, puesto que ayuda a la persona a relajarse ofreciéndole mejorar su humor junto a beneficios a nivel neurológico.

Puede ayudar a todo tipo de personas con estrés, ansiedad, con problemas de memoria…, para aquellos niños que son inquietos y con dificultades del aprendizaje, además de contribuir a mejorar los niveles de nuestra autoestima. Es decir, la musicoterapia aporta beneficios tanto a niños como a adultos.

Nos aporta mucho a la solución de algunos de nuestros problemas y es para todas las edades lo cual es bastante bueno. Así que a escuchar música, a bailar y tocar algún instrumento que no podemos perdernos todo esto que nos concede la magia de la música.

*Si lo desea, puede leer la publicación: “Cómo nuestras emociones afectan nuestra salud

No le debes explicaciones a nadie, rinde cuentas contigo misma

No des explicaciones.A veces adoptamos el método judicial para con nosotros mismos. Somos los justicieros de nuestra mente, sometiéndola a continuo escrutinio y juicio, demandando explicaciones. No contentos con eso, en la mayoría de las ocasiones brindamos la posibilidad de que sean otras personas las que nos evalúen o juzguen, con el riesgo de que sus opiniones o juicios sean totalmente desafortunados.

No debes buscar en el exterior explicaciones y respuestas que solo tú puedes darte, de forma íntima y sosegada. Quien hace más caso de lo que le dicen que le falta, se encuentra lejos de saber lo que necesita. Lo cierto es que las almas puras y las mentes ocupadas no cuentan con tiempo ni ganas para meterse en la vida de nadie y las personas seguras de sí mismas no permiten que nadie lo haga.

Debes rendir cuentas contigo mismo/a pero no de una forma inquisidora, sino de una forma abierta y franca. Sólo cada uno de nosotros conocemos el porqué de cada una de nuestras acciones, decisiones, alegrías y sufrimiento. Están en el plano de lo subjetivo, de lo íntimo, de lo que sólo nosotros sabemos de nosotros mismos.

Nuestra vida, nuestras propias explicaciones

A veces nos decimos que otros en nuestra misma situación hubieran actuado de la misma forma, pero eso en realidad carece de fundamentación y de importancia. La comparación con el resto del mundo es inútil si lo que en realidad buscamos es la paz interior y no la aprobación social.

Lo que conduce al desarrollo emocional es buscar la paz con nosotros mismos, no la aprobación de los demás, tan cambiante y subjetiva como la nuestra.

Tenemos que intentar que nuestro corazón sirva de ayuda a la complicada tarea que tiene nuestra memoria de integrar emocionalmente lo que hemos vivido a lo largo de nuestra vida. Evitar buscar la coherencia en todo lo que hemos hecho, ponerle una etiqueta, para optar por descubrir si nuestras acciones revelan la búsqueda de una razón, un sentimiento, un anhelo o el deseo de evitar un fracaso, una crítica o el dolor.

A veces nuestra historia tiene múltiples interpretaciones e incógnitas, pero siempre cuenta con un denominador común: superar miedos, liberarnos de capas, nadar a contracorriente de nuestros traumas y fantasmas, buscar el amor, evitar la soledad.

Si la vida no es siempre coherente y justa, qué hacemos pidiéndole tantas explicaciones. Los demás tampoco lo son, así que solo nos vale nuestra propia reflexión. Las explicaciones tienen que surgir de mí si me sirven para explicar algo que siempre me ha perturbado. Mis propias preguntas con mis propias respuestas.

Rendir cuentas con uno mismo no es castigarse, es reconciliarse

Existe algo que casi todos albergamos: el recuerdo de una buena época, la huella de un triunfo que parecía imposible, una colección de días excitantes y llenos de sentido. Aunque muchos días nos dejen huérfanos de ilusión y de esperanza, todos tenemos buenos recuerdos y actuaciones que nos hacen sentirnos orgullosos de nosotros mismos.

Es prácticamente imposible que todo lo vivido por una persona haya sido negativo. A veces un simple paseo por la playa sintiéndote libre vale el sentido de una vida. Una pasión vivida en el pasado guarda el motivo más valioso por el que querer mejorar, progresar y evolucionar.

Reconciliarse con uno mismo es susurrarse bajito y a escondidas, sin que los demás sepan y puedan escucharte. Reconciliarse con uno mismo es saber cantarse uno mismo “las cuarenta”, sin que duela tanto que impida que algo nuevo y bueno nazca en ti. Porque no se nace sabiendo, sino que vivimos aprendiendo. Porque saber volar es asentar los pies en el suelo y saber cómo tienes que mover tus alas para llegar alto.

Porque nadie sabe lo que quieres ni tampoco intuye lo que necesitas. Reconciliarse con uno mismo es mirar una foto de antaño, en la que todavía no sabías lo que esperaban los demás pero intuías lo que deseabas para ti mismo.

Sin filtros ni desengaños, reconciliarse con uno mismo es saber que lo que ansiaba tu mirada de niño son tus valores de hoy y por lo que seguirás luchando, pese a quien le pese y superando los desengaños.

A veces las decepciones, causadas por lo que no fuimos del todo antes, son el motor que nos guía para poder ser lo que siempre quisimos: alguien valiente que lucha por lo que quiere, que arriesga sin miedo a perder y con la certeza de que lo que apuesta no vale menos que lo que anhela.

Si las opiniones de los demás no te definen, no sigas otorgándoles más valor que tus propias acciones. No hay edad para partir de cero, ni tampoco un número de caídas reglamentarias que nos impidan seguir adelante. Da igual el tiempo que hayas estado dando rodeos, si al final has terminado por visualizar lo que quieres para ti. No rindas tantas cuentas frente a los demás y rinde más en lo que te apasiona. Tu vida y la de los que te quieren te lo terminarán agradeciendo.

