Cuando la transpiración habla sobre tus emociones

La transpiración puede hablar sobre tu estado emocional y recibir el nombre de transpiración emocional. Si se trata de sudoración excesiva, recibe el nombre de Hiperhidrosis emocional. Aunque todo el mundo sabe que el sudor tiene la función de mantener la temperatura del cuerpo estable a 37º, también tiene otra función: darnos información sobre el estrés, el miedo, el dolor, la ansiedad e inseguridades que sentimos o tenemos.

La explicación es que el 95% de nuestro sudor es agua estrechamente vinculado a nuestro cuerpo emocional, compuesto por cloruros, urea y amoníacos. Además de minerales como el zinc, cobre, el níquel, hierro, plomo, cadmio y manganeso. La transpiración emocional se siente allí donde tenemos las glándulas sudoríparas ecrinas en mayor cantidad: palmas de las manos, plantas de los pies, ingles, frente y axilas.

¿Qué nos comunica la transpiración?

Transpiración por estrés ocasional: Todos hemos sufrido este tipo de transpiración emocional alguna vez en la vida. Ya sea porque estamos pasando una época estresante en el trabajo por algún hecho puntual, puesto en situaciones comprometidas como hablar en público, una entrevista de trabajo… Estamos hablando de las típicas situaciones normales de estrés o nerviosismo puntual que pueden producirse en cualquier momento del día.

Transpiración por estrés o ansiedad: Si hemos instalado el estrés en nuestra vida diaria, es probable que transpiremos por ansiedad. Cuando esta sudoración es abundante, hablamos de sudoración excesiva o hiperidrosis emocional.

Sudoración excesiva o hiperhidrosis emocional: se produce por una situación psicológica que generalmente empieza por el miedo y evoluciona con un estado de ansiedad importante. Lo peor de este tipo de transpiración excesiva es que sus síntomas producen todavía más ansiedad a la persona que lo padece, hecho que no le permite desarrollarse adecuadamente en ninguno de los ámbitos de su vida. 

Transpiración por miedo: Cuando tenemos miedo ante alguien o alguna situación concreta, nuestro cuerpo se pone en situación de alarma. Es probable que empecemos a sudar en las manos y las axilas. Cuando esta transpiración está acompañada de mal olor, recibe el nombre de bromhidrosis

Transpiración por acumulación emocional: es posible que la persona no pase por situaciones estresantes, pero que sienta resentimiento hacia sí misma por emociones negativas reprimidas que ha acumulado desde hace muchos años. Este hecho no se podrá controlar hasta que se haga un trabajo de evolución interior proyectando el perdón hacia aquellas personas o situaciones decepcionantes que hemos pasado.

Mal olor o Bromhidrosis: las causas del mal olor tiene que ver con la autoestima y la capacidad del sujeto para relacionarse con los demás. Cuando las glándulas apocrinas situadas en axilas, genitales y pecho no funcionan correctamente, al entrar en contacto con las bacterias de la piel su descomposición produce amonio y ácido graso, lo que genera un olor fuerte.

*Si lo desea, puede leer la publicación: “Las emociones positivas protegen nuestro sistema inmunitario -Dr. Mario Alonso Puig-“.

Hola, soy la ansiedad

¡Hola! Soy la ansiedad, no te asustes… vengo en son de paz, por cierto, ¿por qué te asustas tanto ante mi presencia? Digo, sé que te sientes horrible cada vez que aparezco, que te desesperas y quisieras mandarme a volar, sé … Sigue leyendo

22 Usos del bicarbonato de sodio

Bicarbonato SódicoEl bicarbonato de sodio o carbonato es una de las sustancias más seguras, baratas y útiles que podemos encontrar en nuestros hogares. Descubre muchísimos usos que van a sorprenderte.

1. Haz tu propio dentífrico

Para una pasta de dientes y encías increíblemente eficaz, mezcla seis partes de bicarbonato de sodio con una parte de sal marina. Colócalos en la licuadora durante 30 segundos, luego ponlo en un recipiente para su uso, y ¡voilá! Humedece el cepillo dental y unta una pequeña cantidad de la mezcla, lava tus dientes durante unos minutos y luego enjuaga bien. Limpiarás tu dentadura de bacterias y tus dientes estarán blancos y brillantes, y tendrás una pasta libre de flúor.

2. Exfoliante para rostro y cuerpo

Es muy sencillo, sólo tienes que mezclar tres partes de bicarbonato de sodio con una parte de agua. Frota suavemente sobre tu rostro o cuerpo con movimientos circulares para exfoliar tu piel, luego enjuaga. ¡Es tan suave que puedes usarlo a diario!

3. Desodorante natural

Si deseas evitar los parabenos y el aluminio presente en muchos antitranspirantes, intenta con una pizca de bicarbonato de sodio y unas gotas de agua. Aplícalo directamente en las axilas, ¡verás cuán eficaz y sencillo es!

4. Alivia el cansancio de tus pies

Sumerge tus pies en un recipiente con agua tibia y tres cucharadas de bicarbonato de sodio. Frota suavemente y relájate durante unos minutos, ¡notarás alivio enseguida! Puedes agregar algunas gotas de aceite esencial de lavanda para un relax total.

5. Limpia y suaviza tus manos

¿Necesitas neutralizar los olores en tus manos? Muy simple, mezcla tres partes de bicarbonato de sodio con una parte de agua, aplica esa pasta directamente y luego enjuaga. Tus manos quedarán limpias y suaves.

