Profesiones que reparan: Dime en que trabajas y te diré que reparas.

El trabajo que ejercemos tiene un gran significado. Si el trabajo que tengo no me hace feliz y me aporta pocas ganancias, significa que estoy reparando un drama del árbol genealógico, este enfoque es de la Biodescodificación, de la Epigenética.

El inconsciente nos gobierna el 95 por ciento del tiempo y nos hace realizar actividades que no nos gustan, el inconsciente nos obliga a complacer a nuestro clan.

¿Qué significa reparar? Reparar no significa solucionar, sino seguir el dictado del clan, asumir un drama que No nos es propio. Un peso que no nos corresponde y lo reparamos repitiendo, llevando esa carga que el clan depositó sobre nuestras espaldas, asumimos que era nuestra, asumimos que debíamos cumplirla, asumimos que debíamos cumplir las expectativas de nuestra familia aunque nos haga infeliz.

Hay dos señales que nos indicarán que se está reparando el árbol genealógico, repitiendo una dinámica impuesta de nuestro clan de modo inconsciente. Las señales son estas:

1. No nos apasiona nuestro trabajo, es una carga.
2. Aquello que hacemos no nos deja dinero y no nos hace feliz.

Si tu trabajo te hace feliz y te da ganancias “no se está reparando”, se está ejerciendo desde la libertad la capacidad de ser tú mismo, de desarrollar las actividades que te aportan plenitud. Cada ser humano posee un don, un talento y a eso debe aspirar. Es un derecho divino y sagrado.

Muchas personas eligen sus profesiones en base a su historia familiar. Hay familias en donde todos son abogados, el clan asume que todos deben dedicarse a lo mismo para seguir la tradición, todos fotocopias del primero. En otros casos existe neurosis de fracaso, donde asumimos que no debemos superar al clan, por ejemplo: mi padre es médico, yo soy enfermero, obligando a éste a no superar a su padre, a sus ancestros. Neurosis de fracaso que se debe trabajar.

Otra neurosis narcisista es observar que todos se dedican a lo mismo, todos son carniceros, todos son zapateros, todos son comerciantes o todos se dedican a la docencia. Falta de imaginación dentro del clan, miedo a salir de lo conocido, clan castrador. En este caso se están dando LEALTADES FAMILIARES. Seguir las costumbres de nuestro clan es una prioridad para poder ser aceptados, para poder pertenecer y no ser expulsados. Un miedo primitivo que arrastramos a la discriminación. Mejor me dedico a lo que se dedica mi clan, antes de ser eliminado. Debemos comprender que por derecho divino y sagrado pertenecemos a nuestro clan más allá de nuestra actividad. Nacimos en él, ya solo con eso PERTENECEMOS. No se necesita hacer nada para pertenecer, es un derecho SOBERANO.

Profesiones que reparan:

Policía, soldado, velador, portero, vigilante, administrador de sistemas, computo, electricista, carpintero: se busca al padre ausente en el clan.

Abogado, juez, ministerio público, traductor, intérpretes: se busca reparar o hacer justicias en el clan. Hubo injusticias.

Político, delegado, líder sindical, senador: se busca obtener el reconocimiento del clan reparando. No se obtuvo reconocimiento en el clan.

Médico, enfermero, terapeutas: se busca sanar al clan o evitar la muerte del clan.

Locución, telefonista, diseñador gráfico, publicista, relaciones públicas, intérpretes, traductor: se busca reparar al clan de falta de comunicación.

Chef, cocinero, repostero, mesero, agricultor, panadero: se busca unir al clan en amor. No existió amor en mi clan.

Todo lo relacionado con la docencia: se busca educar al clan, reformar al clan.

Pediatría, educador de niños, niñera: se busca proteger a los niños. Existió abusos con los niños en mi familia.

Costurera, sastre, tejidos: se busca impedir la separación del clan.

Rescatista, chófer de ambulancia, buzo de salvación, primeros auxilios, detective, médico forense, actor, gimnastas, entrenador deportivo: se busca rescatar, encontrar a un desaparecido, revivir a un muerto en nuestro clan.

Músico, cantante, pintor, payaso, actor, comediante, florista, cirquero: se busca dar alegría al clan. Ausencia de alegría en mi clan.

Psiquiatría, psicólogo, neurólogo, terapeuta, coaching: se busca la salud mental en el clan. Locura en mi clan.

Albañil, agente inmobiliario, ingeniero civil, arquitecto, decorador de interiores, pintor de casas: se busca dar un refugio al clan. Ausencia de hogar.

Cura, monja, misionero, catequista, voluntarios sociales: se busca limpiar las aberraciones, maldad o pecados en el clan.

Administradores, cajeros, agentes de seguros, notarios, banqueros: se busca recuperar el dinero perdido del clan.

Maquilladores, diseño de indumentaria, coaching de vida, dermatólogo, peluquero, estilistas, modelaje, joyas: se busca reparar la autoestima en el clan. Existió abusos de poder.

Nutricionista, veterinario, ingeniería en alimentos, entrenador de perros: se busca el amor de las madres. Ausencia de amor materno.

Personal de limpieza, lavandería, tintorería, lava platos, lava copas, instaladores de alfombras, tapiceros: se busca limpiar o cubrir, tapar las porquerías y basuras en nuestro clan.

Agentes de viajes, azafata, hoteleros, personal de cruceros, capitán de barco, piloto de avión, chófer de pasajeros, turismo: se busca huir, escapar del clan. Familia peligrosa.

Bioquímicos, trabajos en laboratorios, antropólogos, historiadores, cronistas, detectives, investigadores, bibliotecarios, archivistas, psicólogos, secretarias: se busca descubrir los secretos en el clan.

