La dermatilomanía: cuando hacerse daño se convierte en compulsión

La dermatilomanía, también conocida en inglés como: “Compulsive Skin-Picking” (CSP), es un desorden del control de los impulsos que mueve a la persona a tocarse, rascarse, pellizcarse o cortarse la piel, ya sea del rostro o del cuerpo. Muchas veces en el intento de eliminar pequeñas irregularidades o imperfecciones cutáneas que pueden ser reales o imaginarias. En una investigación reciente realizada en 2.530 adultos norteamericanos se observó que el 1.4% de ellos satisfacía los criterios diagnósticos de la dermotilomanía.

Vale aclarar que este comportamiento, que podemos poner en práctica de forma cotidiana y de manera un tanto automática, se convierte en patológico cuando asume el carácter de compulsión, cuando la persona lo vive como una necesidad imperiosa que no puede frenar y que, repitiéndose en el tiempo, aumenta su intensidad y frecuencia hasta provocar lesiones cutáneas visibles y permanentes.

Generalmente el rostro es la parte del cuerpo que suele ser centro de la dermatilomanía aunque otras áreas como los labios, el cuero cabelludo, las manos y los brazos también suelen verse afectadas.

La persona afectada por la dermatilomanía en sus inicios suele mostrar una atracción poco común y persistente hacia alteraciones cutáneas tan normales como el acné, las manchas, las picaduras de insectos o las costras que suelen salir en las pequeñas heridas. Cuando llega a un punto patológico, la persona incluso comienza a dañarse partes de la piel totalmente sanas pues según su percepción tienen un defecto, aunque nadie más lo puede observar.

Usualmente estas personas se dañan la piel con los propios dedos aunque también pueden usar pinzas, palillos o cualquier otro utensilio que tengan a mano.

Esta patología puede hacer su aparición a cualquier edad, lo mismo en la adolescencia que en la tercera edad y puede extenderse durante meses o años. En algunos casos las personas refieren un evento particularmente estresante como factor desencadenante. Así, la ansiedad, el estrés, el miedo, la excitación o el aburrimiento son los principales factores que dan pie a la dermatilomanía.

Como en la mayoría de las compulsiones, una vez que la persona ha satisfecho su necesidad, experimenta cierto grado de placer y gratificación por el simple hecho de que ha liberado una tensión que lo compulsaba a hacerse daño en la piel. De esta forma, este comportamiento funge a la misma vez como excitante y calmante. Vale aclarar que para algunas personas este comportamiento resulta una suerte de “hechizo mental ya que pueden pasarse minutos u horas totalmente ensimismados en esta tarea y ajenas al mundo que le rodea.

No obstante, uno de los factores que se ha relacionado con la dermatilomanía es el perfeccionismo pues inicialmente el acto aparece bajo la forma de eliminar las imperfecciones cutáneas aunque con posterioridad “el remedio sea peor que la enfermedad.

Al final, este trastorno resulta altamente discapacitante a nivel social ya que en sus inicios la persona puede esconder sus cicatrices con el maquillaje pero con el curso del tiempo, si no se solicita ayuda especializada, las marcas se acrecientan y la persona tiende a evitar el contacto social para no ser observada y descubierta.

Con fines eminentemente diagnósticos, debe puntualizarse que los especialistas aún discuten si la dermatilomanía debe encuadrarse como un trastorno del control de los impulsos o como un trastorno del espectro obsesivo-compulsivo, sobre todo porque aproximadamente el 15% de los pacientes que sufren un trastorno obsesivo-compulsivo también presentan la dermatilomanía.

Sin lugar a dudas la dermatilomanía tiene elevados índices de comorbilidad con la tricotilomanía (arrancarse el cabello) y la onicofagia (comerse las uñas), 36.7% y 26.7% respectivamente. Estas relaciones hacen que otros psicólogos encuadren la dermatilomanía dentro de los comportamientos repetitivos focalizados sobre el cuerpo” y abogan porque ésta sea una categoría diagnóstica independiente.

Como puede presuponerse, la terapia cognitivo-conductual, específicamente el Habit Reversal Training, suele ser muy eficaz para controlar esta patología aunque también se suele utilizar con excelentes resultados las terapias basadas en el Mindfulness.