  • Cristina Roda Rivera. (Psicóloga, Especialista Máster en Psicología clínica y social)
  • Fuente: lamenteesmaravillosa.com

*Si lo desea, puede leer la publicación: “Para ser feliz debes aprender a ignorar a muchas personas

10 Puntos de acupresión para aliviar dolores corporales y otros problemas

Puntos acupresiónEsta increíble manera de disminuir el dolor se usa en la medicina china desde hace miles de años. Además, ayuda a relajar cuerpo y a tratar enfermedades.

Hoy en día, este método se utiliza por muchas personas, no sólo los chinos. Se cree que esta es una de las mejores maneras de relajar el cuerpo. Se dice que, incluso, es mejor que dormir.

Algo que debemos saber es que hay unos 400 puntos de acupresión en nuestro cuerpo. Existen 12 meridianos principales que conectan órganos específicos, organizando así un sistema de comunicación a lo largo de todo el cuerpo. Las enfermedades se producen cuando uno o más de estos meridianos se bloquean o se encuentran fuera de balance.

Algunos estudios han demostrado que esta terapia alternativa es beneficiosa para aliviar ciertos dolores y molestias.

Los puntos de acupresión necesitan ser apretados con una presión moderada durante unos pocos segundos. Cuando te encuentres trabajando en cierto punto de acupresión, asegúrate de respirar profundamente.

A continuación, los 10 puntos de acupresión:

1. Hegu

Ubicación: punto entre el pulgar y el dedo índice.
Alivia dolores de cabeza.

Este punto de acupresión es conocido por tratar los dolores de cabeza. También ayuda a aliviar los dolores de muelas, dolor de cuello, dolor de hombros, artritis, estreñimiento y resacas (cruda).

Este punto de acupresión se encuentra en la zona carnosa entre el pulgar y el dedo índice, en el punto más alto del músculo, donde tanto el pulgar como el dedo índice se unen. Pulsa el punto y masajéalo durante unos minutos.
Nota:
No presiones este punto de acupresión durante el embarazo (promueve contracciones uterinas).

2. Neiguan

Ubicación: 2 pulgadas (5 centímetros) bajo la muñeca.
Reduce náuseas y vómitos.

Esta zona es conocida como punto de que cura las náuseas y vómitos causados por una variedad de razones, incluyendo mareo, embarazo, post-cirugía y post-quimioterapia. También alivia el malestar estomacal, dolor de cabeza, dolor en el pecho, el dolor y malestar ocasionados por el síndrome del túnel carpiano.

Este punto se encuentra entre los dos grandes tendones en la parte interior de la muñeca, alrededor de tres dedos por debajo de la base de la palma de la mano. Presiona el punto durante unos minutos y repite varias veces.

3. El Tercer Ojo

Ubicación: entrecejo.
Alivia la fatiga crónica y el cansancio visual.

Este punto es bueno para calmar la mente, mejorar la memoria, aliviar el estrés, la fatiga crónica, los dolores de cabeza, el cansancio visual y el insomnio. También ayuda a aliviar el dolor en los senos nasales (a causa de la sinusitis) y la congestión nasal.

En primer lugar, cierra los ojos. Luego, usando el dedo mayor, presiona el punto entre tus cejas y mantén durante unos minutos. Repite esto una vez al día.

4. Mar de la Tranquilidad

Ubicación: en el esternón.
Para la curación emocional.

Este punto de acupresión es conocido como CV 17. Presionar esta zona ayuda a restaurar el sentido de calma y a aliviar la ansiedad, el nerviosismo, la depresión, la histeria y otros desequilibrios emocionales. También ayuda a estimular el sistema inmunológico.

Este punto está situado en el centro del esternón, alrededor de cuatro dedos sobre la base del hueso. Presiónalo varias veces, no aprietes por más de un par de segundos.

Nota: La columna vertebral debe estar recta.

5. Zu San Li

Ubicación: bajo la rótula.
Combate problemas estomacales.

Este punto de acupresión se utiliza para mejorar los trastornos digestivos, incluyendo la indigestión, diarrea, estreñimiento, hinchazón, gases, dolor abdominal, náuseas y vómitos. Además, estimula el sistema inmunológico, combate la fatiga, fortalece el cuerpo y promueve el bienestar general.

Presiona este punto y relájate. Puedes pulsar el punto en ambas piernas simultáneamente.

6. Weizhong

Ubicación: tras la rodilla.
Alivia la artritis y ciática.

Este punto ayuda a reducir varios dolores y molestias, como por ejemplo: el dolor de rodillas y de espalda, rigidez en la espalda, artritis en rodilla, espalda o caderas, y el dolor de la ciática.

Un estudio publicado por el British Medical Journal en 2006, muestra que la acupresión puede ser más eficaz que la fisioterapia para aliviar el dolor de la espalda baja.

Pulsa el punto por un minuto y luego relájate. Después de unos minutos, repite.

7. Bladder Shu – Puntos Sacros

Ubicación: cercano al coxis.
Calma los dolores menstruales.

Este punto es bueno para relajar el útero y aliviar los dolores menstruales, reducir la ciática y el dolor en la espalda baja.

Se encuentra en el sacro, es decir, la base de la columna vertebral directamente por encima del hueso de la cola (coxis). Pulsa el punto con las dos manos por unos minutos. Repite el proceso varias veces.

8. Shen men

Ubicación: fosa triangular, en la oreja.
Ayuda a dejar de fumar.

Este punto de acupresión ayuda a deshacerse de una adicción, dejar de fumar, aliviar el estrés, la ansiedad, la depresión, el insomnio y las enfermedades inflamatorias.

Se cree que le ayuda a dejar de fumar, haciendo que el sabor de los cigarrillos sea menos deseable.

Este punto de acupresión se encuentra en la mitad superior de la oreja, sobre el ápice de la fosa triangular.

Masajea el punto durante unos minutos. Si deseas mejores resultados, este proceso debe ser realizado por un profesional.

9. Tianzhu o Pilar Celeste

Ubicación: costados del cuello alto, zona del músculo esplenio.
Combate el insomnio y el estrés.