Dentista, mecánica, reparación de aparatos y equipos, técnicos mecánicos, maquinarias, herramientas: se busca reparar a la familia en general.

Comerciantes: se busca reparar robos o estafas en la familia.

Toda profesión que realizamos en nuestra vida no es casual, es una representación simbólica de las fallas en nuestras familias.

Si ganas bien y disfrutas de tu trabajo, es más que seguro que tu profesión o actividad hayan sido elegidos por ti, ¿por qué? Porque te hacen sentir próspero, pleno y feliz. Quién más que uno mismo para saber lo que le hace bien.

Si tu profesión o actividad no te dan muchas ganancias, vives ajustado, no te gusta lo que haces, es más que seguro que sigas los dictados del clan y estés reparando, llevando una carga que no te pertenece. Revisa tu árbol familiar, identifica el drama que desencadenó esa reparación, de dónde viene esa imposición. Quizás estés haciendo una actividad impuesta que no te beneficia.

Sigue tu dictado interior, que tu criterio de vida sea la felicidad y el disfrute. Dicen, que el que trabaja en lo que le gusta, no trabaja, juega, se divierte y goza. No dejes de buscar tu don, tu propósito, ese es el verdadero significado de tu vida. Aportarás maravillosas cosas al mundo.
Si no sabes cuál es tu don y tu propósito, intenta recordar y Buscar que cosas atrapaban tu atención en tu infancia.

¡Allí se encuentra el cáliz sagrado!

El que trabaja en lo que no le gusta, regala amargura, frustración a otros, busca tu don y serás un regalo, una Bendición para los demás.

*Si lo desea, puede leer la publicación: “Cada órgano dañado responde a un sentimiento“. 

Qué es el triángulo dramático y cómo podemos salir de él

¿Por qué algunas relaciones son armoniosas y felices y otras parecen un tormento? ¿Por qué una relación personal o profesional que parecía buena se convierte, de repente, en un sufrimiento? La explicación la encontramos en el triángulo dramático y en el papel que jugamos cada uno de nosotros, según la teoría de Stephen Karpman, psicólogo transaccional.

Veamos un ejemplo: Pensemos en un profesional amargado con su trabajo. Se pasa el día criticando a su jefe o a la empresa por las decisiones que se toman. Esta misma persona, sin embargo, cuando está con sus amigos, se involucra personalmente en sus problemas para ayudarles, sin que se lo hubieran pedido, y acaba agotado de tanto esfuerzo. Al mismo tiempo, vive una relación de pareja que no le hace feliz. Se queja de su mala suerte y no hace nada para resolverlo. Pues bien, esta persona vive 3 roles o personajes diferentes: en el trabajo es perseguidor, con sus amigos actúa como salvador y en su relación de pareja se siente víctima. Y cualquiera de los tres personajes no le hacen demasiado feliz (ni a él ni a los que le rodean).

La mayor parte de los conflictos en nuestras relaciones personales y profesionales surgen porque hemos adoptado un rol de perseguidor, salvador o víctima. Ninguna de las actitudes anteriores es recomendable, ya que nos vacía de fuerza y nos llena de emociones poco gratificantes. Además, no son roles fijos, sino que vamos cambiando de uno a otro dependiendo del momento o de la situación. Si retomamos el ejemplo anterior, la persona puede ser también perseguidor de su pareja, criticando todo el tiempo lo que hace; o víctima en su trabajo. Por ese motivo, se denomina triángulo dramático: una vez que entramos en el triángulo, saltamos de un vértice a otro con una alegría tremenda. El desafío consiste en salirnos de él y, para ello, tenemos dos claves:

Primer paso: necesitamos reconocer que estamos en la actitud de perseguidor, víctima o salvador.

  • El perseguidor juzga todo cuanto le rodea. Critica, amenaza o culpa de lo mal que le va la vida o de lo que le sucede. Es fácil imaginar que este personaje es muy intransigente y despierta mucha rabia y frustración.

  • El salvador se preocupa de modo excesivo por los problemas de los demás, incluso en detrimento suyo. Presta ayuda, aunque no se la pidan; se rodea de personas que le necesitan y asumen una responsabilidad exagerada del bienestar del resto. También genera mucha frustración porque tiende a sacrificarse, a evitar los conflictos y a no sentirse lo suficientemente reconocido por el esfuerzo dedicado.

  • La víctima se queja constantemente y busca a otros para que le resuelvan sus problemas. Se siente indefenso, susceptible e incapaz de salir solo de las dificultades. Es un personaje que genera también mucha insatisfacción porque la persona no se siente capaz de salir de la situación.

Pues bien, una vez que hemos identificado en una relación concreta qué papel jugamos nosotros y las personas que nos rodean, el siguiente paso consiste en salirse del triángulo dramático, lo que se consigue cuando asumimos la responsabilidad de nuestra propia felicidad y bienestar. Ni criticamos al resto por ser como son, ni nos dedicamos a salvar sus vidas ni esperamos que nadie nos resuelva nuestros problemas. Por ello, veamos cómo conseguirlo en cada uno de los papeles anteriores:

  • El perseguidor necesita asumir la responsabilidad de su enfado, de no controlar todo cuanto le rodea. Ha de aceptar su propia vulnerabilidad (cosa de la que huye como de la peste) y no pretender tener siempre la razón. En el fondo es pasar del personaje de perseguidor al de retador o a plantear desafíos para que otras personas, con sus recursos y habilidades, los asuman.