*Si lo desea, puede leer la publicación: “GRATIS Reto de Mindfulness: 4 vídeos explicativos y 7 audios guiados” 

Anuncios

Presta atención con quien compartes tu energía íntima

relaciones sexualesLa intimidad en este nivel entrelaza nuestra energía aural con la energía aural de la otra persona.

Estas poderosas conexiones, sin importar lo insignificante que pienses que son, dejan residuos espirituales, especialmente en las personas que no practican ningún tipo de purificación física y espiritual. Cuanto más se interactúa íntimamente con alguien, más profunda es la conexión, y mayor es el entrelazamiento de las auras.

Esto es algo hermoso cuando estamos realmente enamorados y queremos pasar con esa persona el resto de nuestros días, ya que cuando amamos realmente queremos compartir lo bueno y lo malo con nuestra pareja, pero y si ¿sólo se trató de un acto de placer, o de una noche?, ya no podría ser tan agradable…

¿Imagina cómo se encuentra el campo energético de alguien que duerme con varias personas, llevando alrededor estas múltiples energías? lo que ellos no saben es que otros pueden sentir esa energía, y que ésta puede repeler la energía positiva y atraer la energía negativa en sus vidas.

Yo siempre digo: “Nunca duermas con alguien que no te gustaría ser” (Lisa Caza Patterson)

Todos somos seres físicos, aunque en realidad somos mucho más que eso, también “somos seres energéticos. Cuando tenemos un encuentro íntimo, las energías se fusionan, no importa si se trata de sexo astral (obe), sexo físico, o sexo oral.

Si usted tiene relaciones sexuales con personas amorosas, positivas -esa energía maravillosa es absorbida y enaltece. Si usted tiene relaciones sexuales con gente negativa, pesimista, inestable, depresiva -la energía lo tendrá derrumbado y desinteresado en la vida cotidiana, por ejemplo.

Las parejas casadas han absorbido la energía de sus cónyuges, si usted se acuesta con una persona casada, la energía de su esposo o esposa, en consecuencia, se mezclará con la suya, y viceversa.

Así que, la próxima vez quiera saltar a la cama con alguien, recuerda que absorberás la energía de las personas con las que esta persona ha tenido sexo, a menos que, esta persona practique en base regular algún tipo de limpieza energética.

Esto no se trata de un nuevo descubrimiento, los cristianos a menudo llamaban a esta conexión ataduras del alma. También es ampliamente discutido en el estudio del sexo tántrico. Existe información muy interesante sobre este tema en libros y artículos.

Aquí les presentaré información acerca de la limpieza y sanación aural

En la vida diaria, nosotros vamos acumulando energías no deseadas, y una limpieza regular del aura es necesaria para nuestra salud y bienestar.

Es lo mismo con la higiene personal, si uno no se baña, el cuerpo se hace cada vez más sucio, poco a poco, el olor se hace desagradable e insoportable. Con el tiempo su cuerpo, incluso, se convierte en un caldo de cultivo para las enfermedades y bacterias, si no limpias tu aura, tu sistema de energía espiritual también se hará más sucio. Con el tiempo será desagradable para los que te rodean (aunque ninguno entenderá conscientemente el porqué). Tu sistema de energía comenzará a atraer vibraciones inferiores, lo que no es nada saludable tanto para usted como para los demás.

En la cultura moderna, esperamos que la gente tome cuidado de su higiene personal al bañarse con regularidad. Pero, ¡espiritualmente no estamos todavía tan desarrollamos!

Para la limpieza del aura existen diferentes métodos de limpieza, algunos son ligeros, otros son más profundos – en términos de higiene – de la misma manera que nosotros hacemos con nuestro cuerpo, como ponernos desodorante, cambiarnos de ropa, lavarnos las manos, o la cara, o el cuerpo completo, este último siendo considerado el más profundo en la limpieza corporal, sin embargo la limpieza ligera sigue siendo útil.

Opciones para la limpieza

El baño con sales

El agua ayuda a eliminar la suciedad, tanto física como energética. la adición de sales a su baño estimula el flujo de nuestra propia energía y remueve los restos psíquicos menores fuera de nuestra aura.

La natación

Sumergirse en el agua ayuda a limpiar el aura, el agua del océano es más eficaz, ya que contiene sales y minerales, haciéndolo mas útil en la extracción de desechos psíquicos menores fuera de nuestra aura.

Luz solar

La ligera exposición a la luz solar estimula el flujo de nuestra propia energía, algunas bajas vibraciones no pueden existir a la exposición de la luz brillante.