Estos puntos de acupresión ayudan a reducir el estrés, la ansiedad, el cansancio, el agotamiento, el dolor de cabeza o la sensación de pesadez en la cabeza, dolor de cuello, insomnio, fatiga visual y rigidez en el cuello.

Estos puntos son dos, y están situados en un dedo de ancho por debajo de la base del cráneo en cada lado, en los músculos prominentes del cuello situados 1/2 pulgada (1 ½ cm) hacia afuera de la columna vertebral. Presiona los puntos varias veces todos los días.

10. Tai Chong

Ubicación: dorso del pie, entre el primer y segundo hueso metatarsiano.
Mejora la concentración.

Este punto es bueno para mejorar la memoria, la concentración, aliviar dolores de cabeza, y sensación de ojos cansados, ayuda a combatir la fatiga, reducir la resaca, reforzar el sistema inmunológico y prevenir las alergias, ya que mantiene la energía del cuerpo fluyendo sin problemas.

Aprieta este punto y mantén la presión durante unos minutos. Repite este proceso dos o tres veces al día.

*Si lo desea, puede leer la publicación: “Reflexología: Estimule circulación y metabolismo en sólo 10 segundos

Neurociencia de la glándula pineal: los misterios del “tercer ojo”

Glándula PinealHay una glándula endocrina en nuestros cuerpos que, potencialmente, puede llegar a recibir más sangre por volumen cúbico que cualquier otro órgano del cuerpo, incluido el corazón.

Se ha escrito sobre ella empleando un lenguaje enmascarado, e incluso se ha representado de manera artística a lo largo de los tiempos por medio de una asombrosa variedad de representaciones. Sin embargo, aún no ha despertado el interés de la medicina moderna para llevar a cabo estudios clínicos.

El verdadero propósito de la glándula pineal está rodeado de misterio. ¿Es esto intencionado? ¿Es de verás necesaria esta “censura” informativa para mantenernos alejados de los dones cósmicos que según nuestros ancestros encierra esta pequeña masa de células en forma de piña? ¿O existe una confirmación científica moderna para lo que nuestros ancestros llamaron el Epicentro de la Iluminación?

Información básica sobre la glándula pineal

La glándula pineal, que tiene forma de piña, se encuentra en el centro geométrico de nuestro cerebro y está estrechamente relacionada con nuestra percepción de la luz. La glándula pineal modula los ritmos circadianos, por lo que regula nuestro ciclo del sueño. A pesar de que permanece aislada del sistema de la barrera hemato-encefálica, recibe un mayor porcentaje de flujo sanguíneo que cualquier otro órgano del cuerpo, a excepción de os riñones. La glándula pineal es minúscula y se localiza en la parte posterior del techo del tercer ventrículo del cerebro. (Los ventrículos son partes del cerebro llenas de líquido cefalorraquídeo (LCR), que mantienen el entorno químico óptimo para las células del sistema nervioso central). La glándula pineal se calcifica progresivamente con la edad, proceso que comienza generalmente antes de la pubertad; esto significa que se muestra con claridad en las radiografías craneales y los TACs para permitir la identificación de la línea media.

Cabe destacar que el fluoruro sódico calcifica la glándula pineal. La investigadora británica Jennifer Luke publicó un estudio que revelaba que los depósitos de flúor se acumulan en la glándula pineal y la calcifican. Al igual que los huesos pasan por un proceso de calcificación para endurecerse (lo cual es positivo y necesario para nuestra salud y funcionamiento), la glándula pineal también puede “endurecerse” por medio de la calcificación, aunque en este caso no nos depara nada positivo, tal como explicaremos más adelante.

Asimismo, una revisión de 450 páginas sobre la toxicidad del flúor publicada por el Consejo Nacional de Investigación del Reino Unido en 2006 demostró que el flúor causa una serie de efectos secundarios negativos como “descenso de la producción de melatonina” y “otros efectos que afectan a la función normal de la glándula pineal, que a su vez contribuyen a la aparición de otros efectos adversos en seres humanos.”

La glándula pineal, la luz y la producción de melatonina

La capacidad de transducción de señales luminosas de la glándula pineal ha llevado a muchos investigadores a denominarla el “tercer ojo”. Curiosamente, la glándula pineal contiene conos y bastones (al igual que nuestro ojos para procesar la luz), a pesar de que se trata de una pequeña masa en el centro de nuestros “oscuros” cerebros. Esta glándula también es responsable de producir y secretar melatonina. La melatonina se comunica con nuestro sistema hormonal en relación con la luz ambiental y puede propiciar la activación de ciertos ritmos biológicos. No obstante, la melatonina es mucho más compleja y sus funciones van más allá de la regulación de los ciclos de vigilia-sueño.

El precursor de la melatonina es la serotonina, la cual se almacena en grandes cantidades en la glándula pineal –esta hormona se conoce como la hormona del bienestar. Sin una producción adecuada de serotonina, llega la depresión y, en ocasiones, la depresión severa. De los 40 millones de células que componen nuestro cerebro, la serotonina interactúa o se comunica con prácticamente todas ellas.

¿Es la glándula pineal responsable de la iluminación espontánea o las experiencias psicodélicas?

A nivel espiritual, personas de cientos de culturas diferentes de todo el mundo han atribuido al correcto funcionamiento de la glándula pineal la manifestación de experiencias espirituales espontáneas. ¿Produce algún agente químico que nos permite acceder a otras dimensiones, o incluso abandonar y recuperar nuestra forma física? ¿Permite un escape del mundo físico que actualmente nos mantiene prisioneros? ¿Qué es lo que en realidad hace esta glándula?

La glándula pineal se forma en el embrión humano a los 49 días de gestación, lo cual coincide “casualmente” con la cantidad de tiempo que, según los budistas tibetanos, un alma necesita para reencarnar en el siguiente cuerpo físico.