  • El salvador necesita hacerse cargo de su vida, aprender a decir No y a poner sus propios límites. No ha de ayudar a todo el mundo cuando ni se lo han pedido (recordemos que la actitud de salvador genera dependencia, algo que no es saludable para ninguna de las dos personas). También ha de saber expresar los propios deseos con sinceridad y permitir que otros le puedan ayudar. El cambio consistiría en superar el personaje de salvador por el de facilitador, que da apoyo pero que permite que los otros sean los protagonistas.

  • La víctima necesita recuperar su propia capacidad a través del aprendizaje de sus habilidades. Ha de ganar más confianza en sí mismo, no esperar que otros le digan lo que tiene que hacer ni que le resuelvan las dificultades. Ha de desarrollar una actitud más proactiva. El cambio se consigue cuando la víctima asume el personaje de creador, de quien diseña sus propias decisiones. 

En definitiva, todos vivimos relaciones en las que jugamos un rol poco afortunado, el de perseguidor, salvador o víctima. En la medida que nosotros caemos en el triángulo dramático, es posible que la otra persona también viva alguno de los personajes anteriores. Nuestro desafío es salirnos de dicho triángulo poco recomendable a través de dos claves: reconocer nuestra actitud y asumir nuestra responsabilidad para transformarla en otra más favorable, retador, facilitador o creador. Solo así podremos cultivar relaciones saludables.

*Si lo desea, puede leer la publicación: Arquetipos o patrones de comportamiento, conductas“.

Agotamiento psicológico, cuando la gota colma el vaso

El agotamiento psicológico nos debilita física y mentalmente. Es una dimensión que surge como resultado de los demasiados”: demasiadas decisiones, demasiados pensamientos intrusivos, demasiado trabajo, obligaciones, interrupciones, ansiedades A su vez, es también el reflejo de muchos pocos“: poco tiempo de calidad para uno mismo, pocas horas de sueño, poca calma interior

Todos hemos experimentado alguna vez esta sensación, este desgaste a todos los niveles. Es importante tener en cuenta que un cerebro fatigado, agotado psicológicamente, trabaja y responde a los estímulos de otro modo. Así, y como dato curioso, el neurocientífico Matthew Walker pudo demostrar a nivel de laboratorio que las personas mentalmente cansadas tienen una percepción más negativa de su realidad y además, son mucho más sensibles a nivel emocional.

A veces simplemente te cansas, te quedas agotado y sin fuerzas en ese rincón solitario del desánimo donde todo pierde su razón de ser, su brillo, su espontaneidad

Por otro lado, un aspecto que a veces nos lleva a errores es llegar a pensar que ese agotamiento psicológico se debe, en esencia, a una acumulación fatídica de errores, de malas decisiones, fracasos o decepciones. No es cierto. La mayor parte de las veces el cansancio es el resultado directo de un volumen desmesurado de tareas y actividades que asumimos sin percibir que nos superan.

Todos hemos oído aquello de que la percepción de nuestra realidad depende a veces de cómo vemos el vaso, si medio lleno o medio vacío. Sin embargo, y en relación al presente tema, podríamos formular la pregunta de otro modo: y tú ¿cuánta cantidad de agua podrías soportar si tuvieras esa taza en la mano? A veces, basta solo una gota más para colmar el vaso y llegar al límite de nuestras fuerzas.

Agotamiento psicológico, un problema demasiado común

Carlos se siente satisfecho con su vida, de hecho, no podría pedir más. Es diseñador gráfico, le gusta su trabajo, tiene una pareja a la que adora y además acaba de ser padre. Todo lo que le rodea es satisfactorio, no hay ningún problema importante en su vida; sin embargo, cada día nota que le cuesta más tomar decisiones, su humor es más taciturno, no puede concentrarse e incluso tiene problemas para conciliar el sueño.

Se siente incapaz de entender qué le ocurre. Todo va bien, de hecho debería sentirse más feliz que nunca; sin embargo, en su mente hay una especie de sensor que le indica que algo falla, que algo va mal. Si tuviéramos un observador externo en esta historia nos podría explicar varias cosas que le servirían de ayuda a nuestro protagonista.

Una de ellas es que Carlos tiene la sensación de que están ocurriendo demasiadas cosas a la vez en su vida: un ascenso, nuevos proyectos profesionales y clientes a los que satisfacer, un hijo, una hipoteca, la consolidación de una etapa personal donde desea (se exige) que todo sea “perfecto”. Todo ello da forma a una constelación donde muchos pocos hacen un demasiado en su cabeza, poniendo en peligro su capacidad de control. Su agotamiento mental es evidente, además de desgastante. 

Veamos a continuación cómo impacta en nosotros la fatiga mental.

Signos y consecuencias del agotamiento psicológico

  • Fatiga física y pérdida de energía. La sensación de agotamiento llega a veces a tal nivel que es común levantarnos por la mañana teniendo la firme convicción de que no vamos a poder con nuestra jornada.

  • Insomnio. Al principio es común sufrir súbitos despertares por la noche, pero más tarde podemos experimentar serias dificultades para conciliar el sueño.

  • Pérdidas de memoria. Según un artículo publicado en la revista The Journal of Forensic Psychiatry & Psychology, el agotamiento psicológico suele producir una alteración cognitiva llamada efecto de desinformación. Es ese donde confundimos datos, donde evocamos la información de forma incorrecta, mezclando imágenes, personas, situaciones

  • Entre los síntomas físicos es común experimentar palpitaciones, problemas digestivos, cefaleas, pérdida del hambre o un aumento excesivo del apetito

  • A nivel emocional es muy característico el sentirnos más sensibles, a la vez que apáticos, irritables y pesimistas.