6. Haz brillar tu cabello

En la ducha, espolvorea una pequeña cantidad de bicarbonato de sodio en la palma de tu mano, junto con tu champú favorito. Aplica y enjuaga como de costumbre. Verás que ayuda a eliminar los residuos de productos de peluquería y dejará tu cabello más limpio y brillante. ¡Anímate!

7. Toma un baño desintoxicante

Añade ½ taza de bicarbonato de sodio a la tina: neutralizarás los ácidos de la piel, aliviarás dolores, comezones y al mismo tiempo desintoxicarás tu cuerpo. Puedes agregar también ½ taza de vinagre de manzana para un baño spa. Tu piel quedará muy suave. Ventaja adicional: se limpiará la bañera y el desagüe.

8. Mantén tus cepillos y peines limpios

Si sumerges tus cepillos y peines en una solución de agua tibia y una cucharada pequeña de bicarbonato, lograrás eliminar el aceite natural y la acumulación de residuos de productos capilares. Enjuaga y déjalos secar. Esto ayudará a mantener tu cabello brillante.

9. Limpia aparatos orales

Retenedores, ortodoncias, prótesis dentales: ponlas en un vaso con agua tibia y agrega dos cucharaditas de bicarbonato. Aflojará las partículas de alimentos y neutralizará los olores. Déjalos durante algunas horas. También puedes limpiarlos frotando un cepillo para aparatos orales con bicarbonato.

10. ¿Acidez estomacal?

El bicarbonato de sodio es un antiácido seguro y eficaz para aliviar el ardor estomacal, acidez e indigestión. Agrega ½ cucharadita a un vaso de agua potable. Puedes agregar también el jugo de 1/2 limón o 1 limón, según tamaño.

11. Remueve astillas

Añade una cucharada de bicarbonato en un vaso pequeño de agua, sumerge el área afectada durante varios minutos, dos veces al día. Muchas saldrán luego de un par de días de este tratamiento.

12. Trata las picaduras de insectos

Prepara un bálsamo con un poco de bicarbonato de sodio y agua, luego aplica la pasta sobre la picadura, ayudará a aliviar la comezón. También puedes intentar frotar el polvo seco sobre tu piel. Sirve para erupciones pruriginosas y el contacto con hiedra venenosa.

13. Limpia frutas y verduras

Puedes limpiar frutas y verduras de manera segura: espolvorea un poco de bicarbonato de sodio en una esponja húmeda y limpia, friega y enjuaga.

14. ¿Necesitas desodorizar tu calzado?

El bicarbonato de sodio es un desodorante natural que te ayudará a mantener tu calzado libre de malos olores. Espolvorea en ellos una o dos cucharadas mientras no están en uso y remueve antes de usarlos.

15. Quita el mal olor de la ropa deportiva

El olor a sudor de la ropa de gimnasia puede ser neutralizado con media taza de bicarbonato en el ciclo de enjuague de tu lavadora.

16. La ropa de tu bebé necesita un cuidado especial

La piel de los bebés requiere de la más suave limpieza. Para manchas difíciles agrega ½ taza de bicarbonato de sodio a tu jabón líquido, o ½ taza en el ciclo de enjuague para desodorizar.

17. Los peluches de los niños ¡como nuevos!

Sus peluches preferidos quedarán con un fresco aroma si les das una ducha en seco: espolvorea con bicarbonato de sodio y deja reposar durante 15 minutos, luego retira el bicarbonato con un cepillo. ¡Adiós malos olores!

18. Úsalo para limpiar tus pisos

Elimina la suciedad sin dejar rayones. Sobre tus pisos sin encerar, utiliza una mezcla de ½ taza de bicarbonato de sodio en un cubo de agua tibia, luego enjuaga. Si hay marcas de desgaste en ellos, puedes usar el bicarbonato en una esponja húmeda y limpia, enjuagando luego.

19. ¿Desearías que tu alfombra luzca como nueva?

El bicarbonato de sodio elimina el mal olor de las alfombras: espolvorea sobre toda la superficie y deja reposar durante la noche o el mayor tiempo que sea posible. Luego puedes barrer la mayor cantidad y aspirar el resto. Como beneficio adicional, estarás limpiando tu aspiradora.

20. Limpieza segura y efectiva sobre diversas superficies

Puedes utilizarlo para una limpieza segura y efectiva de las tinas de baño, azulejos, baldosas y también en la cocina. Espolvorea bicarbonato de sodio sobre una esponja húmeda y frota normalmente. Enjuaga bien y seca. Para una limpieza extra, haz una pasta con bicarbonato, sal y jabón líquido, aplica y deja reposar cinco minutos, luego frota y enjuaga. También puedes usarlo para limpiar ollas y vajilla.

21. Quita manchas de aceite y grasa

¡No desesperes! Usa bicarbonato de sodio para limpiar el aceite y la grasa derramada sobre el piso de la cochera o el andén. Esparce bicarbonato en el lugar y frota con un cepillo mojado.

22. ¡Llévalo de campamento!

El comodín del camping: el bicarbonato de sodio es un lavavajillas, limpiador de manos, desodorante, pasta dental y más. ¡No dudes en llevarlo contigo cuando vayas a acampar!

*Si lo desea, puede ver el vídeo: “Dr. David Duarte, médico cirujano y homeópata, aclara el mito del agua