Otras referencias históricas, así como naturales, en relación con la glándula pineal seguramente llamarían la atención de la mayoría de los investigadores del cerebro, el sistema endocrino, la botánica e incluso la inteligencia humana, pero parece que existe una ocultación deliberada de los misterios de la glándula pineal por motivos que nos resultarán obvios después de leer lo que sigue:

  • La piña es el precursor evolutivo de la flor, con sus vórtices formando una perfecta espiral que sigue la secuencia de Fibonacci, tal como la geometría sagrada de una rosa, un girasol o la concha de un nautilo.

  • El Báculo de Osiris de la cultura egipcia, que data del 1224 AC, muestra a dos serpientes entrelazadas ascendiendo para llegar a una piña.

  • Los dioses hindúes se esculpen o pintan con una piña en su mano extendida; incluso el Dios más prominente de esta cultura politeísta, Shiva, suele representarse con un cabello en forma de piña.

  • En las esculturas de los antiguos palacios asirios, que datan del 713-716 AC, representan a figuras que se asemejan a Dioses de cuatro alas que sostienen una piña en sus manos.

  • El Dios mexicano “Chicomecoatl” (siete serpientes) se representa ofreciendo piñas con una mano, mientras que en la otra sostiene un árbol de hoja perenne.

  • Dionisio, las culturas romana y griega, a menudo llevaba una vara de hinojo con una piña en la punta.

  • La glándula pineal es la única parte del cerebro que no está bifurcada y en Mateo 6:22 de la Biblia cristiana se dice: “La luz del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es único, todo tu cuerpo estará lleno de luz.”

  • La culturas egipcia, druida, hasídica, islámica, taoísta, maya, tibetana y aborigen representan a la glándula pineal en su arte y literatura.

  • Incluso el báculo del Papa católico a menudo tiene una piña en su extremo. También puede verse una piña en la bandera del Vaticano.

La glándula pineal, la METAtonina y las EEC

Aquí es donde la ciencia convencional se pierde en relación con la glándula pineal, o al menos eso dicen. La glándula pineal también está directamente relacionada con la producción de METAtonina – un pariente cercano de la melatonina, que a veces recibe el nombre de “melatonina de una octava superior”. El principal componente psicoactivo de la METAtonina es la dimetil triptamina o DMT. El DMT, tal como han investigado ampliamente Terence McKenna y Dr. Rick Strassman, parece ser responsable de las experiencias extracorporales (EEC) de muchas personas, aunque los datos científicos al respecto son muy escasos y se encuentran en sus fases iniciales.

La Cottonwood Research Foundation de Nuevo México (EE. UU.) descubrió que la glándula pineal de los roedores produce DMT endógeno: los roedores y los seres humanos tienen una estructura celular muy parecida, y es por eso que se emplean para estudios de investigación endocrinológica.

La METAtonina no suprime la auto-consciencia vigilante de la misma forma en que la melatonina lo hace durante el sueño; en lugar de ello, modifica los límites de la conciencia reprogramando temporalmente nuestros circuitos cerebrales de tal manera que permite a la auto-consciencia (identificación con el ego) separarse de la consciencia corporal mientras permanecemos conscientes.

Andra Smith y Claude Messier, por ejemplo, realizaron un estudio empleando resonancia magnética funcional (RMNf) en el Departamento de Neurociencia de la Universidad de Ottawa que reveló que las EEC son alteraciones del circuito somatosensorial (ubicación corporal) del cerebro que crean la ilusión de estar separado del cuerpo. Sin embargo, dado que la conciencia no puede medirse o detectarse de forma alguna, esta conclusión puede ser errónea y prematura.

Anthony Peake sugiere que cada célula del cuerpo es un depósito de información a la que puede accederse desde la conciencia extracorporal.

Según su teoría, las moléculas de ADN del interior de las células se comunican entre ellas para crear una red holográfica de información, y dentro de esa red pueden encontrarse micro-agujeros de gusano Einstein-Rosen que permiten a la conciencia extracorporal acceder a partes distantes del Universo y realidades paralelas…

En esencia, nuestra experiencia del pasado, el presente y el futuro es una ilusión, y el correcto funcionamiento de la glándula pineal permite una especie de “viaje en el tiempo”, que también puede manifestar en “viajes en el espacio”.

Rupert Sheldrake añade que una EEC, con la apertura de la glándula pineal, nos permite tomar contacto con el campo morfogenético planetario a través de la resonancia mórfica.

Si recordamos la geometría sagrada que mencionábamos más arriba, y contemplamos la profunda resonancia o vibración que ejerce sobre el cuerpo humano, todas estas teorías súper extrañas empiezan a cobrar mucho sentido, a pesar de la censura informativa de la ciencia convencional en relación con estos fenómenos.

Sheldrake afirmó lo siguiente:

La resonancia mórfica es un proceso por el cual la forma característica de una unidad mórfica resulta de unidades similares de forma ocurridas previamente y que actúan sobre ella a través del tiempo y el espacio. En su formulación más general, la resonancia mórfica apunta a que las denominadas leyes de la naturaleza son más bien hábitos. La hipótesis de la resonancia mórfica también conduce a una reinterpretación radicalmente diferente del almacenamiento de la memoria en el cerebro, así como de la herencia biológica. La memoria no necesariamente está almacenada en trazas materiales dentro del cerebro, que funcionan más como receptores de televisión que grabadoras de vídeo, sintonizando con influencias del pasado. Y la herencia biológica debe estar codificada en los genes o en modificaciones epigenéticas de los genes; y ello depende en gran medida de la resonancia mórfica de miembros anteriores de las diferentes especies. Así, cada individuo hereda la memoria colectiva de los miembros anteriores de su especie, lo que también contribuye a la memoria colectiva, afectando así a otros miembros de la especie en el futuro.”

La glándula pineal como el Portal hacia la Epifanía

El potencial que la METAtonina basada en DMT producida internamente tiene para influir los circuitos cerebrales ha constituido un componente omnipresente de la evolución humana. Tal ha sido su influencia, que es posible que haya contribuido significativamente a nuestros grandes descubrimientos y epifanías.