  • Asimismo, otra característica común es la anhedonia, es decir, incapacidad de sentir placer, de disfrutar de las cosas tanto como antes, ya no nos ilusionamos, la vida se vuelve más gris y el mundo se queda suspendido en un horizonte lejano donde solo escuchamos su rumor desde la distancia

El sueño es un buen colchón para el cansancio” Juan Rulfo

Cómo afrontar el agotamiento psicológico

Decía Eric Hoffer que el peor cansancio llega por el trabajo no realizado. Es una gran verdad. En ocasiones el auténtico agotamiento se conforma por todo aquello que queremos hacer y no hacemos. Por todos esos objetivos cotidianos que nos proponemos y que nos sobrepasan, a los que no llegamos, los que quedan frustrados porque nuestro nivel de exigencia es muy alto o las presiones del entorno, desmesuradas.

Al final sucede, la gota colma el vaso y el vaso ya pesa en exceso. Es entonces cuando todo se nos va de las manos. Así, lo que deberíamos hacer en estos casos y antes de nada, es tomar conciencia de lo que nos está sucediendo. El agotamiento psicológico está ahí y debemos evitar que la “criatura” se haga más grande, más oscura y opresiva. Reflexionemos por tanto en las siguientes dimensiones, en esos pasos que deberíamos poner en práctica después.

3 permisos que debes darte para escampar las nubes de la fatiga mental

  • Date permiso para reencontrarte. Puede parecer irónico, pero el agotamiento psicológico tiende a aprisionarnos en las capas de las preocupaciones, las auto-exigencias, presiones, deberes y ansiedades hasta el punto de olvidarnos de nosotros mismos. Date permiso para reencontrarte y para ello, nada mejor que disfrutar de una hora al día donde reducir al máximo todo estímulo (fuera sonidos, fuera luces artificiales). Hallemos un entorno tranquilo donde limitarnos a ser y a estar.

  • Date permiso para priorizar. Este es sin duda un punto esencial. Recuerda qué es prioritario para ti, qué es lo que te identifica, lo que amas, lo que hace feliz. Lo demás será secundario y no merecerá semejante inversión emocional y personal por tu parte.

  • Date permiso para ser menos exigente. El día tiene 24 horas y la vida, lo queramos o no, tiene una cuota limitada. Aprendamos a ser realistas, a aprovechar el tiempo sin ponernos presiones, listones altos o el deseo de que todo sea perfecto. A veces, basta con que todo sea igual que ayer, con su equilibrio humilde y tranquilo.

Para concluir, sabemos que nuestra realidad es cada vez más demandante, que a veces queremos llegar a todos y a todo; sin embargo, no está de más recordar una idea. Estamos hechos de piel, de carne, de corazón y tendones psicológicos que deben nutrirse también de tiempo de calidad, de descanso, calma y ocio. Aprendamos a priorizarnos, a cuidarnos como merecemos

*Si lo desea, puede leer la publicación: “Mindfulness” o cómo equilibrar cuerpo y mente.

Cómo vencer la Procrastinación

“No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy

¿Te distraes cuando trabajas en algo importante para hacer algo más trivial?

Distraerse es un síntoma común de la procrastinación.

Entender que es la procrastinación y cómo evitarla es un tema que afecta a tantas personas que debería enseñarse en las escuelas del siglo XXI.

Procrastinar significa posponer la tarea que estás realizando para realizar otra actividad secundaria que te distraiga de la principal.

¿Alguna vez has estado nervioso ante algo como ir al médico y dabas vueltas por tu casa ordenando, limpiando o haciendo tareas para distraerte? Eso es lo que se siente al procrastinar.

Procrastinar tiene que ver con sentirnos desmotivados o con relacionar la tarea que estamos realizando con posibles consecuencias negativas. Si estás sumergido en una tarea que no disfrutas, tu mente necesita dejarla a un lado para respirar y hacer algo que te resulte más placentero.

Procrastinar no tiene nada de malo, todo el que se enfrenta a una tarea tediosa la sufre en mayor o menor medida.

El problema es cuando la procrastinación es tan importante que tus tareas se alarguen indefinidamente.

¿Cómo Vencer La Procrastinación?

La procrastinación es una forma de tu mente de decirte que estás haciendo algo mal. Para solucionarla, identifica cual es la causa de la siguiente lista que te afecta.

1. Miedo / Perfeccionismo / Estrés

Son tres caras de la misma moneda. El perfeccionismo y el estrés son formas de miedo. El perfeccionismo es miedo a no ser lo suficientemente bueno. El estrés es un estado de tensión constante causado por un miedo.

Vamos a analizar algunas estrategias para mejorar tu respuesta ante el miedo.

a. Busca la causa de tus miedos

Entender tu miedo es estar a mitad de camino de la solución. Si no conoces la causa de tu miedo no podrás solucionarlo.

Pongamos por ejemplo que alguien tiene que realizar una tarea importante en su trabajo y está procrastinando y se siente estresado.

¿Qué es lo que realmente le causa miedo? Podría ser que le preocupara la posibilidad de que su jefe no esté satisfecho y pierda el trabajo. ¿Por qué le preocupa perder el trabajo, que consecuencias tendría esto? Podría ser que temiese perder su fuente de ingresos o que le preocupase lo que su familia pueda pensar.

b. Enfréntate a tus miedos

  • Ocúpate de lo que haces ahora

Lo único que puedes controlar es lo que haces ahora. No puedes predecir el futuro. No puedes controlar lo que pasará mañana, no puedes controlar el futuro. Céntrate en la tarea que estás realizando ahora mismo.

  • Pon las cosas en perspectiva

Piensa en ti mismo dentro de un año, ¿dónde estarás?, ¿qué harás?, imagínate recordando el momento actual dentro de un año. ¿Importará mucho lo que estás haciendo ahora mismo dentro de un año?