Cuatro enfoques más eficaces para la limpieza aural:

  1. Meditación aural

Incluso la meditación básica ayuda a liberar y relajar, la meditación aural trabaja directamente con la liberación de las energías no deseadas a través de la conexión con la tierra, limpiando nuestra aura, los canales de energía y chakras. Una de las maneras más eficaces para limpiar y cuidar de nuestra aura es mediante la meditación aural.

  1. Sanaciones aurales

Una sanación del aura, es mediante un curandero, el que le ayudará en la limpieza de las energías no deseadas en su sistema. Desbloqueando los túneles energéticos, permitiendo el fluido de la energía. Si desea obtener más información sobre la sanación aural, se le recomienda que investigue el reiki, o visite a un sanador reiki en su área.

  1. Lectura aural

A menudo confundimos la energía de otras personas con la nuestra. Cuando confundimos energía extranjera con la nuestra, no queremos liberarla. Nos aferramos a ésta porque creemos que somos nosotros. En una lectura aural clarividente, un lector puede ayudarle a identificar su propia energía y discernir la energía extranjera, cuando nosotros reconocemos una energía que no nos pertenece, es mucho más fácil de liberar.

  1. Palpación de emociones

Cuando nuestra energía emocional está bloqueada, se crea una congestión a través de nuestro sistema de energía espiritual. Ésto provoca la desagradable facilidad para estancarnos y quedarnos con energías no deseadas. El permitirse sentir emociones ocultas crea una liberación de energía. Este movimiento y flujo nos apoya en la limpieza de escombros psíquicos.

Otras opciones para la limpieza del aura:

Viento

De pie, con una postura corporal abierta al viento fuerte nos ayuda en la liberación de las energías no deseadas. Las brisas marinas contienen humedad, sal y minerales, los vientos del océano son especialmente beneficiosos para la limpieza del aura.

Jardinería y naturaleza

A través de la jardinería y el convivir con la naturaleza, entramos en contacto directo con la tierra. El contacto con la tierra nos ayuda a liberar energías no deseadas de nuestro sistema.

Creatividad

La creación de algo que nos entusiasma, nos hace crear oleadas de energía, estas oleadas estimulan el flujo de nuestra propia energía, y nos ayudan a liberar bloques y energías no deseadas.

*Si lo desea, puede leer la publicación: “Vampiros energéticos

El nudo sadomasoquista

masoquistaLola:

-¿Me duele o sufro?

El dolor es adaptativo, es necesario para la vida. Dice Alejandro Jodorowsky que sin dolor, la raza humana se extinguiría en poco tiempo. En cambio, el sufrimiento es alimentar el dolor a lo largo del tiempo a partir de “algo que no se quiere resolver”. Sufrir es una manifestación más del nudo sadomasquista.

Pedro:

-¿Doy o me sacrifico?

Si das sin esperar nada a cambio, estás dando de verdad. Si das como medio de obtener un pedido que no llega, estás sacrificando, sufres un vacío, estás en el masoquismo.

Si deseas profundizar, detén aquí la lectura de este artículo y responde:

¿Cuál es tu finalidad hoy? ¿De qué te quejas? ¿Hay personas en tu entorno que te impiden lograr tus objetivos? ¿Culpas a alguien o a algo de tu situación? ¿Sientes que no disfrutas de la vida? ¿Sonríes muy poco? ¿Estás sacrificado/a por alguien o por algo?

En un momento dado, la familia, la sociedad, la cultura, te impiden el gozo, te limitan el placer, apagan tu alegría. El nudo sadomasoquista se ha formado.

Pablo dice:

-¡Quiero ser feliz!

La trampa del árbol te impide lograrlo.

María exclama:

-Te quiero tanto, que mira como sufro por ti.

¿Hay algo que defina mejor un nudo sadomasoquista que la fusión entre el placer y el dolor?

Esther se queja:

-No me gusta mi casa, no me gusta mi ciudad, no me gusta mi trabajo, no aguanto a mi madre, como fatal…

Anclarse en quejas infinitas es otro signo inequívoco de nudo sadomasoquista.

Luís apunta:

-No me permito pedir platos caros en un restaurante, ni alojarme en hoteles de cinco estrellas, ni siquiera salir con alguna chica guapa. Esas cosas no son para mi.