Aquellos que llevan estilos de vida creativos/espirituales a menudo aprenden a cosechar temporalmente algunos de estos secretos o al menos llegar a atisbar estas perspectivas alternativas; no obstante, al abrir las “puertas” de la glándula pineal mediante la producción de DMT, podemos acceder a realidades que probablemente guarden los mayores secretos de todos los tiempos. También puede motivar nuestra futura realización espiritual.

No podemos permitir que la glándula pineal quede confinada en el cerebro, como una masa de células minúscula y desconocida. Aunque probablemente la conciencia no tenga un punto de origen físico, parece que la glándula pineal actúa a modo de ancla para los secretos del Universo, y está justo aquí, en nuestro interior.

Fuente: Artículo de Christina Sarich para wakingtimes.com
Traducción: Mindful Science

This article (Mysteries of the Pineal Gland Ignored by Mainstream Science and Research) was originally created and published by Waking Times and is published here under a Creative Commons license with attribution to Christina Sarich andWakingTimes.com. It may be re-posted freely with proper attribution, author bio, and this copyright statement.

Masajear el punto de la longevidad “Su Zan Li” cada día tiene un efecto estimulante

El punto 100 enfermedadesNuestro cuerpo tiene 365 puntos y 12 meridianos mayores, pero este punto es uno de los más importantes.

De acuerdo con una antigua leyenda japonesa, un hombre fue lo suficientemente afortunado para adquirir un conocimiento invaluable de su padre, quien le enseñó sobre este “punto de la longevidad”, llamado también “el punto de las 100 enfermedades”.

Siguiendo las instrucciones de su padre, el joven masajeó este punto cada día y vivió el tiempo suficiente para ver el nacimiento y muerte de varios emperadores.

Como ya hemos mencionado, nuestro cuerpo tiene 365 puntos y 12 meridianos mayores, los cuales, son el número exacto de días en un año.

Todos estos puntos pueden ser tratados con acupresión, un dedo presiona sobre ciertos puntos, basados en la enseñanza sobre los meridianos y canales que están conectados a un órgano correspondiente del cuerpo.

En la medicina china el cuerpo humano es considerado como un sistema energético, y el masaje a sus puntos afecta el flujo de la energía y la función de cada órgano.

Estimula el punto “Su Zan Li”, rejuvenece tu cuerpo y previene el envejecimiento. Para los chinos este es el “Punto de la Longevidad” y los japoneses lo llaman el “Punto de las 100 Enfermedades”.

¿En qué parte del cuerpo está ubicado este punto mágico?

Este punto está ubicado bajo la rótula. Pon tu mano sobre la rodilla, la mano derecha sobre la rodilla derecha y la mano izquierda sobre la rodilla izquierda. El punto está ubicado entre la punta del dedo anular y el meñique, entre los huesos.

Existe otra manera para localizar éste punto. Siéntate en el suelo y presiona fuertemente tus pies sobre el suelo frente a ti. No levantes los talones de suelo. Comprueba que el área bajo tus rodillas esté levemente más elevada. Ubica su punto más alto y presiona con un dedo; este es tu punto Su Zan Li.

¿Por qué los japoneses lo llaman “El punto de las 100 Enfermedades”?

– Controla el trabajo de los órganos de la parte baja del cuerpo
– Regula las partes de la médula espinal responsables del funcionamiento apropiado del tracto gastrointestinal y digestivo, del sistema de reproducción, de los riñones y de las glándulas adrenales.

Masajeando el punto Su Zan Li puedes incrementar la función de las glándulas adrenales, las glándulas más esenciales cuando se trata de proteger la salud. Ellas aportan adrenalina, hidrocortisona y otras hormonas esenciales a la sangre.

Esto es lo que sucederá si masajeas el “Punto de la Longevidad” cada día

– Regulación de la glucosa, insulina
– Supresión de inflamaciones
– Regulación de la inmunidad
– Estimula la digestión
– Sirve para el tratamiento de enfermedades gastrointestinales
– Sirve para tratar daños causados por derrame cerebral

Un simple masaje en este punto te dará mas seguridad y equilibrio interno, aliviará el estrés y la tensión. También te puede ayudar a tratar muchas condiciones, incluyendo la impotencia, el hipo, la constipación, gastritis y la incontinencia urinaria.

¿Cómo estimular el punto Su Zan Li?

Debes masajear el punto de la longevidad en la mañana, antes del almuerzo. Repite un movimiento circular en sentido de las manecillas del reloj por 9 veces en cada pierna, alternando 9 veces en la derecha y otras 9 en la izquierda. Masajea este punto por un total de 10 minutos.

Es muy importante relajarse antes de que comiences a masajear el punto Su Zan Li, es mucho mejor si te sientas. Respira y concéntrate. Genera un estado de armonía y pon atención al comienzo de tu proceso de sanación.

Masajear el punto Su Zan Li tiene un efecto estimulante

Para el masaje puedes usar tus dedos o granos de cereal como el arroz, el alforfón, avena, etc. Los dientes de ajo también ayudan. Corta un diente por la mitad y asegúralo (fíjalo) en el punto durante 1 o 2 horas, o hasta que la piel se ponga roja.

Si quieres perder peso masajea él punto Su Zan Li durante la tarde. Esto te puede ayudar a perder de 400 a 500 gr. a la semana. Sé cuidadoso porque masajear este punto antes de ir a dormir puede causar insomnio.

Ocho días antes de la luna nueva, masajea el punto durante la mañana en cada pierna, en el sentido de las manecillas del reloj. Esta es la mejor hora, ya que fortalecerá tu sistema inmunológico, mejorará la función de tus órganos y retardará el envejecimiento.

Masajea cada pierna alternadamente antes del almuerzo. Mejorará la memoria y la salud tanto digestiva como cardiovascular.

Después del almuerzo masajea ambas piernas para aliviar el estrés, el nerviosismo, la irritabilidad, dolores de cabeza y trastornos del sueño.

¡Comparte salud con tus amigos!