  • Relájate mientras trabajas

Ahora mismo estoy escuchando música de Yann Tiersen mientras escribo. Parece increíble pero escuchar música relajante me ayuda mucho a concentrarme cuando el perfeccionismo se apodera de mí.

2. Falta De Diversión

El trabajo parece tan importante a veces que nos olvidamos que somos seres humanos que necesitan divertirse para vivir. En lugar de eso nos tratamos cómo robots dedicando nuestro tiempo a tareas tediosas y aburridas.

Si pasas la mayoría de tu tiempo en una sola actividad o área de tu vida, esta parte se va a hacer pesada para ti y las otras áreas de tu vida van a sufrir como consecuencia.

Intenta distribuir tu tiempo de forma equilibrada entre trabajo y diversión.

3. Falta De Motivación

¿Por qué estás haciendo lo que haces? ¿Qué es lo que te motiva de tu trabajo? Si crees que tu trabajo es una obligación o una carga quizás deberías buscar una forma alternativa de enfrentar tu trabajo o quizás deberías buscar otro trabajo. No sigas haciendo algo si no tienes un motivo sin más.

Dos formas de hacer una tarea aburrida más motivadora:

  • Si tienes que realizar tareas largas y aburridas intenta añadirles un elemento de diversión.

  • Escoge algo que realmente te guste como recompensa por tu trabajo y prémiate cada vez que termines una tarea.

4. Trabajo Ineficiente

Trabajar más tiempo del que es necesario puede hacer que tu trabajo resulte aburrido.

  • Trabaja menos horas para ser más productivo

Trabajar más horas no significa trabajar más. Asegúrate que las horas que dedicas a tu trabajo las pasas trabajando realmente y no en tareas menos importantes como revisar el correo, charlar, buscar información indefinidamente, etc.

  • No pierdas de vista tu objetivo

¿Por qué estás haciendo lo que haces? Por ejemplo, el motivo por el que escribo es ofrecerte regularmente consejos prácticos para tu desarrollo personal. Si estuviera preocupado por lo que la gente pudiera pensar o por si el artículo está perfecto al 100% no escribiría.

Concéntrate en tu objetivo, es lo único importante, el motivo por el que haces lo que haces. Si pierdes tu objetivo de vista te encontrarás trabajando en cosas con poco valor.

5. Falta De Planificación

  • Planifica

Planificar te ayuda a concentrarte en las tareas más importantes, saber que tienes que hacer y cuanto tienes que dedicarle en cada momento.

  • No te sobrecargues de trabajo

Tener una lista interminable de tareas pendientes te hace sentir impotente. Asegúrate que decides correctamente cuanto tiempo te lleva cada tarea para que no se te acumule el trabajo y delega y elimina las tareas menos importantes.

6. Falta De Disciplina

  • Usa la disciplina, empieza aunque no te apetezca

A veces te apetece trabajar y eres muy productivo, pero quizás muchas veces te pones manos a la obra pero no te apetece nada trabajar. Piensas mmm… quizás dentro de 30 minutos tendré más ganas de hacerlo. Pasan 30 minutos y aún no tienes ganas de empezar.

El mejor momento para empezar a hacer algo es ahora mismo. Aprende a usar tu fuerza de voluntad y verás que una vez has empezado, seguir trabajando es fácil.

7. Fatiga Física O Mental

Si no te alimentas bien, no estás en forma, no descansas lo suficiente o no duermes correctamente, tu cuerpo no quiere trabajar, quiere descansar y no te dejará hacer nada de lo que le pidas.

Asegúrate que descansas lo suficiente mientras estás trabajando, y duerme todo lo que te haga falta por la noche.

  • Juan Sebastián Celis Maya (Autor Internacional Experto en Desarrollo Personal Para El Éxito Y La Libertad Financiera) Fuente: sebascelis.com

*Si lo desea, puede leer la publicación: “Profesiones que reparan: Dime en que trabajas y te diré que reparas“. 

¿Cómo podemos aceptar?

Aceptar+La aceptación es una de las cosas más difíciles, es todo un trabajo interior que requiere mucha comprensión.

Cuando se da una situación concreta en la vida, la cual te produce malestar, como por ejemplo tener un trabajo que no disfrutas y no te sientes feliz con él; no te gusta y es algo que te ves obligado a vivir, pero no puedes de ninguna manera cambiar la negatividad y el rechazo que sientes con respecto a ello, suele surgir resignación en ti.

La resignación no es aceptación, la resignación es cuando algo no te gusta, no sientes alegría con ello, pero interiormente dices no tengo más remedio que aguantar.

Llegar a este punto, es ir en contra de nosotros mismos, pues no podemos realizar ninguna actividad si no sentimos en lo más profundo de nuestro interior alegría alguna. De aquí surge el enojo, la ira, la depresión, la resignación, la esclavitud… Te sientes totalmente preso, sin alternativa alguna, y no eres feliz. Te ves “obligado” a vivir esa experiencia que la vida te ha puesto delante, sin otra solución.

ESTO ES UN KARMA

Cuando la vida te pone delante cualquier experiencia de la cual sientas sufrimiento negatividad, es karmático. Por tanto, la única manera que tenemos de transformar nuestra negatividad y resistencia interior ante la experiencia es con la ACEPTACIÓN

¿Y CÓMO PODEMOS ACEPTAR?

Con comprensión… con sabiduría… con una visión superior.