El autodesmerecimiento es otra manifestación más de este nudo.

Cada vez que nos encontramos un obstáculo para sentir la alegría de vivir, estamos frente a un nudo sadomasoquista y hasta el cuerpo es capaz de mostrarlo.

Jaime:

-Yo tengo problemas en la piel que impiden tocar y ser tocado.

El sentido del tacto es una puerta abierta al placer.

Inés:

-A mí me duele mucho la espalda.

Cargas con cruces heredadas de un árbol que se entregó y quiere que te entregues  al sacrificio.

El nudo sadomasoquista puede instalarse en uno o varios egos a la vez.

Un ego intelectual afectado por este nudo está cargado de creencias locas que nos impiden la felicidad.

Detente aquí para profundizar en estas cuestiones:

Para saber si tu ego intelectual ha sido presa del nudo sadomasoquista:

-¿Uso un lenguaje desagradable?

-¿Me devalúo, sintiendo que no merezco lo bueno de la vida?

-¿Soporto las agresiones verbales de los demás sin defenderme eficazmente?

Si creemos que “al mundo hemos venido a sufrir”, “cada uno que lleve la cruz que le ha tocado cargar en la vida” o que “este mundo es un valle de lágrimas”, puede que en el estrato de nuestros bisabuelos haya alguna herida que sanar. Las “ideas locas” las heredamos de los bisabuelos.

Un ego emocional sadomasoquista entiende mal la santidad, es abusivo o abusado.

Analiza tu ego emocional:

-¿Asumes el abuso sin defenderte?

-¿Sientes que dominas a alguna persona de tu entorno o te sientes dominado/a?

-¿Asocias el amor o la amistad con el sufrimiento?

Si sentimos por ejemplo que “quién bien te quiere te hará sufrir” o que “el matrimonio es para siempre”, “lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre”, “para el bien y para el mal, hasta que la muerte nos separe”, habrá que estudiar a fondo las parejas de nuestros abuelos, en ellos está la clave de nuestro mundo emocional.

Un ego sadomasoquista libilinal anula el placer sexual y creativo.

Chequea tu ego libidinal para detectar este nudo en él:

-¿Condiciono el placer al dolor?

-¿Mi padre-madre me hizo daño físico?

-¿No me permito ciertos placeres porque creo que no me los merezco? ¿No me permito realizar una obra creativa, porque sé que no tengo talento?

Si nos dosificamos el gozar, “más vale pájaro en mano que ciento volando”,o que “después de la risa viene el llanto”, limitamos nuestro potencial creativo, nos prohibimos probar placeres nuevos y explorar la sexualidad con libertad, es muy probable que nuestros padres tuviesen un contrato con contenido de sufrimiento.

Un ego material sadomasoquista se posiciona en la carencia y la enfermedad.

Pregunta a tu ego material:

¿Me uno a personas que me producen dolor?

-¿Mi casa, barrio, trabajo… me está matando?

-¿Cuido mal mi cuerpo, me engordo o me adelgazo, me machaco con ejercicios excesivos, me intoxico con alcohol o drogas?

Si creemos que “nadie da nada por nada”, que “más vale solo que mal acompañado” o en la vida que compartimos con los hermanos sufrimos de abusos por invasión, por desatención, por falta de afecto, competiciones obsesivas y descalificaciones, más adelante, en la vida adulta, en el mundo se reflejará ese sufrimiento en relación con nuestro cuerpo, con el dinero, la comida y el territorio.

Si tengo un nudo sadomasoquista, estaré sanado, ¿cuándo?

Simón: Mi violencia es puesta al servicio de los otros y se transforma en algo útil. Por ejemplo, me convierto en un gran cirujano.

Oscar:

-Siento la alegría de vivir

Ana:

-Me cuido. Lo que no me han dado, me lo doy.

Juan:

-Dejo la queja y encuentro soluciones eficaces. Acción.

Desanudar el sadomasoquismo es seguir de forma fluida por la rama desde donde germinó su semilla.  Vivir la satisfacción y la alegría. Aceptar el dolor, sin anclarnos en él, aprender a decir que noy situándonos en el dar y el compartir, sin pedir nada a cambio. Así, como dice Marianne costa, viviendo bien la raíz, llegaremos a la universalidad.

-¿Qué vas a hacer tú a partir de YA?

*Si lo desea, puede leer la publicación: “El nudo homosexual