*Si lo desea, puede leer la publicación: “Jin Ji Du Li, un ejercicio para la salud

Carta a mi padre

Carta a mi padreHonro mi linaje masculino y te honro a ti papá, por ser el paciente agricultor de mi alma pues, tras haber sembrado tu semilla, cultivaste con amor y entrega aún sin poderme sentir dentro de ti. Recibiste tu cosecha con la más delicada ternura y construiste un cordón de corazón a corazón, para unirte conmigo en amor.

Te Bendigo porque de ti he aprendido cómo protegerme, proveerme, cuidarme, guiarme. Y, si hubieron algunas carencias, sé que fui yo quien te eligió así para, precisamente, aprender de esa experiencia.

Me responsabilizo de todo aquello que yo acepté e integré en mí como verdadero. Reconozco que tú cumpliste tu labor de la mejor manera posible de acuerdo a tus propios recursos y dando cumplimiento al contrato de alma que ambos acordamos. Nos perdono por cualquier sufrimiento que hayamos cocreado y nos agradezco las lecciones que de éste obtuvimos. Nos libero de toda historia de dolor, de miedo, de enojo, de tristeza y su consecuente karma en nuestras vidas.

Sé que me he convertido en quien hoy soy gracias a tu aportación a mi vida. Todo lo que necesite corregir y mejorar es ya labor mía y me sé acompañada por ti en cada paso, pues el cordón que entreteje tu corazón al mío es inquebrantable y siempre palpitante.

Es tu mirada la que me ha enseñado a ser mirada y reconocida por los hombres. Es tu amor el que me ha mostrado cómo merezco ser amada. Es tu misericordia la que me ha dado confianza para mostrar mi fuerza. Son tus caricias las que han dejado memoria en mi piel para sólo permitirse ser tocada por el otro en total amor y entrega. Asumo mi proceso y la responsabilidad de sanar con los otros hombres de mi camino todo lo que haya quedado pendiente contigo.

GRACIAS. TE AMO

  • Cecil Tavera. Psicoterapeuta Traspersonal, Escritora y Conferencista.
  • Visto en: soulgasms.org

*Si lo desea, puede leer la publicación: “Carta a mi madre

Mi herida no cierra porque está hecha de puntos suspensivos…

Herida corazónUna vez de pequeña me hice una herida en un brazo, el médico que me curó, me contó cual es el proceso por el que sanan las heridas. Algunas heridas requieren una costura, unos puntos, otras no, pero todas requieren cuidado y un tiempo para que desaparezcan. A veces, puede quedar una pequeña cicatriz y otras veces pueden desaparecer del todo.

Una herida del alma es parecida a una herida del cuerpo, no es visible, pero la sentimos en lo más profundo de nuestro Ser, nos hace sufrir y solo el paso del tiempo y nuestra voluntad de superación hacen que se curen. Pero, al igual que una herida física, también puede dejar cicatrices que nos recordarán lo ocurrido y lo que sentimos.

“Recuerdo incluso lo que no quiero. Olvidar no puedo lo que quiero” -Cicerón-

COMO APRENDER A OLVIDAR LAS COSAS NEGATIVAS

Cada uno de nosotros hemos vivido situaciones que son muy complicadas de olvidar, que nos hacen daño. Puede tratarse de una infancia complicada, de una ruptura de pareja, del fallecimiento de un ser querido, de alguna situación en el trabajo en la que nos hemos sentido mal. Situaciones que generan una herida en nuestra alma.

Las situaciones vividas que nos han hecho daño o que nos han afectado de forma negativa, pueden ser de muy diverso tipo, pero solo nosotros podemos gestionar y controlar la forma en la que nos afectan las experiencias que vivimos.

El primer paso para olvidar es aceptar. No es necesario desterrar completamente el recuerdo, porque el recuerdo es algo muy humano, y no podemos evitar recordar, pero sí debemos realizar un esfuerzo para aceptar ese recuerdo, dejarlo en nuestra memoria y convivir con él de forma pacífica.

No se trata de olvidar por completo sino de que ese sufrimiento no nos invada cada vez que viene a nuestra mente el recuerdo doloroso.

“Aunque nos olvidemos de olvidar seguro que el recuerdo nos olvida” -Mario Benedetti-

Una vez que hayamos aceptado, podremos perdonar. No se trata de perdonar a los demás sino de perdonarnos a nosotros mismos, también sin culpabilizarnos. De saber que el pasado no se puede cambiar, pero el futuro sí, y está en nuestra mano vivir ese futuro de forma diferente y sin que unos recuerdos negativos nos condicionen.

Si aprendemos a ver aquello que nos ha hecho daño en el pasado, también podremos apreciar que hay supuestos en los que es necesario que asumamos nuestra responsabilidad. No quiere decir que nos sintamos culpables, sino que se trata de aprender a ver con objetividad lo ocurrido y aprender.

TOMA EL CONTROL DE TU VIDA

Las heridas del alma a veces son más dolorosas que las heridas del cuerpo y duran mucho más tiempo, pero llega un momento en el que debemos atrevernos y tener el valor de tomar el control de nuestra vida y ser nosotros mismos, controlando y gestionando nuestras emociones.

Tomar el control de tu vida, es un acto que requiere valentía y honestidad. Significa ser realista y ver que si algo en nuestra vida no va bien o no es lo que deseamos, de la única persona de la que depende es de nosotros mismos, no depende de otras personas ni de otras situaciones.

Lo que ocurra cada día en tu vida va a depender de tu actitud, de lo que hagas o dejes de hacer, de tu sonrisa, de tu alegría, de tu voluntad de superarte.

“Recordar un buen momento es sentirse feliz de nuevo” -Gabriela Mistral-

DEJA QUE PASE EL TIEMPO

Es cierto que el tiempo todo lo cura o al menos nos permite tener una perspectiva distinta, aunque no todos necesitamos el mismo tiempo para eliminar de nuestra mente o mitigar recuerdos dolorosos.