Sabemos que la vida está regida por el karma, la ley de causa y efecto. También sabemos que todo es impermanente. Somos conscientes de que en la vida venimos a experimentar lecciones para “aprender” de ellas (volvernos más sabios y conscientes), por tanto, lo único que debemos hacer para lograr aceptar es CAMBIAR NUESTRO ENFOQUE. Es decir, cambiar nuestra manera de ver las cosas… mirar desde otra perspectiva más elevada y superior, conscientemente, con sabiduría, sin identificarnos con la experiencia en sí, ya que es en la propia experiencia donde se esconde el aprendizaje, la lección.

Si cambiamos nuestra percepción de las cosas, podremos lograr más comprensión y por tanto, más aceptación.

En el ejemplo anterior sobre el tener un trabajo que no nos satisface, no nos produce alegría, hemos de ser conscientes de que en ese trabajo se esconde la gran lección que la vida nos ha traído. Hemos de observar en nuestro interior y discernir; buscando el por qué y para qué tengo que vivir esto“. Cuando indagas en tu interior, descubres que ese trabajo es la gran oportunidad para ti de lograr un estado más elevado de consciencia.

¿QUÉ ES LO QUE TENGO QUE APRENDER DE ESTE TRABAJO QUE NO ME GUSTA…?

La respuesta puede ser: “ser más paciente“, “ser más tolerante“, “adquirir más sabiduría“, “volverme más consciente“, etc…

No hay ninguna experiencia que no nos aporte más sabiduría, pues la vida no suele darte lo que quieres sino lo que necesitas para impulsar tu estado consciencial. Por tanto, viendo la situación desde esta perspectiva más elevada (sin estar identificado, atrapado, en ella), es cuando podemos aceptar que todo lo que experimentamos en la vida es para nuestra propia evolución.

Una vez hayas aprendido lo que tenías que aprender de esa experiencia, automáticamente ésta desaparecerá; ese karma se disolverá… ya lo habrás liberado, trascendido.

Agradece por cada situación y vivencia, pues en ella se esconde el más grande de los tesoros: impulsar y expandir tu estado de consciencia y adquirir más sabiduría y comprensión“.

  • Visto en: Camino al despertar

*Si lo desea, puede leer la publicación: “Aprende a confiar en lo que está sucediendo“. 

Las adicciones: Biodescodificación

Adicciones- esclavosLa adicción es una necesidad o dependencia obsesiva y compulsiva hacia una substancia, un objeto, una relación, una actividad o un hábito (morderse las uñas, hurgarse los granos, cotilleos, críticas, juicios, etc). Teniendo en cuenta todo esto, cualquiera puede ser adicto a casi cualquier cosa, ya sea alcohol, tabaco, sexo, juego, drogas, comida, o cualquier otra cosa que provoque ideas obsesivas y derive en comportamientos compulsivos.

Biodescodificación: Las adicciones son MAMÁ y en mucho menor porcentaje papá.

¿Qué conflicto emocional estoy viviendo?

Si yo presento algún tipo de adicción ya sean drogas, alcohol, tabaco, tranquilizantes, etc. Significa que necesito que mi mamá esté a mi lado para afrontar un reto. Es mi manera de solicitar ayuda de mamá de la forma equivocada. Quiero que ella me vea víctima, porque sólo así me ayudará.

Y pueden ser cosas tan simples como afrontar mi adolescencia, salir adelante de un problema escolar o profesional. No hay edad. Y por supuesto que mamá no está para mí siempre, o cuando menos, no es adivina. Por lo que si yo no expreso mis necesidades, para mí será más fácil afrontarlo todo con drogas.

Resentir:

No soy capaz de afrontar una situación.

Con esto (droga) me siento fuerte“. “Con un cigarrito me siento seguro“. “Con una copa me siento seguro“. “Con una dosis me siento seguro“. “Con una pastilla me siento seguro“.

Todas las adicciones esconden algo. Toda adicción evita el contacto con la emoción. Puede ser un sentimiento de vacío existencial, falta de amor, sentirse solo, desconexión con nuestro Ser superior. Nuestra realidad nos hace sufrir y la adicción enmascara nuestro sufrimiento, de forma temporal para luego recrudecerlo.

ALCOHOL

El alcoholismo, está frecuentemente relacionado con el deseo de huir de responsabilidades. Con el deseo de seguir siendo el niño irresponsable y no ser castigado. O bien el miedo a afrontar situaciones negativas en el plano afectivo, por miedo a ser herido. Es mi forma de evadir el ser adulto responsable y a enfrentar mi vida.

En muchas ocasiones, las personas alcohólicas, fueron hijos no deseados, aunque haya sido por un segundo. Por lo tanto, aunque vivan un buen embarazo y sean hijos muy queridos, queda una emoción guardada en el inconsciente que le dice a la persona: tu padre, tu madre no te ama, todo el amor que te demuestra es falso.

Por lo tanto, la persona busca hacerse daño y ser víctima para retar al padre o la madre a que lo amen.

Y en una gran mayoría de los casos lo logran, porque la madre o el padre se preocupan, lo mantienen, le dan dinero, lo acogen en casa y hasta le dan dinero para su alcohol.

¿Cuál es la emoción biológica oculta?

¿De qué me sirve ser o hacer tal cosa, qué caso tiene?

Sensación de inutilidad, futilidad, culpa e incapacidad.

Rechazo de uno mismo.

¿Cómo libero esa emoción biológica?

Vivo en el presente.

Cada momento es nuevo.

Elijo ver mi propio valor.

Me amo y me apruebo.

TABACO

El tabaquismo, está relacionado con conflictos de madre y territorio. Es común que la madre de un fumador sea una madre firme, que da por hecho que su hijo o hija es fuerte, que de ninguna manera espera verlo o verla fracasar. Por lo tanto, la persona desea llenar ese vacío de cariño materno (territorio) con humo. Y no significa que las madres no amen, sino que no lo saben expresar de la manera en que el hijo espera.

Hay madres muy cariñosas, que dan besos y abrazos, pero cuando el hijo pide algo, expresa algo, pregunta algo, la madre dice cosas como: Ay que tonto“, “Tú y tus cosas“, “Que no piensas?“, “Ay eso no es importante“. La madre lo toma como una broma, una tontería sin importancia, por lo tanto la persona siente que no es amada ni respetada.

¿Qué conflicto emocional estoy viviendo?

El tabaco es madre y territorio.

Resentir:

Me siento apartado del territorio, me siento apartado de mi madre.

Me siento invadido en el territorio, invadido por mi madre.

Los pulmones simbolizan la idea de libertad y comunicación, y las personas intentan crear esa libertad (que no tienen con su madre) y esa comunicación (que no tienen con su madre), fumando.

Pero como esas creaciones no son reales, y como la persona ve que no logra ese real acercamiento materno, continúa fumando.

Fumar no es malo y no causa ninguna enfermedad, esas son falsas creencias ampliamente extendidas, pero si lo que buscas es una solución, mejor habla y arregla las cosas con tu madre. Y si vas a fumar, disfrútalo y hazlo con plena conciencia de que es un gusto tuyo.

¿Cuál es la emoción biológica oculta

-Huyo de mí mismo.

-Tengo miedo de fracasar.

-No sé amarme y mucho menos expresarlo.

¿Cómo libero esa emoción biológica

Ahora descubro lo maravilloso que soy.

Decido amarme y disfrutar de mí mismo.

DROGAS Y TRANQUILIZANTES

Las drogas y los tranquilizantes, están relacionadas con el sentimiento de sentirse alejado, separado o ignorado por mamá o papá. Es una manera de evadir la emoción de sentirse poco amado o importante para los padres. Es muy común que niños con madre o padre ausente caigan en drogas o tranquilizantes, porque esas sustancias los hacen evadir su abandono, que en muchas ocasiones no es físico. Pueden ser hijos de padres ricos o pobres, eso no importa, pero es un hecho que nunca están los padres en casa o bien, aunque están, ignoran a la persona. No hay una convivencia familiar fortalecida y entonces la persona, encuentra en las drogas, la manera de evadir ese dolor.

También puede suceder que la persona tenía una hermosa vida familiar, pero por circunstancias profesionales, sentimentales o simplemente de la vida, se ha alejado de la familia y eso le duele, por lo tanto lo evade. Esa mujer cuyo marido trabaja todo el día y no le presta la mínima atención y cuando él está en casa la ignora. Ese hombre que vive para trabajar, que vive solo y que al llegar a casa sólo encuentra silencio.

¿Cuál es la emoción biológica oculta?

Me siento separado de mi familia.

A nadie le importa lo que yo vivo y siento.

Creen que soy fuerte, pero no lo soy.

Necesito amor.

¿Cómo libero esa emoción biológica?

Comprendo que el proceso de la vida es duro pero lo disfruto al máximo.

Comprendo que evadir la lejanía de la familia no es motivo para que yo me dañe.

En cualquier momento yo soy capaz de volver al círculo familiar.

Toda adicción surge de una negativa inconsciente a enfrentar el dolor y salir de él. Toda adicción comienza con dolor y termina con dolor. No importa a qué sustancia sea usted adicto: alcohol, comida, drogas legales o ilegales, o a una persona, usted está usando algo o a alguien para ocultar su dolor“. (Eckhart Tolle)

*Si lo desea, puede leer la publicación: “Causas emocionales de la Ludopatía: adicción al juego“. 

Sanar el nudo incestuoso

Nudo incestuoso¿Qué provoca este nudo?

El nudo incestuoso nos impide salir al mundo, expandirnos, amar y emparejarnos de verdad, fuera de la relación con los padres y hermanos.

Este nudo no se manifiesta en la superficie, un hijo no hace pareja formal con su madre ni tiene relaciones sexuales con ella aunque esa sea su pulsión básica, sino que buscará mil formas de organizar su vida para enmascarar sus impulsos y adaptarse con más o menos éxito a ellos.

¿Cuáles son las formas de enmascarar un nudo incestuoso?

Veamos 10 posibilidades:

1.- Expresar a “boca llena” o de manera sutil que nadie es mejor que mi papá, mi mamá, mis hermanitos… Nadie cocina mejor que mi mamá, nadie es más listo que mi papá, nadie tan fuerte como mi hermano.

2.- Conservar las ideas políticas de los padres, las creencias religiosas, rechazo a aprender otras lenguas que la materna…

3.- Apegarse a personas con el mismo nombre que su madre/padre, hermano/a…

4.- Tener sexo, o emparejarse con alguien que se parece a su madre/padre… en el físico, el nombre, la profesión (pero sin superarlo: padre médico: pareja enfermero, padre vende petróleo: pareja trabaja en una gasolinera…)

5.- No llegar nunca a emparejarse, mantener amores platónicos que nunca llegan a consumarse, personas de otras razas, parejas mucho mayores de edad…

6.- Hacerse cura o monja, como forma de sublimar la entrega total a la madre o al padre.

7.- La promiscuidad, “si estoy con muchas, no estoy con ninguna, porque en realidad estoy con mi madre”.

8.- Vivir en la misma casa que el padre/madre… o frecuentarla de manera obsesiva, sin sentido, o conservarla por encima de todo.

9.- Cuidar ancianos como profesional o voluntario.

10.- Seguir dependiendo económicamente de los padres, o de algún arquetipo paterno, como el estado.