Cada persona es muy distinta a otra, y nuestro duelo ante recuerdos difíciles o ante situaciones que nos han hecho daño requiere unos tiempos que pueden ser más o menos largos.

Una ruptura amorosa con alguien a quien quisimos mucho es algo que es complicado de olvidar y de aceptar, pero con el paso del tiempo, poco a poco, nos daremos cuenta que quizás era algo que tenía que suceder para que entrara otra persona en nuestra vida o para que aprendiéramos a disfrutar de nuestra soledad.

Esta situación es sólo un ejemplo, pero nos permite ver cómo el lento transcurrir del tiempo va sanando poco a poco nuestras heridas hasta que un día sin darnos cuenta han desaparecido.

“Las lágrimas no son más que nuestras heridas evaporándose”

*Si lo desea, puede leer la publicación: “Aunque te amo, te abandono

 

La Doma del Buey: las Diez Etapas del Despertar

La doma del bueyEn el siglo doce el maestro chino Kakuan Shien desarrolló los diez dibujos y poemas que forman el conjunto de “En Busca del Buey” o “La Doma del Buey”, obra que los maestros Zen siguen utilizando por su universalidad y atemporalidad.

Dokushô Villalba, primer maestro Soto Zen de España y fundador de la Comunidad Budista Soto Zen en España y abad-fundador del monasterio zen Luz Serena, es el autor del libro “La Doma del Buey: las Diez Etapas del Despertar según el Maestro Zen Kakuan Shien”, una fantástica obra que contiene los poemas originales del maestro zen Kakuan Shien (traducidos por él mismo) y los grabados de Tomikichiro Tokuriki, famoso grabador moderno de Kyoto, así como comentarios del propio Dokusho Villalba en cada una de las diez etapas. Una obra maravillosa de lectura imprescindible.

Estos son las diez etapas con poemas traducidos de Kakuan Shien y los grabados de Tomikichiro Tokuriki. También nos hemos permitido añadir un breve comentario en cada una de las etapas para apoyar la lectura, que en nigún caso pretenden sustituir la profundidad que Dokushô Villalba logra en el texto original. La imagen de portada es de Tenshō Shūbun (s. XV).


I. En busca del buey (la búsqueda)

1En los prados de este mundo, buscando al buey, sin descanso, voy apartando las altas hierbas. Siguiendo ríos sin nombre, perdido entre los confusos senderos de lejanas montañas, desesperado y exhausto, no puedo encontrar al buey. Oigo únicamente el canto nocturno de los grillos, en el bosque.

El camino de regreso a nuestra verdadera naturaleza comienza con una búsqueda que requiere disciplina y persistencia. La práctica de la meditación o de la atención plena no es sencilla: las distracciones se suceden alrededor y el buey, metáfora del objeto de nuestra búsqueda, es huidizo y no se deja ver.


II. Halladas las huellas del buey (el presentimiento)

2Junto a la orilla del río, bajo los árboles, ¡descubro sus huellas! Incluso sobre la fragante hierba veo sus pisadas. Y en lo profundo de las remotas montañas también se las encuentra. Su rastro a nadie puede pasar desapercibido.

La práctica continuada comienza a dar resultados, y obtenemos pistas que nos animan a continuar con nuestra búsqueda. Las huellas nos ayudan a reconocer el camino.


III. Al encuentro del buey (el descubrimiento)

3En la enramada lejana, un ruiseñor canta alegre.
El sol es cálido, la brisa suave, los sauces verdean a lo largo de la orilla del río. El buey está ahí, ¿cómo podría ocultarse? ¿Qué artista sabría dibujar esa espléndida cabeza, esa majestuosa cornamenta?

Nuestra práctica nos lleva al siguiente lugar del camino, donde percibimos algo que nunca antes habíamos visto o sentido. El buey se ha dejado ver por fin; aun si solo somos capaces de ver su cabeza, esta forma parte del todo y está indisolublemente unida a él. La puerta de entrada está cerca.


IV. La captura del buey (la captura)

4Lo atrapo tras una implacable lucha.
Su ruda voluntad y su fuerza son inagotables.
Y se lanza hacia la colina distante, tras las lejanas brumas. O se dirige hacia un barranco impenetrable.

La continuidad y la práctica persistente deben continuar, pues la naturaleza del buey es huidiza y anhela su vida silvestre. Nada recibe el que no está dispuesto a entregar.


V. La doma del buey (la doma)

5Necesito del látigo y la soga. De lo contrario podría escapar en los polvorientos caminos. Bien adiestrado, es de espíritu dócil. Entonces, sin dogal, obedece a su dueño.

Dominio de sí para evitar desviarnos de la pureza de nuestra búsqueda. La cadena de los pensamientos se sucede incesantemente, pero nuestra determinación los sujeta y los doma.


 VI. Retorno a casa a lomos del buey (el camino del gran retorno)

6A lomos del buey, lentamente regreso a casa.
El son de mi flauta llena la tarde. Marco con la mano la armonía que me acompaña, y dirijo el ritmo eterno. Quien oiga esta melodía me acompañará.

La lucha ha terminado. Ya no hay ataduras. Sin miedo ni temor, seguimos adelante, de regreso al hogar, a la verdadera naturaleza de nuestro Ser.


 VII. Olvidado el buey, sólo queda el boyero (solo y sin memoria)

7Montado sobre el buey, vuelvo a mi hogar.
Estoy sereno. El buey también puede descansar.
El alba ha llegado. En este dulce reposo, en mi cabaña, dejo a un lado el látigo y la soga.

Ya no hay necesidad de nada. Todo está en paz, todo está en calma.


VIII. Completo olvido del buey y el boyero (nada)

8El látigo, la soga, uno mismo y el buey, todos, se funden en la Nada. Este cielo es tan vasto que ninguna palabra lo puede abarcar. ¿Podría un copo de nieve subsistir en el ardiente fuego? Aquí están presentes los vestigios de los antiguos maestros.

La iluminación ya no es un estado al que se pretende llegar. No busco ni trato de permancer en ningún lugar, en ningún estado. Ausencia total de ataduras. Nada.


IX. Regreso al fondo y al origen (algo más que nada)

9Se han dado demasiados pasos para volver a la raíz y la fuente. ¡Más habría valido ser ciego y sordo desde el principio! El hogar en la más verdadera morada de uno mismo, indiferente a las cosas exteriores. Sin esfuerzo, fluyen las aguas del río y las flores son rojas.

Sin identidad, sin forma, sólo hay verdad. Yo soy esto.


 X. Entrada en el mercado con las manos vacías (el retorno a la plaza del mercado)

10Descalzo y con el pecho desnudo, me mezclo con la gente del mundo. Mi ropa está remendada y cubierta de polvo, y soy más dichoso que nunca. No uso magia para alargar mi vida,  pero ahora, ante mí, los árboles marchitos se cubren de flores.

El maestro Kakuan Shien autor no persigue la extinción. “El retorno a la plaza del mercado” es el retorno a nuestra existencia ilusoria.

“…Tus viejas concepciones, tus expectativas personales, tus miedos y tus esperanzas se han consumido en el fuego purificador de la Clara Luz y ahora tus ojos y tu rostro están cubiertos de cenizas. No obstante, bajo esas cenizas, a través de tu sonrisa natural, brilla una luz… que sólo aquellos cuyos ojos están también cubiertos de ceniza saben que procede de la Fuente Original”. – Dokushô Villalba

Para pertenecer y sobrevivir tratamos de ser aptos

Pertenecer al clanTenemos memoria genética de que como mamíferos, no podemos sobrevivir si somos excluidos y haremos cualquier cosa para ser aptos, pertenecer y sentirnos integrados en la manada que hoy en día es la familia, la sociedad y el sistema.

Por esta necesidad biológica y psicología nace “El Tirano Interno, la auto-exigencia, que en su afán de sacar lo mejor de nosotros para ser aptos, se vuelve inflexible, como lo hizo nuestra familia, pues sabe que es un asunto de vida o muerte cuando somos niños.

Tratamos de ser buenos, nos preocupamos por los otros y nos sentimos responsables de los destinos de los demás tratando de ayudarlos pues al hacer esto calmamos nuestra angustia, el miedo y dolor de la desprotección y el desamparo. Así es como nace la “CONSTELACIÓN MEGALÓMANA” que compensa la sensación de vulnerabilidad con la de sentirnos tan fuertes, tan importantes, tan responsables, omnipotentes.

De esta forma nos vamos desconectando de lo que es censurado, volviéndonos más severos e intransigentes con nosotros mismos, asustados de ser quienes somos y por lo tanto proyectando esa intransigencia y severidad afuera. ¡Pobre de aquel que se atreva a ser lujurioso, malo, sucio, grosero! Lo satanizaremos con nuestro juicio implacable como lo hicieron con nosotros porque ¿cómo se puede dar alguien el lujo de ser tan cínico y nosotros no podemos? Por esta necesidad renunciamos a aspectos de nuestro Ser ya que sentimos que al ser quienes somos no nos pueden amar, que defraudamos, que no podemos decir lo que necesitamos porque los lastimamos, les hacemos daño y estamos siendo crueles.

Nos dan y nos aceptan si nos portamos bien, y nos rechazan y nos excluyen si nos comportamos de la forma que ellos consideran que corremos el riesgo de ser excluidos por la manada. Nuestros ancestros y la sociedad hacen esto pues ellos vivieron lo mismo; les inculcaron el mismo miedo a ser excluidos, por esto se moldearon y tratan de moldearnos en su afán de guiarnos para sobrevivir.

Por no soportar ser malos o no aptos, nos rebelamos, nos sometemos o nos retraemos viviendo con culpa. Estas tres son reacciones ante los otros que no son formas de estar que escojamos sino reacciones en función de los otros.

En lugar de ir a las relaciones buscando oportunidades para que fluya la radiante ALEGRÍA que soy, aprendemos a ir a las relaciones con miedo a mostrar quienes somos por lo tremendamente censurados que hemos sido; porque profundamente creemos que si somos quienes somos, lastimaremos, ofenderemos a los otros al mostrarnos tal cual y resulta, entonces que tanto al mostrarnos, como al no mostrarnos, sentimos que no somos suficientes de cualquier forma. Por esto las relaciones se vuelven tan peligrosas y acabamos por renunciar a pertenecer ya que implica meternos en la jaula otra vez y ser heridos, cerrándonos cada día más y más, desconectándonos de nuestra esencia real y del mundo; nos  excluimos y no queremos relacionarnos para no sentirnos malos, insuficientes y responsables del dolor del otro.

LA SALIDA DE ESTE CIRCULO VICIOSO ES:

Sentir la rabia de haber sido y ser tan exigido y condicionado.

Sentir el dolor de no poder ser aceptados como somos.

Entender que no podemos ser responsables ni de la felicidad, ni del sufrimiento del otro.

Entablar un diálogo con el niño interno, con la parte biológica para convencerlos de que no pertenecer no es ya de vida o muerte ahora.

Construir el valor interno para aceptar la soledad.

Renunciar poco a poco a pertenecer.

Darse cuenta que en la medida en la que nos exigimos, exigimos a los demás.

Perdonarnos por exigirnos tanto y manifestar un medio ambiente tan exigente.

Elaboren una lista de qué les exigió cada uno de sus familiares, para que tengan claro cuales han sido las exigencias de su medio; dense cuenta que a veces tiene que ver con sus recursos, su esencia. Por ejemplo:

-Mi abuelo me exigió ser exitosa, eficiente.

-Mi abuela: femenina y cuidadora.

-Mi madre: independiente y libre.

-Mi padre: que fuera artista, creativa, fuerte.

Y así, todos viendo mi esencia me exigieron ser lo mejor que soy para poder pertenecer y así sobrevivir.

*Si lo desea, puede leer la publicación: “Señales de encontrarte espiritualmente Despierto en un mundo dormido