Si con la psicogenealogía aprendemos que el lema del nudo incestuoso es “DENTRO”, con la psicomagia lo sanamos, realizando metafóricamente las pulsiones reprimidas y comenzando a hacer lo que antes parecía imposible: partiendo del amor de los padres como núcleo, salir de las fronteras de la familia con el lema de “FUERA.

*Si lo desea, puede leer la publicación: “El nudo sadomasoquista

Las resistencias, fuerzas contrarias al cambio

JUNGLa metagenealogía parte de la premisa de que determinados traumas y comportamientos inconscientes se transmiten de generación en generación, por lo que para que un individuo tome consciencia de ellos y pueda desligarse de los mismos es necesario que estudie su árbol genealógico.

Ahora nos encontramos en la segunda parte, después de un arduo trabajo en el que hemos recopilado y organizado mucha información sobre nuestro árbol genealógico.

Tal vez ya visualizamos la misión loca de nuestro árbol que puede consistir en una profesión (El abuelo era abogado como nuestro padre y como nuestro caso), en un determinado tipo de casamiento, o en cualquier otra determinación… Cuando nos separamos de su programa establecido empezaremos a encontrar resistencias que simbolizan las quejas de nuestro árbol para que nos liberemos del contrato de lealtad que nos une a él. Estas resistencias son como corrientes marinas que se oponen al avance de un navío. Pueden manifestarse sin que el mismo consultante sea consciente e influyen tanto en su comportamiento, como en hechos sincrónicos que suceden danzarines alrededor del momento en que se pone en marcha un cambio.

Imaginémonos el árbol genealógico actúa como un camarero que lleva su bandeja, cargada con vasos y botellas, apoyada sobre una mano. Cuando un vaso se sale de su sitio (el individuo que toma consciencia), toda la bandeja se desequilibra y eso es lo que el camarero tratará de evitar. Debe encontrar el nuevo punto de equilibrio, es un momento donde el árbol “grita”, se desequilibra el sistema.

¿Hasta dónde podemos llegar?

Es muy importante entender que cuando nos movemos llevamos a todo nuestro clan con nosotros (Se dice que junto a cualquier persona siempre viajan todos sus ancestros, unas catorce personas como mínimo. Los padres, abuelos y bisabuelos).

En algún momento de nuestra vida escuchamos la llamada para realizarnos, pero una pared de resistencias se opone a nuestro avance, como una bestia que nos frena. En ese momento necesitamos encontrar a una figura que actúe como maestro/a que nos abra una puerta en esa muralla defensiva que es el árbol genealógico.

También podemos dejarnos conducir por un experimentado arbolista que sin duda nos facilitará el proceso y sabrá cómo trabajar con nuestras resistencias para desarmarlas. El arbolista es un conocedor de los símbolos que se emplean en las diferentes culturas y tradiciones. Señala las cosas que ve y marca el camino, pero es el consultante quién ha de realizar el esfuerzo por sanarse, nadie lo puede hacer por él. Recordemos que aunque un maestro pueda indicar dónde está la puerta, somos nosotros los únicos que podemos cruzarla.

En ese nuevo camino que se nos abre, nos encontramos con aliados que nos ayudan y con enemigos que nos recuerdan la persistencia del pasado. En un punto del camino morimos a lo que éramos y realizamos una mutación, traicionamos a nuestro clan (En realidad lo que ocurre es que elevamos nuestro nivel de consciencia, dejamos de repetir viejas fórmulas caducas).

Hay que aclarar que nuestro éxito también es el éxito de nuestro árbol genealógico. Lo que nos damos a nosotros mismos, se lo estamos dando a nuestro árbol.

Entendemos que las resistencias son reacciones de defensa. Cada vez que nosotros “movemos algo” nuestro clan también se mueve por efecto del inconsciente familiar que trata de reequilibrar la situación. No estamos atados a ese inconsciente, aunque sin duda nos fastidia cada vez que tratamos de transformar alguna cosa.

En muchas ocasiones no queremos cambiar porque nos identificamos más con la identidad que nos dio el árbol que con la propia, porque además, pensamos que si cambiamos ya no nos van a querer igual. Si siempre he sido “el vago de la casa, como el  tío Roberto y ahora me vuelvo trabajador… ¿qué va a pasar?, ¡no me voy  a reconocer! y para colmo, ¡no me van a reconocer, ni a querer si me salgo del guión mi pobre tío!”

Hay múltiples formas en que esas trampas-resistencias asoman en nuestro avance, pueden aparecer enmascaradas de muchas formas, por ejemplo: no encontrar los datos, o que los encuentre y se me pierdan, llegar tarde o faltar a la cita con el arbolista… Es bueno que sepamos detectarlas, para interpretarlas y desactivarlas antes de que boicoteen nuestro avance hacia lograr la finalidad.

El disolvente universal es una persona que ha desarrollado en su corazón el amor divino. Un amor que disuelve todas las resistencias.

*Si lo desea, puede leer la publicación: “Si aumentas la conciencia, los cambios en tu vida vienen solos“.

Causas emocionales de la ciática

La ciática es un pinzamiento del nervio ciático que se produce a la altura de las vértebras lumbares, suele provocar un dolor muy intenso que puede manifestarse en cualquier punto del recorrido del nervio, es decir, desde la columna vertebral, … Sigue leyendo

El Proyecto Sentido de nuestra vida, diferentes tipos de partos e hijos

Para trabajar el Proyecto Sentido vamos a ver que le ocurre a la madre, desde el momento de la concepción, sus problemáticas, sus emociones; porque el bebé va a grabar en su inconsciente todo lo que la mamá vive emocionalmente, … Sigue leyendo